Home » Blogs » Con ojos de mujer

Contacto Constante

.
13/12/2010 | por Emuna Braverman

¿Realmente queremos esto?

Una amiga me mostró un aviso de “Contacto Constante” el otro día. Es una herramienta de marketing por email con muchas aplicaciones excelentes para ciertos negocios. Yo estaba pasmada por el nombre – “Contacto Constante”. La idea me hizo temblar.

Contacto constante - ¿Es sano? ¿Acaso queremos eso con alguien? Todos amamos a nuestros hijos. Todos queremos estar en contacto regular con ellos. Pero, ¿de manera constante? Cuando ellos se despiertan en la mitad de la noche, ciertamente no estamos muy emocionados por la oportunidad de mayor cercanía.

Incluso con nuestros esposos. ¿Cuántas parejas enloquecen un poco cuando se jubilan? De pronto el hombre, que estaba fuera de la casa todo el día, ¡está constantemente estorbando! "¿Qué estás haciendo ahora?" "¿Y ahora?" A mí ni siquiera me gusta cuando mi esposo tiene el día libre. ¡Y ya le advertí que ni siquiera considere retirarse!

¡Y eso es con las personas más cercanas y más queridas! Hoy en día tenemos la oportunidad de estar en contacto constante con todas las personas que conocemos o que hemos conocido – todos nuestros parientes, incluyendo parientes lejanos, todos nuestros colegas incluyendo nuestro jefe, compañeros de universidad, compañeros de secundaria, de primaria, incluso nuestra maestra de primer grado…

¿Realmente queremos esto?

No quiero sonar antisocial. A veces es agradable ponerse al día con una vieja amiga. Mi esposo llamó recientemente a su maestra de cuarto grado para agradecerle (¡ella pretendió recordarlo!). Es agradable saber que la posibilidad está ahí.

Pero a veces el contacto constante, el ruido incesante, lleva a una pérdida – una pérdida de tiempo, de tranquilidad, una pérdida de poder procesar las cosas, una pérdida de introspección.

No nos queda tiempo para entender quiénes somos o hacia dónde queremos ir. No hay tiempo para evaluar nuestros objetivos y determinar nuevas metas. No hay oportunidad de examinar nuestras relaciones y ver si están prosperando o si necesitan mejorías (¡usualmente necesitan!). No hay tiempo para apreciar las cosas buenas que tenemos, los regalos que Dios nos ha dado.

No creo que el contacto constante sea algo bueno. Todos necesitamos algo de espacio. Necesitamos hacer un recuento espiritual y crear nuevos planes para crecer. Necesitamos pensar sobre nuestras amistades, nuestros matrimonios, nuestros hijos. Necesitamos evaluar nuestras elecciones de vida. Necesitamos detenernos y disfrutar de la belleza a nuestro alrededor.

De hecho, yo pienso hacer justamente eso en un minuto más. Tan pronto revise mis emails…




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram