Home » Seminarios Online » Un mundo perfecto

Educación

.
12/02/2012 | por Rav Ken Spiro

Educación es poder. El analfabetismo de las masas mantiene al pueblo bajo control.

Hoy en día consideramos a la educación como una de las responsabilidades más básicas de cualquier gobierno para con sus ciudadanos. Más aún, nos damos cuenta de que una población educada es beneficiosa para su país. Las personas ignorantes generalmente son limitadas en términos de su éxito personal y de su contribución a la sociedad. Los beneficios de la educación son obvios. La pregunta es: ¿Eran obvios también para los pueblos de la antigüedad?

Volvamos a los campesinos promedio que constituían la mayoría abrumadora de la población. Considera colectivamente a toda la gente que vivió durante los últimos 5.000 años.

Los historiadores estiman que menos de un uno por ciento de esa gente estaba alfabetizada. Eso significa que, a través de la historia, más del 99% de la humanidad ha sido analfabeta.

Incluso las sociedades más avanzadas, como Grecia y Roma, que tenían un sistema rudimentario de educación, no tenían educación pública gratuita para las masas.

¿Por qué a través de la historia la mayoría de la humanidad fue analfabeta?

Hay dos razones principales. La primera está relacionada con las realidades prácticas de la vida, y la segunda con las políticas deliberadas de los gobiernos.

La Realidad Práctica del Analfabetismo

Hoy damos nuestra existencia por sentada. Puede que no seamos millonarios, pero la mayoría de nosotros vive en casas con calefacción, electricidad e instalaciones sanitarias dentro de la casa. Dormimos tranquilos durante la noche (¡a menos que tengamos niños pequeños!). Nos levantamos a la mañana, nos damos una ducha caliente, y luego vamos a la cocina, que está abarrotada con comida. Subimos al auto o al autobús, vamos a la escuela o a trabajar. Volvemos a casa después de nuestro día, cenamos y nos relajamos. Salimos de vacaciones, tenemos tiempo de ocio y jubilación. Ansiamos vivir lo suficiente para ver a nuestros nietos.

¡La mayoría de nosotros da esto completamente por sentado, y no aprecia cuán asombroso es!

En la antigüedad, el objetivo principal del día a día del campesino promedio (e incluso hoy en día para mucha gente que vive en algunas partes del tercer mundo) era la supervivencia. Las preocupaciones diarias incluían: Un enemigo no debería saquear mi aldea, violar a mi esposa, matarme ni quemar mi casa. Mi esposa no debería morir en el parto, mis hijos no deberían morir jóvenes por cualquier clase de enfermedad. Mis cultivos no deberían fracasar, ni una sequía o una plaga golpear mi aldea. La persona promedio trabajaba desde el amanecer hasta el crepúsculo – sin fines de semana, vacaciones ni jubilación. La vida era bastante poco prometedora.

Con el objetivo de sobrevivir en mente, ¿quién podía enviar a sus hijos a la escuela? Los jóvenes que sobrevivían eran necesitados para trabajar en el campo. Además, mientras que tanto Grecia como Roma tenían escuelas, la educación no era gratuita. ¿Quién tenía tiempo libre y recursos financieros para educar a sus hijos? Con seguridad, no el campesino promedio. Los historiadores estiman que las tasas de alfabetización en Grecia y Roma estaban entre el 10% y el 15%.

De acuerdo a nuestros parámetros modernos esto es atroz, ¡pero comparado con otras sociedades de la antigüedad es fantástico! Sólo la minoría gobernante, la nobleza y los terratenientes podían permitirse educar a sus hijos. Y aún así muchos de ellos ni se molestaban en hacerlo. Muchos aristócratas y monarcas, especialmente en la Edad Media, eran analfabetos.

La única excepción a esta regla eran los sacerdotes (no sólo los cristianos). En muchas culturas, el sacerdote tenía una doble función: era el líder religioso y también era escriba. Su estatus también estaba por encima del estatus del hombre común.

Controlando las Masas

La segunda razón para el analfabetismo de las masas era mantener el control.

Educación es poder. La gente educada es potencialmente peligrosa. ¿Quiénes han sido, a menudo, los revolucionarios en la historia? ¿Quiénes empezaron los problemas en América en los años 60 y en el tercer mundo hoy en día? ¡Los estudiantes! Son jóvenes, idealistas y educados, ellos llenan sus cabezas con todo tipo de ideas peligrosas.

Incluso en la ex Unión Soviética, que suministró educación universal gratuita de nivel universitario, el gobierno era muy cauteloso a la hora de controlar el material que era enseñado. El conocimiento es peligroso – puede desestabilizar la sociedad. Las personas ignorantes son, por lejos, más fáciles de controlar. Sabemos esto hoy, y los pueblos también lo sabían hace miles de años.

    Los textos en la antigüedad por lo general estaban restringidos a una minoría privilegiada… Debería ser obvio en Grecia, y aún más en el imperio romano, que el analfabetismo de las masas contribuyó a la estabilidad del orden político… Por otro lado, los disturbios causados por la expansión del alfabetismo han sido numerosos y variados… Los griegos y los romanos hubiesen sido pueblos muy diferentes si hubieran alcanzado la alfabetización de las masas (William V. Harris, Ancient Literacy, Harvard University Press, 1989, 333-337)

Hasta aquí el concepto de educación en la antigüedad.

* * *

Este ensayo está adaptado de “Mundo Perfecto: El Impacto Judío en la Civilización” (WorldPerfect: The Jewish Impact on Civilization). En esta notable obra, el rabino Ken Spiro analiza 4.000 años de historia humana para mostrar cómo los valores éticos y morales occidentales provienen de la Torá.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram