Home » Actualidad » Ética y negocios

¡Estas Despedido!

.
21/05/2008 | por Dr. Asher Meir

Ética y Protocolo en los Despidos

Pregunta: Hace algunos meses atrás contraté a una mujer que es muy agradable y muy buena persona, pero simplemente no ha dominado el trabajo. Ella me cuesta más de lo que produce. Ahora que el negocio ha bajado el ritmo, ¿puedo aprovechar esta oportunidad para "recortar la mano de obra" y despedirla?

Respuesta: En general es ético despedir a alguien por alguna razón relacionada con su actual rendimiento en el trabajo. No es necesario esperar una desaceleración económica, por el contrario, ahí puede ser más difícil para ella encontrar otro empleo. Lo importante es que las evaluaciones de la ejecución del trabajo sean justas y que a los trabajadores cuyo desempeño es insatisfactorio se les de una oportunidad razonable para mejorarlo. La obligación de dar a los trabajadores un aviso justo de sus deficiencias se menciona en el Talmud.

Si bien la decisión de despedir es una decisión comercial, es muy importante en un nivel humano la forma en que usted lo haga. Esta no es una cuestión de ética, sino más bien de protocolo. Hay ciertas nociones básicas de comportamiento atento en el despedir. He aquí algunas:

  • Una persona debe tener una "entrevista de salida", y no simplemente una carta de despido. Esto ayudara a que el empleado este psicológicamente preparado ante la posibilidad de malas noticias. El poner una carta de despido junto al cheque del salario es una evasión de la responsabilidad.
  • La reunión debe ser privada. Esto evitará la vergüenza, permitirá que el trabajador exprese sus emociones, y si es necesario le permitirá defender su desempeño profesional.
  • El trabajador no debe ser notificado el viernes porque entonces se arruinara su fin de semana.
  • Siempre que sea posible, se debe dar aviso.

Es más fácil para el empleador evitar el criticar al empleado, diciendo por ejemplo, que usted esta "recortando mano de obra". Pero es realmente mejor para su empleada si puede indicar suavemente sus deficiencias, a fin de que ella sea capaz de aprender de su experiencia y buscar un trabajo que se adapte mejor a sus talentos. Este es un cumplimiento de la directiva de la Torá, "Reprende a tus semejantes" (Levítico 19:17). Si bien esto puede ser difícil, omítalo solo si tiene miedo que esto sea de gran ofensa para ella, o que pueda dañarlo provocando hostilidad o incluso litigios.

Los trabajadores no solo tienen derechos, también tienen sentimientos que deben ser respetados.

FUENTES: Talmud Bava Metzia 109a.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram