Home » Festividades judías » Rosh Hashaná » El mes de Elul

5 formas esenciales de promover el cambio y avanzar en la vida

.
28/08/2022 | por Debbie Gutfreund

Ideas inspiradoras basadas en el libro “W1nning” que pueden ayudarnos a cambiar finalmente y a crecer.

5 formas de promover el cambio

Nos estamos por mudar de ciudad y aunque ya hace varios meses que me vengo acostumbrando a la idea de mudarnos, el momento en que comenzamos a empacar me pareció surrealista.

Había muchas cosas que teníamos que tirar o regalar. Había cosas que ya no necesitaba, pero con las que estaba encariñada, como la ropa de bebé de mis hijos y la vajilla de mi abuela. Ante cada cosa que empacaba me formulaba las mismas preguntas: ¿Es esto útil? ¿Agrega esto valor a nuestras vidas? Si no es así, ¿por qué lo seguimos guardando?

Doné nuestros libros a la biblioteca y me quedé sólo con la ropa que realmente utilizamos.

La necesidad de aferrarme a todas nuestras posesiones e incluso a la casa se entrelaza con el instinto de quedarnos exactamente en donde estamos. Anhelamos aquello que es conocido. Nos gusta la certeza de permanecer igual, incluso cuando en el fondo sabemos que tenemos que cambiar para poder crecer. Cuando nuestras vidas están demasiado llenas de desorden, es difícil hacer el espacio necesario para que ese cambio ocurra.

El mes hebreo de elul, previo a Rosh Hashaná, es una oportunidad para limpiar y deshacernos de lo que ya no es útil en nuestras vidas y liberar así el espacio que necesitamos para crecer. Tim S. Grover, autor del libro W1nning, nos enseña las siguientes lecciones cruciales respecto a cómo hacer espacio para el cambio en nuestras vidas y poder avanzar.

1. Ordena tu rutina

“Enfócate en controlar tu conducta, para que sea más fácil hacer lo correcto y más difícil distraerte con las cosas incorrectas” (W1nning, pág. 211).

Estructurar nuestro cronograma diario crea la habilidad de priorizar lo que necesitamos para poder crecer. Observa tu rutina y pregúntate: ¿Es esto útil? ¿Agrega esto valor a mi vida? Y si no, ¿por qué lo sigo haciendo?

2. Espera que el cambio sea difícil

“Todos los que han concluido algo tienen una cosa en común: el deseo de darse por vencidos. No hay ningún ganador que en algún momento no haya pensado en rendirse” (W1nning, pág. 218).

Todos enfrentamos obstáculos en el camino al cambio. Todos sentimos a veces ganas de rendirnos cuando el estrés y la incertidumbre nos abruman. Anticipar que avanzar será difícil nos prepara para poder tolerar la incomodidad del cambio.

3. Examina tus patrones de pensamiento

“La batalla comienza y termina en tu propia mente. Tus pensamientos deben renovarse constantemente, como una suscripción diaria que debes pagar para poder pensar con claridad. Tienes actualizaciones para tu computadora y para tu teléfono, pero… ¿cuán a menudo actualizas tus ideas? ¿Tus estrategias? ¿Tus prioridades? ¿Cuán a menudo reinicias tu energía mental y borras los programas y archivos desactualizados?” (W1nning, pág. 56).

La raíz de muchos de nuestros desafíos es un patrón de pensamiento o una distorsión cognitiva que nos impide alcanzar nuestras metas. A veces es un pensamiento de “todo o nada”. Otras, una generalización excesiva. Y a veces es el pensamiento catastrófico o la personalización.

Cualquiera sea el patrón de pensamiento, hace falta dar un paso atrás y examinar si nuestros pensamientos nos están ayudando o nos retienen.

4. Todas las metas que valen la pena tienen un costo, pero renunciar a ellas también tiene un costo

“Si piensas que el costo de hacer algo es demasiado alto, espera a que recibas la factura por no hacer nada” (W1nning, pág. 73).

A menudo nos resistimos al cambio porque cada meta implica un sacrificio y a veces da miedo enfrentar ese costo. Pero alejarse de los cambios que valen la pena por la ansiedad previa tiene su propio costo y ese costo es quedarse estancado en una vida que ya no funciona para tu beneficio.

No hacer nada puede parecer la ruta más segura, pero luego recibiremos la factura por eso, y el costo puede ser mucho más alto de lo que podríamos haber imaginado.

5. Podemos decidir qué sentimientos tienen voz y voto

“Debilidad, pereza, frustración, negatividad, ansiedad. Cada mañana puedes decidir si darles a estas cosas voz y voto. ¿Las escuchas? ¿O tienes la fuerza necesaria para decir: ‘No. No pueden participar en la discusión. Bajen la mano, hoy no tienen voz ni voto’? Eso es el autocontrol: decidir qué parte de ti puede votar” (W1nning, pag.82).

No estamos definidos por nuestros sentimientos. Podemos avanzar incluso cuando sentimos pereza. Podemos elegir el positivismo y la gratitud incluso cuando nos sentimos frustrados. Cada día y cada momento podemos decidir cuáles de nuestros sentimientos pueden votar y cuáles no.

Hacer espacio para el cambio en nuestras vidas es tener el coraje de observar cómo ocupamos el tiempo limitado que tenemos en este mundo. “Deja de gastar tiempo que no tienes, en personas que no te caen bien, haciendo cosas que no quieres hacer” (W1nning, pág. 113).

Elul es el momento para sacar lo que ya no necesitamos. Es el momento para aferrarnos a lo que realmente nos importa. Y es el momento para pasar de quienes éramos ayer a quienes tenemos el potencial de convertirnos. Es el momento para hacer en nosotros mismos el espacio necesario para poder crecer.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram