Home » Ciclo de vida » Ser padres

6 consejos infalibles para tener unas maravillosas vacaciones familiares

.
29/12/2022 | por Adina Soclof

Cómo asegurar que nadie se decepcione de su viaje este verano.

Todo el mundo quiere vacaciones. Esperamos que cualquier viaje que hagamos nos dé la oportunidad de crear lazos, reírnos y crear recuerdos. Pero… ¿Cuándo fue la última vez que tus vacaciones estuvieron a la altura de las expectativas? Los niños discuten, el hotel es menos que cinco estrellas y el clima no coopera. ¡Es tan decepcionante!

Pero no tiene que ser así. Aquí hay 6 consejos infalibles para que tus vacaciones sean geniales:

1. Tener expectativas realistas:

Esta es clave. Si empezamos nuestras vacaciones con expectativas poco realistas, nos pasaremos la mayoría del tiempo sintiendo frustración y enojo. Salir con los niños no es "estar de vacaciones", es "hacer un paseo". Por lo general no hay mucho tiempo para relajarse. Por lo tanto, cambia tu actitud.

Aquí hay algunas expectativas poco realistas:

Todos apreciarán cuánto trabajo invertimos en planificar las vacaciones.

Todos disfrutarán de todas las actividades que planeamos meticulosamente.

Los niños entenderán cuánto esfuerzo y dinero invertimos en esto y de forma mágica se llevarán bien entre ellos.

¿A quién quieres engañar? En cambio, espera lo siguiente:

Los niños pelearán.

No todos los miembros de la familia disfrutarán de cada una de las actividades.

Tu habitación en el hotel tendrá un olor raro.

Tu alojamiento no se verá como en las fotografías del sitio web.

Cada día, en algún momento, alguien estará de mal humor (incluso tú).

Tu hijo pequeño en algún momento tendrá un berrinche (posiblemente más de uno).

Probablemente gastarás más dinero del que pensaste que ibas a gastar.

Tendrás que recordarles a tus hijos que digan gracias por llevarlos de vacaciones (e ignorar los comentarios sobre el crucero anual que hacen sus amigos).

El clima no cooperará por lo menos un día, usualmente más.

Cuando lo sabes de antemano, estás advertido. Ahora estás listo para tu viaje.

2. Contempla tener tiempos de descanso:

Si tus vacaciones son de la clase en las que están constantemente en movimiento, asegúrate de programar un poco de tiempo de descanso. Esto te ayudará a prevenir y manejar lo inevitable: quejidos, llantos y peleas. Es útil decir: “Las vacaciones son divertidas, pero también cansadoras. Tomemos algo, refresquémonos y descansemos. Quizás eso ayudará”.

Es bueno llevar libros, legos, rompecabezas, cosas para colorear o cuadernos para que tengas lo necesario para que el tiempo de descanso funcione para ti.

3. Planifica de antemano para las peleas:

Las vacaciones se prestan a una falta de rutina, espacio personal y la necesidad de compartir sus cosas (habitación, juguetes e incluso ropa). Esto puede exacerbar la tensión entre hermanos.

Habla del problema con tus hijos y pídeles soluciones. “Muy bien niños, cuando estemos de vacaciones tendremos que ser extra respetuosos y amables. Tenemos que compartir muchas cosas que no estamos acostumbrados a compartir. ¿Alguna idea respecto a cómo podemos mantener la paz?”

Cuando los niños peleen puedes reiterar esta idea: “Ya sé, ya sé, él está usando tus juguetes, él tomó tu suéter… eso es el compartir que tiene que haber en las vacaciones y es difícil. ¿Qué podemos hacer para ayudarte a manejarlo?”

Reconocer los sentimientos difíciles de los niños puede que no detenga las peleas, pero puede hacer mucho para reducirlas.

4. Enseña gratitud:

Como mencionamos antes, los niños se pondrán de mal humor. A menudo interpretamos eso erróneamente como que piensan que se les debe algo. Pero no es cierto. Es lo que es: malhumor, por la falta de rutina, el calor y quizás las inevitables quemaduras de sol y las picaduras de los mosquitos.

Podemos usar esto como una oportunidad para practicar nuestro agradecimiento y ser un modelo para nuestros hijos.

Cuando estuvimos de vacaciones, cada mañana cuando subíamos al auto mi esposo les decía a los niños: “Vamos a aplaudir a mami por preparar hoy el almuerzo para todos".

Y yo decía: “Le agradezcamos a papi por planear este viaje y ser nuestro chofer preferido”.

Incluso les agradecíamos a los niños: “Eli, vi que esta mañana te enojaste porque olvidé tu camisa favorita en casa. Gracias por ponerte otra camisa para que pudiéramos salir”.

El agradecimiento necesita enseñarse y modelarse. La época de vacaciones es un buen momento para hacerlo.

5. Bocadillos y bebidas:

Gran parte de la mala conducta de los niños se debe simplemente a que tienen hambre o sed. Ten a mano todo el tiempo bocadillos (preferiblemente sin azúcar y saludables) y cosas para beber. Esto puede prevenir la mayoría de los berrinches.

6. Gastar dinero:

Es posible que los padres tengan que pasar gran parte de las vacaciones diciendo: “No, no tenemos dinero para eso”. “No, no vamos a entrar a esa tienda de souvenirs”. “Sí, podemos entrar a la tienda de souvenirs sólo para mirar… ¡Pero no vamos a comprar nada!”

Esto es agotador y desagradable.

Antes de que mi familia viajara por primera vez a Disney World, una amiga me sugirió esto: darles a los niños una cantidad fija de dinero y decirles que pueden gastarlo en lo que ellos quieran, pero que quede claro que eso es todo lo que tendrán durante las vacaciones.

Este fue un consejo brillante. Nuestros hijos dedicaron menos tiempo en negociaciones y más en desarrollar sus habilidades matemáticas. “¿Cuánto cuesta esto?” “¿Cuánto dinero me quedará?” “¿Tengo suficiente dinero para comprar estos dos juguetes?”

¡Que tengan unas vacaciones geniales (digo, paseo)!



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram