Home » Historia » Modernidad

75 años después del Holocausto, un violín regresa a sus dueños

.
31/08/2022 | por Ronda Robinson
El violin de Bram

Bram Rodrigues le confió su amado violín a su mejor amigo, Johnny De Haan. Trascendiendo el tiempo y el espacio, el violín regresó a la familia de su dueño.

Un violín regresa a sus dueños

Esta es una historia de dolor, esperanza, familia y amistad que trasciende el tiempo y el espacio. Comenzó el 23 de setiembre de 1943, cuando un joven judío holandés de 18 años, Abraham (Bram) Rodrigues fue asesinado en Auschwitz.

Los nazis atraparon a Bram y a su padre, Marcel, en una estación de trenes en la frontera cuando trataban de huir de Holanda hacia la seguridad de Suiza durante la Segunda Guerra Mundial, y los enviaron al campo de exterminio donde fueron asesinados un millón cien mil hombres, mujeres y niños.

Antes de su intento de encontrar la libertad, Bram le había confiado su amado violín a su mejor amigo, Johnny De Haan. Bram no podría haber imaginado que su amado instrumento viviría mucho después de su muerte.

Bram RodriguesBram Rodrigues

La hermana mayor de Bram, Sipora Rodrigues-Lopes Groen, logró sobrevivir y muchos años más tarde seguía llorando cada vez que les contaba a sus cinco hijos sobre su tío. Pero fuera de tener un sobrino nieto llamado en su honor, Bran no tenía ningún legado.

Todo cambió en el 2019.

Un mensaje misterioso

En la víspera de Purim, David Groen, el sobrino de Bram, recibió un mensaje misterioso en su página de Facebook:

Estimado Sr. Groen:

¿Tal vez usted es el pariente vivo más cercano de Bram Rodrigues que nació el 15 de octubre de 1924 y murió en Auschwitz en 1943? Bram era un amigo muy cercano de mi padre.

El mensaje era de Wim De Haan, el hijo de Johnny.

"De inmediato supe que se trataba de mi tío. Le pregunté a Wim cómo me había encontrado. Me dijo que en un primer momento a través de mi sitio web, "Holland's Heroes", y luego en los archivos de Yad Vashem", recuerda David.

Johnny, a la izquierda; Bram en el medio.Johnny, a la izquierda; Bram en el medio.

El sitio web de David promueve su libro "Jew Face", sobre la historia de amor y heroísmo de sus padres en la Holanda ocupada por los nazis. El autor de 60 años paga tributo a los sobrevivientes y héroes, y a más de 100.000 víctimas holandesas del Holocausto. Ellos representan la tres cuarta parte de la población judía total de Holanda.

En Purim del 2019, mientras David disfrutaba de la comida festiva con amigos, recibió un e-mail de Wim que lo hizo llorar.

Johnny, el padre de Wim, y Bram habían tocado juntos en una banda juvenil. Cuando Johnny murió en el 2012, Wim heredó su casa. Allí, Wim encontró la guitarra de Johnny y el violín de Bram.

"Mencioné que había colgado la Gibson de mi padre en la pared. Después de leer el diario (de Johnny) sentí que esos dos instrumentos debían estar juntos. Por lo que tenía la intención de colocar el violín al lado de la guitarra. Pero ahora te he encontrado, y a tus hermanos y hermanas, que son los herederos del violín. Bueno David, esta es mi historia, la historia de mi padre y de su buen amigo Bram".

Wim dejó claro que él quería que los descendientes de Bram tuvieran el violín.

Instintivamente, David supo que ese gesto sincero merecía más que un viaje a Holanda y una rápida entrega del violín.

Conexiones armoniosas

Cuatro meses después de sus primeros e-mails, David y Wim honraron a su tío y a su padre, respectivamente, en una ceremonia de verano en Huize Framkendal, una finca del siglo XVII en el mismo barrio de Ámsterdam donde Vivian las familias Rodrigues y De Haan en 1943. Asistieron más de 60 personas, incluyendo representantes de la embajada de Israel, amigos de Yad Vashem y del Museo del Holocausto de los Estados Unidos, parientes y amigos de Norteamérica, Bélgica, Israel y Holanda, incluyendo los descendientes de Lubertus y Geeske te Kiefte, los gentiles justos que proveyeron ayuda a Sipora Groen, la hermana de Bram y la madre de David, durante los últimos 16 meses de la Segunda Guerra Mundial.

David Groen y Wim De Haan con el violín de Bram

El viaje a Holanda resultó muy emotivo, y no sólo por la devolución del violín. David caminó por el barrio judío en donde su madre y su tío vivieron de niños con su padre viudo. David no pudo evitar llorar en donde se encontraba en el pasado el Nederlandse Israelitsche Ziekenhous, el hospital israelita holandés, donde su madre ejerció como enfermera.

Allí su padre, Nardus Groen, había rescatado a Sipora de una muerte casi segura en manos de los nazis. En la última redada, sacaron a todos los judíos del hospital.

El violín de Bram

"Si mi madre no hubiera seguido a mi padre en ese momento, yo no estaría aquí", le dijo David a Aishlatino.com. "Ese fue un momento muy fuerte".

"Mi padre salvó la vida de mi madre durante la guerra, y mi madre salvó la vida de mi padre cada día después de la guerra. En su funeral, dije que lo único que él temía era estar sin mi madre".

Salvar a Bram de la oscuridad

David llevó el violín a los Estados Unidos, donde él y sus hermanos lo hicieron restaurar. En diciembre del 2019, brindó una melodía por primera vez en 75 años. Apropiadamente, esta fue el tema de "la lista de Schindler", de John Williams. Ken Sarch tocó el violín de Bram en una presentación en Jabad de South Palm Beach.

Kenneth Sarch toca por primera vez en público el violín restaurado de Bram (Crédito de la foto: Allen Eyestone, palmbeachpost.com)

"Quiero seguir haciendo presentaciones en las que se toca el violín y yo relato la historia", dice David, quien está comprometido a honrar el legado de Bram y la historia del maravilloso acto de amistad de Johnny De Haan.

Invocando a Bram y el preciado violín, David observa: "Cuando encuentras a una persona cuya historia te dice de qué se trató todo esto, es realmente algo muy poderoso".



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram