Home » Actualidad » Ciencia y medicina

Arqueología y la destrucción de Sodoma

.
23/02/2022 | por Jonathan Sassen

La descripción bíblica de la destrucción de Sodoma se ve apoyada por recientes descubrimientos arqueológicos.

Durante los últimos 15 años, el Dr. Steven Collins, un erudito bíblico cristiano y director de la Facultad de Arqueología de la universidad Trinity Southwest, Albuquerque, Nueva México, estuvo excavando un sitio arqueológico llamado Tall el-Hammam ("TeH"). El Dr. Collins colaboró con una amplia gama de expertos científicos de diversos campos, empleando las técnicas más avanzadas para desarrollar una imagen abarcadora de lo que ocurrió en TeH. Sus resultados fueron publicados recientemente en la prestigiosa revista científica "Nature".

El documento de 64 páginas declara algo sumamente creíble y sorprendente. TeH se encuentra en el Valle del Jordán, cerca del Mar Muerto, y el sitio se remonta a la Edad de Bronce Media (entre el 2.000 AEC y el 1600 AEC). Este es precisamente el tiempo y el lugar donde uno esperaría encontrar las ruinas de la Sodoma bíblica. Increíblemente, la ciudad que encontraron en TeH fue destruida en un evento singular que parece coincidir con el relato bíblico de la destrucción de Sodoma.

Ahora llamada Tall el-Hammam, la ciudad se encuentra 11 kilómetros al noreste del Mar Muerto, hoy en día Jordania. NASA, CC BY-ND

El relato bíblico describe que Sodoma, Gomorra y sus alrededores fueron destruidos en el mismo momento por un acto Divino: una catastrófica tormenta de fuego y azufre. Sólo Lot y sus dos hijas lograron escapar.

En el capítulo 13 de Génesis leemos que Abraham y su sobrino Lot establecieron sus tiendas entre Beit El y Ai, lo cual queda al norte de Jerusalem. Sus pastores no se llevaban bien, por lo que Abraham le sugirió a Lot que se separaran. La Torá dice:

"Lot alzó sus ojos y observó todo el valle del Jordán, que todo él era de riego; antes de que Dios destruyera a Sodoma y Gomorra, [era] como huerto de Dios, como la tierra de Egipto hasta Tzóar" (Génesis 13:10).

Así es como el Dr. Collins describe la planicie norte del Mar Muerto, a través de la cual fluye el río Jordán:

Ubicada en una región generalmente árida, el Valle del Jordán es una de las áreas mejor irrigadas en todo el sur del Levante (Jordania, Israel y Palestina). Además de numerosos manantiales creados por un acuífero de Transjordania, el área contaba con condiciones hidrológicas para ser habitada por humanos, similares a la región del delta del Nilo, que también está limitada por un terreno árido. En el momento de máxima población en la Edad de Bronce Media, por lo menos 50.000 personas vivían en las tres ciudades principales, además de los pueblos, aldeas y centros urbanos satélites repartidos a 400 km2 al este de Kikar. TeH era la ciudad más grande, ubicada en una colina con una vista imponente de toda la llanura… En ese momento, era 10 veces más grande que Jerusalem y cinco veces más grande que Jericó.

Las excavaciones del Dr. Collins de la ciudad de la Edad de Bronce Media hallaron evidencia de cosas quemadas a altas temperaturas. Encontraron carbono similar al diamante, materiales de construcción derretidos, cerámica derretida, adobe derretido, cuarzo impactado a alta temperatura, pepitas de iridio derretidas y muchos otros metales en vidrio fundido. Todo esto muestra evidencia de que hubo temperaturas superiores a 1.300°C con breves exposiciones a temperaturas de alrededor de 2.500°C, el punto de fundición del iridio.

Estas temperaturas se encuentran por encima de lo que era posible a partir de cualquier fuego que el hombre hubiera podido producir en esa época.

Estas temperaturas se encuentran por encima de lo que era posible a partir de cualquier fuego que el hombre hubiera podido producir en esa época, y en el área no había volcanes. De hecho, el vidrio derretido se ve exactamente como el que resulta después de un estallido atómico sobre la arena. Otra pista importante fue que la salpicadura predominante de hierro de TeH se parece mucho a lo que queda de algunas clases de meteoritos. Pero en la llanura del Jordán no hay señales de un cráter de meteorito… Entonces, ¿qué fue lo que ocurrió?

Al investigar cuidadosamente los cimientos de la ciudad, el Dr. Collins fue capaz de construir la siguiente descripción de la ciudad. TeH tenía una ciudad baja rodeada por una muralla protectora y dentro de ella una colina de 33 metros de altura. Sobre esta colina estaba la ciudad superior que contenía casas y el palacio. La colina contaba con defensas formidables que protegían al palacio: un terraplén, una muralla y una puerta monumental. El terraplén estaba construido de millones de ladrillos de adobe que tenía unos 30 metros de ancho en la base y entre 7 y 8 metros en la parte superior, suficientemente ancho para las patrullas militares. En la parte superior de la muralla había un muro defensivo de adobe de 4 metros de espesor sobre cimientos de piedra con torres alineadas. El enorme complejo del palacio en un momento tuvo muros que oscilaban entre 1 y 2,2 metros de espesor y probablemente se elevaban unos 11-15 metros de alto; y un muro de 2,2 metros de espesor separaba la plataforma elevada del palacio del resto de la ciudad superior. El complejo del palacio de 4 o 5 pisos de altura (52mx27m), con enormes superestructuras hechas de ladrillos de adobe secados al sol, se extendía entre 11 y 15 metros por encima de la parte superior de la muralla circundante. ¡No es sorprendente que los hijos casados de Lot se rieran de él cuando les dijo que la ciudad sería destruida!

Hoy prácticamente no queda ningún resto de los ladrillos de adobe sobre los cimientos de piedra. Aparentemente todas las murallas fueron arrasadas al nivel de la parte superior de los cimientos de los muros de la parte alta de la ciudad. En toda la ciudad no hay evidencia de muros derrumbados. Casi no hay a la vista ladrillos de adobe completos, sólo pequeños fragmentos de ladrillos esparcidos al azar como el relleno dentro de la revuelta matriz de destrucción de 1,5 m de espesor. Aparentemente la mayoría de los ladrillos fueron pulverizados y volaron hacia el noreste. Faltan millones de ladrillos de adobe.

Los diamantoides (al centro) dentro de un cráter se formaron por las altas temperaturas y la presión de la bola de fuego sobre la madera y las plantas. Malcolm LeCompte, CC BY-ND

La mayoría de los huesos encontrados estaban rotos en pequeños pedazos y mezclados en una matriz de adobe pulverizado. Los individuos a quienes representan esos huesos fueron violentamente desgarrados por una poderosa explosión que dejó solo unos pocos huesos de manos y pies articulados e intactos. Las circunstancias y la condición de los huesos y de los restos humanos sugieren que en el momento de morir, cuando recibieron el impacto, estos individuos estaban ocupados en sus actividades normales.

Las tres ciudades urbanas más grandes del sur del valle del Jordán, TeH, Jericó y Tall Nimrin, fueron incendiadas y destruidas de forma simultánea.

La capa de destrucción está marcada por concentraciones anormalmente elevadas de sal. Los arqueólogos que excavaron sitios cercanos notaron lo que denominaron "la brecha de la Edad de Bronce Final", durante la cual alrededor de 16 ciudades y pueblos, incluido TeH, y más de 100 pequeñas aldeas fueron abandonados en los 30 km de ancho del valle inferior del Jordán. Este abandono continuó durante toda la Edad de Bronce Final y durante la mayor parte de la Edad de Hierro. Se estima que los niveles de población cayeron de 45.000 a 60.000 personas a sólo unos pocos cientos de tribus nómadas que habitaron el área después de la destrucción. Para TeH, la brecha de ocupación fue de más de 600 años. En el área de Jericó en el sudoeste del valle del Jordán, el registro arqueológico indica una brecha de aproximadamente 300 años. Parece haber sido una catástrofe regional que puso fin a la civilización y despobló más de 500 km2 de la parte sur del valle del Jordán entre 3 y 7 siglos.

Las palabras de la Torá hacen eco a estos descubrimientos:

Y Dios había hecho llover sobre Sodoma y Gomorra azufre y fuego, de parte de Dios, desde los cielos, Y Él trastornó a estas ciudades y a toda la llanura, a todos los habitantes de las ciudades y a la vegetación de la tierra" (Génesis 19:24-25).

"Azufre y sal, conflagración de toda la tierra, no puede ser sembrada ni hacer brotar, y ninguna hierba puede subir en ella. Como el cataclismo de Sodoma y Gomorra, Admá y Zeboim, que Dios trastornó en Su ira y en Su cólera" (Deuteronomio 29:22).

Todo esto puede explicarse por un evento: un estallido cósmico.

Hay dos clases de objetos que ocasionalmente golpean nuestro planeta. Los más comunes son los meteoritos pétreos o metálicos. La gran mayoría son pequeños y se queman en la atmósfera. Ocasionalmente, uno es lo suficientemente grande como para llegar a la tierra y, en promedio, cada tantos miles de años hay uno que es tan grande que puede causar mucha destrucción y dejar un cráter. Es muy raro que la Tierra reciba el impacto de un cometa. Esto se puede describir mejor como bolas de nieve sucias y poco compactas. En su mayor parte consisten de hielo con muchas piedras mezcladas. Típicamente, los objetos impactan sobre nuestro planeta llegando a velocidades increíbles: decenas de miles de millas por hora. El calor intenso y la turbulencia generada por la fricción con la atmósfera a esta velocidad quiebra al cometa y vaporiza el hielo convirtiéndolo en gas. Cuando un sólido se transforma rápidamente en gas, esto se llama una explosión. Cuando un cometa explota en la atmósfera, esto se llama un estallido cósmico.

Toda la información sugiere que un estallido cósmico tuvo lugar a unos pocos kilómetros al sudoeste de Tall el-Hammam, causando en rápida sucesión un pulso térmico de alta temperatura de la bola de fuego que derritió todos los materiales expuestos. Esto fue seguido por una onda expansiva de alta temperatura y súper velocidad que demolió y pulverizó todo en la ciudad, arrasándola por completo.

El Dr. Collins especula que al mismo tiempo el estallido cósmico sobre el Mar Muerto (con 34% de peso en contenido de sal) puede haber arrojado a la atmósfera grandes cantidades de agua hipersalina que cayó sobre la parte baja del valle del Jordán. Después de 300 a 600 años, las altas concentraciones de sal fueron suficientemente lixiviadas del suelo contaminado con sal para permitir el regreso de la agricultura.

La tasa de mortalidad humana en TeH fue del 100%, los cuerpos de las personas y de los animales fueron destrozados y sus huesos se convirtieron en pequeños fragmentos.

Los descubrimientos arqueológicos sumados al modelo de la explosión cósmica nos dan una buena descripción de lo que posiblemente ocurrió ese día. Christopher R. Moore, arqueólogo y director de proyectos especiales en el programa de Investigación Arqueológica del Río Savannah y del Instituto de Arqueología de Carolina del Sur, de la Universidad de Carolina del Sur, lo describió de esta manera en su artículo:

Una roca espacial gigante demolió una antigua ciudad del Medio Oriente y a todos sus habitantes, lo que posiblemente inspiró la historia bíblica de Sodoma. Una roca de 75 metros de diámetro explotó en una masiva bola de fuego a unos 4 kilómetros sobre la tierra, causando una explosión 100 veces más poderosa que la bomba atómica de Hiroshima. La temperatura del aire superó los 2.000 grados Celsius. Todo estalló en llamas o se derritió.

Segundos más tarde, una masiva onda expansiva aplastó la ciudad, demoliendo todos los edificios. Moviéndose a una velocidad de 1.200 kph, fue más poderoso que el peor tornado registrado en la historia. Esto redujo los 12 metros superiores del palacio de 4 pisos e hizo volar los escombros al valle vecino. La onda expansiva que llegó al suelo después de la explosión/impacto cósmico, estaba cargada de misiles de alta velocidad: arena, grava, adobe pulverizado, fragmentos de yeso y de cerámica, ramas rotas y maderas destrozadas. Estos proyectiles calientes incineraron, quitaron toda la carne y aplastaron todos los huesos. La tasa de mortalidad humana en TeH fue del 100%, los cuerpos de las personas y de los animales fueron destrozados y sus huesos se convirtieron en pequeños fragmentos.

No es sorprendente que las hijas de Lot, que estaban escondidas en una cueva, pensaran que el mundo había quedado despoblado. El humo podía verse incluso a 64 metros de distancia, cerca de Jevrón.

"Abraham madrugó muy de mañana [y fue] al lugar donde había estado parado delante de Dios. Observó en dirección de Sodoma y Gomorra y hacia toda la superficie de la tierra en la llanura, y he aquí que la humareda de la tierra subía como humareda de hornaza" (Génesis 19:27-28)

Algunas ideas adicionales:

  1. Este es el único evento de este tamaño conocido en los registros históricos, que tuvo lugar en un área habitada. Sin embargo, hubo otro gran estallido cósmico. En el año 1908, sobre el río Tunguska, en Siberia, un estallido cósmico destruyó millones de árboles a lo largo de 2.150 km2
  2. La datación por carbono y la datación arqueológica dieron la misma fecha para la destrucción que la cronología judía tradicional. (Hay una manera sencilla de calcular cuándo fue destruida Sodoma: Abraham nació en el año 1948 del calendario hebreo. Cuando Sodoma fue destruida, tenía 99 años, hace 3735 años, en el año 1714 AEC. El artículo afirma que de acuerdo a la datación de carbono ocurrió entre 1700-1600 AEC y por la datación basada en los restos arqueológicos, entre 1750-1650 AEC).



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram