Home » Jewlish » Cultura

Burrecas versus knishes, diferencias y similitudes

.
24/10/2022 | por Micah Siva

¿Cúales son las diferencias y las similitudes entre las burrecas israelíes y los típicos knishes judíos?

Los británicos tienen masitas rellenas de carne, los españoles sus famosas empanadas y los italianos tienen los calzones de queso. Pero para el pueblo judío, hemos sido bendecidos no con una, si no con un puñado de masitas individuales populares que se comen con la mano para apaciguar nuestra necesidad de un bocadillo.

Ya sea que creciste con burrecas o knishes (¡o ambos o ninguno!), hay suficiente alegría, cultura y carbohidratos para celebrar en estas irresistibles masitas de hojaldre. Pero, ¿cómo se comparan?

Burrecas:

¿Qué son las burrecas?

Una masita preferida en Israel, las burrecas fueron popularizadas en la cultura judía sefaradí, de los judíos ibéricos que fueron expulsados de España y Portugal en el siglo XV, muchos de ellos escapando hacia el Imperio Otomano. Se piensa que las burrecas se originaron en Turquía, después de que los judíos españoles escaparon de la persecución y siguieron haciendo su versión de empanadas en su nuevo hogar, llamándolas “borec”. Se encuentran burrecas por todo Israel, en todos y cualquier lado desde tu panadería local a la estación de servicio e incluso en el área de congeladores en el supermercado.

¿De qué están hechas las burrecas?

Estas delicias de hojaldre a menudo se hacen de masa de hojaldre o filo. Las burrecas a menudo están rellenas de queso salado, carne, puré de papas o verduras (como calabaza, espinaca o champiñones), realmente hay una burreca para todos – ¡y una forma única para sus rellenos! Las burrecas son tan comúnmente preparadas y consumidas que en el 2013 pasó una ley que ordena a las panaderías a darles formas diferentes de acuerdo a su relleno para separar leche de carne. Las burrecas de hojaldre, queso o rellenos lácteos deben ser triangulares, mientras que las parve (no lácteas) pueden ser de formas redondas o cuadradas. Para las burrecas hechas de masa filo, los rellenos lácteos son enrolladas en forma de serpiente y las burrecas parve son triangulares… ¡puede ser que necesitemos una hoja de resumen la próxima vez que estemos eligiendo una burreca!

¿Cómo comer las burrecas?

A menudo se sirven de desayuno o como bocadillo, las burrecas son tradicionalmente servidas con huevos cocidos, sjug (una salsa picante), aceitunas y verduras en escabeche. O, pueden disfrutarse de paso de tu vendedor local.

Ver mi fácil receta para burrecas de queso aquí.

Knishes:

¿Qué son los knishes?

Un knish es una masa suave y a menudo de hojaldre rellena de sabrosos rellenos, típicamente con forma de bola y horneada o frita. Los knishes se originaron con los judíos ashkenazim de Europa oriental, cuando emigraron y llevaron con ellos las recetas de sus países de origen. Ya sea que se llamaba “knysh” o “knysz” en ucraniano y polaco, respectivamente, en el camino, la palabra en idish knish se creó.

Una vez introducidas en América, se abrieron dedicadas knisherías para acomodar los apetitos de los judíos locales. La primera knishería abrió en 1910 en Nueva York, con varias de ellas resistiendo la prueba del tiempo, sirviendo knishes calientes y humeantes por más de cien años.

¿De qué están hechos los knishes?

A diferencia de las muchas formas de las burrecas, los knishes son casi siempre redondos o cuadrados, con la masa envolviendo completamente al relleno. Masa de hojaldre suave envuelve un relleno de puré de papas, kashe (grano de trigo sarraceno), carne, champiñones o queso. A diferencia de las burrecas, las que usualmente son preparadas con rellenos hechos desde cero, los knishes son una gran forma de reutilizar sobras.

¿Cómo comer los knishes?

Ahora son sinónimos de los negocios judíos de comida preparada, los knishes se sirven hirviendo con mostaza picante al lado de un sándwich de pastrami. Si estás en un negocio de comida preparada o en la casa de tu abuela, verás que los knishes de hojaldre varían desde miniaturas a delicias de tamaño familiar que son suficientes para alimentar a un pequeño ejército.

Ver mi fácil receta para knishes de papa aquí.

Ya sea que creciste con knishes o burrecas, o quizás estás empezando a conocer los dos, no hay una forma equivocada de disfrutar un pedazo de una masita de hojaldre sabrosa, ¡solamente cuídate de las migas!



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram