Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

Buscar la parte positiva

.

Nitzavim (Deuteronomio 29:9-30:20 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

Después de predecir que los hijos de Israel eventualmente se alejarían de Dios y en consecuencia serían castigados y exiliados, Moshé declaró que eventualmente llegarían a un nivel muy bajo en el que finalmente enmendarían su comportamiento. Después de tocar fondo, los hijos de Israel se arrepentirían y retornarían a la tierra.

Sin embargo, al presentar este cambio de dirección, Moshé agrega una palabra que parece ser contraria a su mensaje. "Y sucederá que cuando te sobrevengan todas estas cosas, la bendición y la maldición que he puesto delante de ti, entonces lo interiorizarás en tu corazón… y retornarás a Hashem tu Dios" (Devarim 30:1-2). Del contexto general, la sensación que tenemos es que el catalizador para el arrepentimiento es la maldición, no la bendición. Entonces, ¿por qué Moshé agrega la palabra "bendición", cuando parece estar fuera de lugar?

El Ktav Sofer, en medio de un análisis histórico más amplio del destino del pueblo judío, sugiere que en este versículo se encuentra aludida una profunda idea psicológica. El impacto de la maldición se ve amplificado por el hecho de que los hijos de Israel previamente hubieran experimentado la bendición. El dolor y el sufrimiento se ven intensificados cuando son precedidos por alegría y confort. Por ello, el foco del versículo está en la maldición, pero para magnificar el impacto de la maldición se hace referencia a la bendición previa. En una explicación más esperanzada, el Or HaJaim sugiere que el versículo presenta opciones alternativas para despertar el arrepentimiento. El método ideal es comprender en los momentos de bendición que podemos mejorar nuestro comportamiento. Si no lo hacemos, entonces la alternativa es una opción más adversa, tener que arrepentirse después de experimentar las maldiciones.

El Or HaJaim presenta otra respuesta, con implicancias teológicas más profundas. La Mishná (Brajot 9:5) declara que la persona debe pronunciar una bendición por lo malo tal como lo hace por lo bueno. Rava explica (Brajot 60b) que a pesar de que el contenido de la bendición por las cosas positivas es diferente de la bendición por lo negativo, el estado mental general al efectuar ambas bendiciones debe ser el mismo, es decir que deben pronunciarse con alegría. El Or HaJaim sugiere que cuando Moshé unió en el versículo las bendiciones y las maldiciones, nos enseñó que debemos ver las maldiciones con la misma perspectiva que vemos las bendiciones. El Malbim agrega que la maldición es un "regalo", al igual que la bendición, ya que su función es llevar a que los hijos de Israel se arrepientan y puedan crear una óptima vida espiritual en la Tierra de Israel.

La aplicación práctica de este concepto puede ser complicada. Si alguien experimenta un dolor intenso, ya sea físico o emocional, es muy raro que sea apropiado o útil que otra persona sugiera directamente que quien sufre debe ver la situación como una bendición.

Sin embargo, si la persona misma puede trabajar para llegar a ver su angustia desde una perspectiva más positiva, ya sea a través de su propia introspección o con la ayuda y el apoyo de un amigo cercano o un terapeuta, entonces esto puede tener enormes beneficios espirituales y psicológicos. En la literatura psicológica, el concepto de experimentar efectos positivos después de eventos traumáticos suele llamarse crecimiento postraumático o encontrar beneficios. Se ha corroborado que la habilidad de encontrar beneficios dentro del sufrimiento tiene un impacto positivo en personas que sobreviven eventos traumáticos tales como cáncer, violencia, ataques sexuales, desastres naturales y dolores crónicos, entre otras cosas.

Internalizar este mensaje puede ser sumamente difícil y a veces tan doloroso y arduo como el mismo sufrimiento. Sin embargo, hay importantes beneficios espirituales y psicológicos que podemos obtener si vemos la bendición dentro de una maldición. Idealmente, esperamos no tener que confrontar tales desafíos. Que seamos bendecidos con un año positivo, y que nuestras pruebas más grandes sean tener que ver la bendición dentro de una bendición.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram