Home » Ciclo de vida » Buscando pareja

Creencias erradas que pueden llevar al divorcio

.
04/11/2022 | por Liz Wallenstein

Presta atención a estos errores comunes para prevenir compromisos rotos, sufrimiento y divorcio.

Parte 2 de una serie de 3 artículos.


Nadie se casa pensando que se va a divorciar. Casi todas las relaciones comienzan cuando nos sentimos bien y pensamos que estamos con la persona correcta. Sin embargo, muchas relaciones fracasan y provocan gran sufrimiento. ¿Cómo puedes prevenirlo?

En el primer artículo de esta serie hablé sobre la importancia de poner ciertos límites para asegurar la objetividad en las citas. El corazón tiene puntos ciegos. A veces no vemos con quién estamos hasta que es demasiado tarde. Hoy presento algunos peligrosos, pero comunes, sistemas de creencias que si no los tenemos en cuenta pueden llevar a resultados desastrosos.

La forma en que la relación es en este momento, ¿es exactamente como quieres sentirte por el resto de tu vida?

El comienzo de la relación por lo general es lo más divertido, fácil y romántico. Necesitas esos cimientos para que te den fuerzas más adelante cuando las cosas se ponen difíciles, cuando hay más distracciones y responsabilidades. Si sales con alguien y a menudo te resulta molesto, frustrante o difícil, te estás exponiendo al fracaso. No te aferres a la fórmula: “si tan sólo…entonces” ("si tan sólo él hiciera X, entonces vería cuán buena soy para él", o "si tan sólo yo hiciera X, entonces podría hacerla feliz").

Si ahora mismo no te sientes de la forma que quieres sentirte, es probable que tampoco lo sentirás más adelante. Tienes que guiarte por cómo es la relación ahora.

No asumas que porque tú estás dispuesto a trabajar sobre ti mismo, también el otro lo está.

Hace falta cierta humildad y apertura para trabajar sobre ti mismo y sobre los problemas que surgen, y no todo el mundo lo tiene. Algunas personas continuarán sufriendo por algo, o seguirán distrayéndose en vez de mejorar su vida al reconocerlo y trabajar sobre el tema. Por lo tanto, si quieres una relación que pueda crecer y mejorar, y estás dispuesto a hacer lo que sea necesario para llegar ahí, asegúrate que también tu pareja esté dispuesta a hacerlo.

Busca ejemplos que demuestran esa apertura ahora, para saber que estará dispuesto a crecer después. El mejor indicador siempre es lo que la persona hace ahora mismo.

Ten clara la diferencia entre trabajar sobre uno mismo y la necesidad de ser una persona diferente.

Ten cuidado si una persona tiene quejas con respecto a ti y tu reacción es: “Voy a trabajar en eso”; o si hay cosas que te cuesta aceptar sobre tu pareja, pero esperas que él o ella las trabajen. Te casarás con una persona con defectos, pero es importante ver que tú puedes vivir con esos defectos en vez de esperar que cambie. Asegúrate de que lo que piensas que es “trabajar sobre ti mismo” para el otro no significa “convertirse en una persona diferente”. Esa es una receta para el desastre.

Y ten cuidado con las cosas que dices que puedes tolerar. Porque después de estar casados, incluso cuando se trata de la persona correcta, se presentarán muchas cosas sobre las que tendrás que trabajar y cosas que tendrás que tolerar de la otra persona. Es imposible ver todo eso de antemano. Por lo tanto, cualquier lista que tengas de esas cosas al entrar a un matrimonio, debe ser bastante corta y no demasiado complicada.

No puedes sanar a alguien con amor.

Percibes que alguien está herido. Ves su potencial y crees en esa persona. Sabes que con amor y aceptación florecerá. A veces puede ser verdad, pero tú no quieres ser quien cumpla ese rol.

Mujeres a hombres: si te conviertes en esa persona, desarrollarás un vínculo… pero él no querrá casarse contigo. Apreciará tu cuidado y tu atención, querrá tenerte en su vida, pero no sentirá atracción romántica hacia ti. Un hombre sólo siente una conexión romántica con alguien con quien puede sentirse bien consigo mismo cuando están juntos. Si él te necesita, no puede sentirse bien estando contigo. En cambio, te conviertes en su figura materna y creas con él una dinámica de madre-hijo.

Hombres a mujeres: ella disfrutará de la estabilidad que le brindas, pero si no hace por sí misma el difícil y consistente trabajo de cambiar, puede llegar a prosperar en el drama. El amor y cuidado que le das puede no ser recíproco y tú siempre estarás dependiendo del capricho de su ánimo.

Tendrás mucho más éxito con un par, alguien que sea un compañero con quien puedas crecer juntos, una relación en la que ambos se ayudan y están ahí para el otro.

Para que la relación se convierta en un matrimonio feliz, sano y duradero, es importante sintonizarse con la dinámica que hay entre ustedes y ver si es suficientemente sana para llegar lejos.

Has clic aquí para leer “Evita estos errores comunes en las citas para lograr crear un matrimonio duradero”.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram