Home » Israel » Medio oriente

Culpar a Israel

.
11/09/2013 | por Yvette Alt Miller

¿Te enfrentas a una situación demasiado difícil de encarar? Simplemente culpa a Israel.

Cada vez es más común que, cuando la gente se enfrenta a problemas o situaciones difíciles, sus respuestas se reducen a una simple frase: Israel lo hizo.

El ejemplo más reciente de este popular juego de “culpar a Israel” es lo que dijo el primer ministro de Turquía, Recep Erdogan, quien acusó a Israel de causar las recientes protestas y disturbios en Egipto y de ser el cerebro tras el derrocamiento del entonces presidente de Egipto Mohammed Morsi.

Al enfrentarse ante la incredulidad mediática frente a aquella descabellada acusación, el primer ministro Erdogan explicó cuál era su base para tal acusación: él tenía una prueba fehaciente; un documento que supuestamente “probaba” aquel terrible complot.

Su prueba no resulto ser más que un videocasete del año 2011 en el cual aparece una sesión de preguntas y respuestas con el filósofo judeo-francés Bernhard Henri Levy, en la cual Levy reflexionó que si la Hermandad Musulmana (el partido de Mohammed Morsi) llegaba alguna vez al poder de Egipto, entonces probablemente habría una oposición popular ante ello.

No importaba que la “prueba” de Erdogan en contra de Israel fuera ridícula. Él —el líder de uno de los países más poblados y sofisticados del mundo— logró de todas formas culpar a Israel por eventos que estaban más allá de su control sin que su credibilidad se dañase en el intento.

Pero Erdogan no está jugando solo al juego de “culpar a Israel”.

El periódico más popular de Egipto también realizó recientemente un reportaje sobre un supuesto “complot” de Israel, pero ellos afirmaban que Israel había estado detrás del éxito de la Hermandad Musulmana al poner a Mohammed Morsi en el poder (The Economist 31/8/13).

Pareciera ser que ninguna teoría es demasiado descabellada cuando se trata del estado de Israel.

Y en particular ahora, dada la crisis que hay en Siria, el juego de “culpar a Israel” está en pleno apogeo.

De acuerdo a Ynetnews.com, recientemente los rebeldes de Siria declararon saber quién era el culpable de que el presidente Bashar al-Assad continuase en el poder (lo adivinaste: Israel).

Luego de que las fuerzas sirias utilizaron el 21 de agosto armas químicas sobre más de 1400 rebeldes —incluyendo 426 niños—, los oficiales iraníes entraron también en el juego de “culpar a Israel” y lograron enfriar la situación.

Al culpar al estado judío por la crisis de Siria, Irán declaró que cualquier intervención en Siria implicaría un ataque iraní a —lo adivinaste— Israel.

Esta jugada en particular del juego de “culpar a Israel” les significó a los israelíes tener que hacer largas filas para recibir una máscara de gas y tener que sellar “cuartos seguros” en sus casas como preparación ante un eventual ataque con gas.

Por otro lado, George Galloway —un miembro del parlamento británico— hizo una jugada única en el juego de “culpar a Israel”; argumentó que quien utilizó armas químicas no fue el presidente sirio al-Assad, sino que fue al-Qaeda con la ayuda de —nada más ni nada menos que— Israel. (Nunca explicó sin embargo el sinsentido de su afirmación sobre que Israel habría apoyado a la organización terrorista islámica al-Qaeda).

Pero no es sólo en el último tiempo que se ha culpado a Israel de los eventos que ocurren en el mundo; el juego de “culpar a Israel” tiene una larga y destructiva historia.

En el 2010, un oficial regional egipcio dijo que Israel era el culpable del ataque mortal que había perpetrado un tiburón a una turista alemana en las costas de Egipto. (Aparentemente los israelíes habrían puesto al tiburón en el océano con ese objetivo).

Después del atentado terrorista del 2012 de Burges, Bulgaria, en el cual fueron asesinados seis turistas israelíes (y que luego se descubrió que había sido obra del grupo terrorista Hezbollah, el cual es apoyado por Irán), el embajador de Irán en la ONU acusó a Israel y dijo que esta era la única nación que era capaz de planear y ejecutar un ataque tan horripilante.

En el 2009, un popular periódico sueco escribió que Israel estaba matando gente para obtener sus miembros corporales. Al año siguiente, una miembro liberal-demócrata de la Cámara de los Lores británica, la baronesa Jenny Tongue, acusó a Israel de establecer un hospital de apoyo en Haití —luego del gran terremoto que había ocurrido allí— sólo para robar órganos de los haitianos, y exigió que se realizara una investigación.

Incluso algunos de los eventos más investigados de la historia reciente —los cuales no tienen ninguna conexión con el estado judío— han intentado ser atribuidos a Israel.

Por ejemplo, luego de los ataques del 11 de septiembre del 2001 a las Torres Gemelas, quedó como “conocimiento popular” en grandes sectores de la población estadounidense que Israel era el que había estado realmente tras los ataques. Esta afirmación ha sido repetida por diversos individuos y organizaciones, entre los que se cuentan varios políticos musulmanes, editoriales de periódicos egipcios, iraníes y de otros países del Medio Oriente, poetas estadounidenses, periódicos populistas europeos y políticos del viejo continente.

Luego de la masacre ocurrida el 14 de diciembre del 2012 en la escuela primaria Sandy Hook, el servicio noticioso iraní reportó que no había sido Adam Lanza quien había efectuado realmente la masacre, sino que había sido…. lo adivinaste, Israel.

De acuerdo al periódico The Guardian, el obispo italiano Giacomo Babini culpó en el año 2010 a Israel por los numerosos reportes sobre abuso infantil por parte de los curas católicos.

Y algunas de las telenovelas más populares de la televisión turca y árabe de los últimos años han llevado el juego de “culpar a Israel” un paso más allá, representando a los israelíes como seres crueles y descorazonados, que asesinan bebés y que abusan de los ancianos.

Lo peligroso es que, una vez que se crea una cultura de culpar a Israel por todo tipo de eventos, por muy improbable que parezca, es sumamente fácil que la situación avance un paso más allá y el odio se extienda también al pueblo judío.

¿Qué podemos hacer al respecto? Estamos al comienzo de un nuevo año y Iom Kipur se acerca; es hora de tomar la decisión de transformarnos en personas que luchan por la verdad, y que toman la iniciativa de defender a Israel de las críticas injustas o bizarras.

Habitúate a leer periódicos israelíes en línea, o inscríbete en las listas de e-mail de los servicios noticiosos israelíes.

Cuando ocurren cosas específicas en los medios, fuentes de monitoreo mediático como www.reportehonesto.com son fuentes invaluables de información para combatir el sesgo anti-israelí.

Pero más que todo, debes decidir hacer frente al juego de “culpar a Israel”. Este año, intentemos dejar al descubierto el sinsentido que hay detrás de las atroces acusaciones que se realizan constantemente en contra de Israel.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram