Home » Israel y mundo judío » Holocausto

Descendientes de judíos salvados por un héroe polaco se reúnen por primera vez

.
27/01/2022 | por Yvette Alt Miller

Wladimir Riszko escondió y salvó a 16 judíos durante dos años en medio del Holocausto.

Durante años, Sara Bank Wolf buscó información sobre su familia. “Crecí rodeada de sobrevivientes del Holocausto”, explicó en una entrevista con AishLatino.com, desde su casa en Israel.

Las familias de la madre y del padre de Sara fueron asesinadas durante el Holocausto. Cuando el padre de Sara, Dov Feingold, era un niño pequeño, pasó dos años espantosos en un escondite subterráneo con sus padres, Jaim y Sara, en su ciudad natal Przemysl, en Polonia, evadiendo a los Nazis.

Aunque al crecer en los Estados Unidos Sara escuchó algo de esta trágica historia familiar, había mucho que no sabía. En la adolescencia, ella entrevistó formalmente a sus abuelos sobre sus experiencias en la época de la guerra, pero mucho de lo que ellos sufrieron no fue contado. Jaim, el abuelo de Sara, mencionó que su abuela y su padre fueron salvados por un hombre ucraniano que vivía en Przemysl, quien los escondió junto con otros 13 judíos durante dos años, pero Sara nunca supo el nombre de este valiente salvador.

Jaim Feingold, Salya (Sara) Feingold (Sperling de soltera) y su hijo Dov Feingold

La abuela de Sara falleció antes de que ella naciera y recibió su nombre. Su muerte prematura estuvo relacionada con los dos largos años que pasó escondida bajo la casa de ese misterioso benefactor. Durante esa época, ella desarrolló una infección de garganta que no recibió tratamiento y probablemente se convirtió en fiebre reumática, lo que dañó permanentemente su corazón. Después de que falleciera su abuelo, parecía que Sara nunca podría averiguar el nombre del hombre que había escondido a su familia. Durante el Holocausto, Dov, el padre de Sara, era un niño pequeño y no podía recordar muchos detalles del escondite de su familia, ni de los otros judíos que compartían el lugar.

Recordar el pasado en Londres

Mientras tanto, en Londres, Julie Hart Russel, otra hija de sobrevivientes del Holocausto, también tenía preguntas sobre las experiencias de su familia durante la guerra, incluyendo a su tío Meyer Dornbusch.

“Crecimos como la segunda generación de sobrevivientes del Holocausto. En nuestra familia no se hablaba de este tema”, explicó Julie en una entrevista con AishLatino.com. “El pasado estaba enterrado”. Su madre había sobrevivido el notorio gueto de Cracovia y muchos otros parientes murieron o tenían sus propias horrorosas historias de sobrevivencia. “Yo sabía que mi abuelo tenía nueve hermanos y sabía que algunos murieron en la guerra”, explicó. Gran parte de la historia de su familia no se mencionaba.

Julie tiene afectuosos recuerdos de su tío Meyer, quien vivía en Paris. Meyer Dornbusch (también conocido como Marcel) era “un hombre fuerte y carismático”, recuerda Julie. “Él tenía muy buen sentido del humor”. Cuando era más joven, Julie estudió un año en Paris y recuerda con cariño cuando iba a visitarlo. Aunque lamenta no haberle preguntado cómo sobrevivió la guerra. “Ahora lo sentaría y se lo preguntaría”.

Meyer Dornbusch (con lentes) con su hermano Oscar y su sobrino Phillippe

Julie no lo sabía, pero su tío Meyer era uno de los judíos que estuvieron escondidos en ese refugio subterráneo en Przemysl. Él y su sobrina, Regina Dornbusch, fueron dos de los judíos rescatados por el misterioso hombre polaco.

Investigando los detalles

El 18 de enero del 2021, una llamada telefónica cambió la vida de Sara. Sara estaba tomando un curso para enseñar sobre el Holocausto y su clase por internet terminó a las 10 pm, hora de Israel. Cansada e intentando relajarse, ella llamó a su madre y le hizo preguntas sobre la historia de la familia en la época de la guerra. “Le pregunté qué sabía del período en que mi abuelo estuvo escondido”.

Rememorando el pasado, la madre de Sara recordó un detalle que había escuchado años antes. Le parecía recordar que el hombre polaco que salvó a los judíos se casó con una de las mujeres judías que salvó y se fueron a vivir a Nueva Zelanda. Al escuchar este nuevo detalle de la historia de su familia, Sara repentinamente se llenó de energía, lista para investigar este detalle del pasado.

Sara escribió a un museo del Holocausto en Nueva Zelanda, contando los detalles básicos de su búsqueda: estaba buscando a un hombre gentil que escondió a dieciséis judíos en la ciudad de Przemysl durante el Holocausto y se mudó a Nueva Zelanda. ¿Acaso tenían alguna información? Sara no esperaba descubrir demasiado y muy pronto recibió una corta y cortés respuesta diciendo que no había mucha información y que el museo no podía ayudarla.

Sara no lo supo en ese momento, pero a su e-mail al museo en Nueva Zelanda también lo había visto la Dra. Ann Beaglehole, una famosa escritora neozelandesa nacida en Hungría, quien ha investigado las experiencias de los inmigrantes a Nueva Zelanda. La Dra. Beaglehole vio una copia del e-mail de Sara y reconoció los detalles de la historia. Ella había entrevistado a los hijos de un inmigrante a Nueva Zelanda y creía que el hombre que salvó y protegió a 16 judíos durante el Holocausto podría haber sido su padre.

Aparentemente, la Dra. Beaglehole les reenvió a ellos el e-mail de Sara, porque el día siguiente Sara se despertó en Israel con un nuevo mensaje en su buzón de entrada. “¡Estoy llorando!” declaraba el breve mensaje. Al principio Sara estaba desconcertada, pero después que intercambiar más mensajes entendió que había encontrado a los hijos del hombre que salvó la vida de su padre.

George Riszko, el hijo de este valiente héroe, le había escrito llorando mientras tipeaba. Él conocía la historia del heroísmo de su padre. Parecía increíble que después de tantos años él y la hija de uno de los judíos que escondió su padre finalmente pudieron ponerse en contacto.

En honor a Wladimir Riszko

El nombre del padre de George era Wladimir Riszko. Si lo hubieran atrapado escondiendo judíos, lo hubiesen matado.

Después de la Segunda Guerra Mundial, Wladimir se casó con Rennie, una de las mujeres judías que él había salvado. Se fueron a vivir a Nueva Zelanda, donde Wladimir trabajó como estibador. Su hija, Eva Woodbury vive en Wellington y muy pronto ella y Sara se conectaron por teléfono. Eva recuerda que en ese momento lloró. “Sentí alivio de que mi padre finalmente fuera honrado”.

Eva explicó que su madre, Rennie Riszko, estuvo “sumamente traumatizada” gran parte de su vida, particularmente después de que Wladimir falleciera en 1978. Rennie falleció en el 2011. Mientras sus padres estaban vivos, le contaron a Eva sobre los otros 15 judíos que su padre había salvado. De hecho, Eva le dijo a Sara que tenía una lista de los dieciséis judíos que su padre había escondido.

De inmediato Sara comenzó a investigar los nombres que Eva compartió con ella. Algunos incluían apellidos; otros eran sólo nombres que hasta el momento Sara no logró rastrear. Utilizando sitios genealógicos de internet y con la ayuda de un primo que está interesado en la genealogía, Sara logró identificar a varias de las personas que se escondieron junto con su padre y sus abuelos. “Éramos como una agencia de detectives”.

Entonces escribió un post en Facebook pidiendo que si alguien conocía a esas personas los ayudara reenviando su mensaje:

“Milagrosamente acabamos de descubrir el nombre del "justo de las naciones", Wladimir Riszko, quien salvó las vidas de mi padre y de sus padres, Jaim Feingold, Salya (Sara) Feingold (Sperling de soltera) y mi padre Dov. En total él escondió a 16 judíos durante 2 años, incluyendo a Rivka Schildkraut”, escribió Sara el 24 de enero del 2021.

“Meyer Dornbusch y su sobrina Regina, alguien que usaba el nombre Juper/Chuper y los siguientes individuos de quienes no tenemos apellido: Sam, Max, su hermana, su esposo, hija y cuñado. Frania, la novia de Sam, su hermana Ruzia y el sobrino de Sam, Juzek. Por favor contáctenme”.

Al cabo de unos pocos días, varios descendientes de algunos de esos judíos finalmente pudieron hablar entre ellos por Zoom desde lugares tan alejados como Londres, Paris, Israel y Chicago.

Una llamada telefónica trascendental

“Nuestra primera llamada por Zoom fue en el día de conmemoración de las víctimas del Holocausto”, recuerda Emma Russell, la hija de Julie, en Londres. La ocasión fue trascendental. “Mi corazón latió con fuerza”, recuerda Sara.

Pronto después, Sara identificó un descendiente de la hija de Regina Dornbusch que vivía en Chicago. Sara llamó a la hija de Regina: “Encontré a tus primos”, algunos de los cuales también habían sido salvados por Wladimir Riszko. Ellos tuvieron una emotiva conversación, seguida de otra llamada por Zoom, aunque para entonces ya era más de la medianoche en Israel. “Mi mamá estaba en el supermercado”, recuerda Sara; “ella dejó su carrito para unirse a la llamada. Tuvimos una reunión increíble durante casi dos horas”.

En contacto con Yad Vashem

Ahora que saben las historias de sus familias, algunos de los descendientes de los judíos que escondió Wladimir Riszko se pusieron en contacto con Yad Vashem para pedirles que investiguen el tema y lo declaren un "Justo de las Naciones".

Julie Hart Russell señala que su hija Emma tomó un rol activo en esto. Después del emotivo entusiasmo de las primeras semanas, Emma tuvo una nueva meta: “El objetivo es que lo agreguen a la lista de Justo de las naciones”.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram