Home » Actualidad » Sociedad

Después del ataque del 4 de julio en Chicago

.
06/07/2022 | por Yvette Alt Miller

Después del espantoso tiroteo, un grupo de voluntarias rápidamente entró en acción.

El estremecedor mensaje apareció en mi cuenta de Facebook justo a las 10 de la mañana del 4 de julio: "Mi esposo acaba de pasar con el auto cerca de la zona del desfile en Highland Park y dice que alguien comenzó a disparar hacia la multitud con un arma semiautomática…"

Un hombre armado mató a seis personas e hirió a 31, disparando desde un tejado a la multitud que disfrutaba del desfile del 4 de julio, celebrando la independencia de los Estados Unidos, en el tranquilo suburbio de Highland Park en Chicago.

El grupo de Facebook pertenece a las madres que viven en los suburbios del norte de Chicago. Por lo general propone sugerencias de actividades que se pueden hacer con los niños después de la escuela, no información a tiempo real sobre tragedias actuales. En Highland Park viven muchas familias judías. Es un bello suburbio con un centro comercial vibrante, repleto de comercios y boutiques de primer nivel. Parecía inconcebible que allí tuviera lugar un ataque masivo.

Cuando ocurre una tragedia, inspiras profundo y observas quién más necesita tu ayuda.

A medida que el horror se daba a conocer, las madres locales salieron a ayudar en forma grande y pequeña. "Cuando ocurre una tragedia, inspiras profundo y observas quién más necesita tu ayuda", dijo Amy Slutzky, una consejera clínica profesional que ayudó a organizar a los profesionales de salud mental para ayudar a las personas traumatizadas a causa del tiroteo. "Esto es lo que hacemos como judíos".

Terrorismo en una comunidad pacífica

Las víctimas abarcan personas entre los 8 y los 85 años. Durante horas, la policía cerró el centro de Highland Park y les pidió a los residentes que permanecieran dentro de sus casas mientras buscaban al perpetrador. (Horas más tarde, arrestaron a un sospechoso).

Al revisar mi teléfono, encontré muchas actualizaciones y ofertas de ayuda y servicios de parte de las madres locales.

"Este niño se separó de su familia y está a salvo", decía la publicación de una madre en el grupo de Facebook. "Por favor, ¡envíen un mensaje o llamen si lo conocen!". Una mujer que estaba en el desfile encontró a un niño pequeño que estaba solo en medio de la multitud durante el tiroteo, cubierto de sangre. Ella lo levantó en sus brazos y huyó con él a un lugar seguro. Luego acudió a los grupos de madres locales para pedir ayuda para buscar a su familia.

La publicación fue ampliamente compartida, y después de lo que pareció una espera interminable encontraron a su familia y el pequeño finalmente pudo reunirse con sus padres.

Atención ante el trauma

"Yo fui a dos salas de emergencias", contó a Aihlatino.com Rajel Locker, una enfermera que vive cerca del lugar el tiroteo. Ella entendió que sus habilidades como enfermera podían ser útiles y viajó a los hospitales cercanos para ofrecerse como voluntaria. Apenas oyó del tiroteo, entró en acción. "No podía quedarme sentada y ver lo que pasaba. Cuando ocurre una tragedia, tienes que hacer algo".

Había sangre y caos, la gente trataba de correr, de llevarse a sus hijos y esconderse… Fue aterrador.

Ella sintió el ataque como algo personal. "Mi comunidad participa de este desfile. Todos estaban corriendo buscando refugio. Gritaban y lloraban. Había sangre y caos, la gente trataba de correr, de llevarse a sus hijos y esconderse… Fue aterrador, Conozco una niña que recibió un disparo en el pie".

Locker tiene un consejo para otras personas que deseen encontrar la manera de ayudar: "Cualquier cosa que puedas ofrecer, hazlo saber. Puede parecer algo pequeño, pero en realidad puede ser mucho más importante que lo que tú piensas… Todos tienen habilidades que pueden ofrecer, grandes o pequeñas".

Ofrecer atención médica

La Dra. Lisa Levick estaba yendo hacia el desfile con su familia cuando oyó la noticia de que hubo un tiroteo. Como podiatra, ella anunció por Facebook que su oficina estaría abierta al día siguiente para tratar a cualquiera que tuviera un problema médico, con o sin cita, y sin importar qué seguro médico tuvieran, para aliviar el trabajo en los hospitales locales.

Ella abrió por primera vez su clínica al público general durante la pandemia de Covid, cuando muchos médicos cerraron sus consultorios. Tras el terrible tiroteo hacen falta muchos donantes de sangre, especialmente de aquellos que tienen los grupos sanguíneos menos comunes. "Todos podemos encontrar formas creativas de ayudar. Revisa qué ocurre con tus vecinos, uno nunca sabe qué pueden llegar a necesitar".

Recaudar $2.000 en 5 minutos

Limore Zilberman estaba sentada en su casa, no lejos del sitio del tiroteo, y se preguntó cómo podía llegar a ayudar. Mientras cientos de oficiales de policía se reunían en Highland Park buscando al atacante y una tormenta amenazaba la zona, ella publicó en un grupo de madres por Facebook proponiendo comprar sándwiches, ponchos a prueba de agua y café para los oficiales que estaban en el perímetro de la zona del sitio. "¿Alguien quiere ayudarme?", preguntó.

Su publicación de inmediato se volvió viral y recaudó $2.000 en cinco minutos. Como las donaciones seguían llegando, Limore anunció que compraría y repartiría más provisiones también al día siguiente. "Todos podemos donar tiempo y dinero… También es muy importante rezar por las familias involucradas, lo cual también es un acto de bondad", señaló.

Salud mental

Amy Slutzky publicó: "Les pido a mis amigos que son terapeutas que se unan a mí para estar a dispuestos a brindar de inmediato ayuda gratuita para enfrentar la crisis dentro de nuestra comunidad". Ella se pasó la mañana del tiroteo llamando a sus clientes, muchos de los cuales viven en Highland Park, para ver cómo estaban. "Pensé que yo hacía eso por mi gente, pero probablemente había otras personas a quienes yo no llegaba y que también precisaban ayuda de salud mental durante la crisis. Entonces publiqué esa nota". Ella planea ofrecer consultas sin cargo apenas puedan abrirse las oficinas el 5 de julio.

Audrey Grunst, otra psicóloga local, también se ofreció a organizar un servicio de intervención ante la crisis. Un día más tarde, más de cien terapeutas se habían puesto en contacto con ella ofreciéndose como voluntarios para ayudar a las personas traumatizadas por el tiroteo. "Podría haber sido yo", explicó Audrey a Aishlatino.com, y señaló que ella se identifica con las personas del desfile. "Me sentí obligada a ayudar".

Durante los próximos días y semanas, las madres de Highland Park y las áreas aledañas continuarán descubriendo formas creativas de ayudar y apoyar a los demás. "Ofrecerse como voluntario te permite poner tu sello en el plato del lado correcto", señaló Amy Slutzky.

"Hay muchas cosas que asustan y uno quisiera quedarse en casa", señaló Slutzky. "Ofrecerte como voluntario te da fuerza y agrega más pesas del otro lado de la balanza".

En un día de tanta oscuridad, ella y sus vecinas crearon innumerables focos de luz.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram