Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

Diversidad unificada

.

Bamidbar (Números 1:1-4:20 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

Muzafer Sherif era un psicólogo que nació en Turquía, se fue a los Estados Unidos para realizar un posgrado y regresó a Turquía en la década de 1930 para enseñar en la Universidad de Ankara. Allí fue encarcelado y opuesto en confinamiento solitario por criticar al partido nazi y al gobierno turco. Posteriormente represó a los Estados Unidos y se convirtió en uno de los pioneros de la psicología social.

Él es conocido por uno de los experimentos más famosos relacionado a los conflictos y conciliación entre grupos. Sherif reunió 22 niños en el Parque Estatal la Cueva de los Ladrones, en Oklahoma y los dividió en dos grupos: las águilas y las serpientes cascabel. En un primer momento, los dos grupos no interactuaron y naturalmente cada uno construyó su propia cohesión grupal. En la segunda etapa del experimento, los dos grupos fueron colocados en situaciones en las que tenían que competir por diversas recompensas y recursos. En consecuencia, se incrementó la hostilidad entre los grupos, generando odio y creando conflictos.

Finalmente, los grupos interactuaron sin competir, pero sólo eso no logró disminuir el conflicto. Las tensiones disminuyeron y la cohesión intergrupal se creó sólo después de que los dos grupos trabajaran juntos con un objetivo mutuo que requería que cooperaran (lo que se denomina un objetivo superior).

El comienzo de la porción de la Torá de esta semana delinea los detalles de un censo que Dios le ordenó hacer a Moshé de los hombres judíos de más de veinte años. Los números presentados son divididos de acuerdo a las diversas tribus y también se describe la formación específica que las tribus tuvieron en el desierto. El primer versículo comunica la fecha exacta en que Dios habló con Moshé: el primer día del segundo mes del segundo año después de haber salido de Egipto. Rav Iaakov Kamenetzky pregunta por qué esperaron hasta el segundo año para hacer el censo y crear la formación de acuerdo con las tribus. ¿No hubiera tenido más sentido hacerlo en el primer año?

Rav Kamenetzky explica que existe un peligro inherente en la división de tribus que se presenta en la porción de la Torá de esta semana. La separación en grupos, y que cada uno marche con otra bandera, crea una mentalidad de "nosotros contra ellos". Cuando las personas forman grupos detrás de sus propias banderas, favorecen a su propio grupo y son hostiles con los otros grupos. Una forma de superar esta tendencia humana natural es crear un objetivo superior unificador. En nuestro caso, esa es la función de la Torá. Sólo con la Torá en el centro podemos tratar de crear una dinámica grupal sana y cooperativa. Sólo con el Mishkán, el Tabernáculo, en el centro de su formación, las tribus podían marchar con sus propios grupos.

Por eso Dios esperó hasta el segundo año, después de la entrega de la Torá y de que el Mishkán se convirtiera en el epicentro. Sólo entonces quedó mitigado el peligro de tener diferentes tribus.

Esta tensión entre el grupo interno y los grupos externos también fue resaltada por Rabí Shimshon Rafael Hirsch. Al introducir el censo (Números 1:1-2), Dios le dijo a Moshé que cuente las cabezas de toda la congregación de Israel (adat Bnei Israel) de acuerdo con sus familias (lemishpajotam) y la casa de sus padres (lebeit avotam). Rabí Hirsch considera que adat Bnei Israel representa a todo el pueblo unificado en el desierto. Sin embargo, hay un segundo aspecto, enfocado en las familias y las casas de sus padres. Esta segunda parte representa las diferencias individuales entre las familias y las tribus. Esta diversidad y singularidad es importante, pero puede ser peligrosa si no se expresa dentro del contexto de un todo unificado.

Al prepararnos para Shavuot, esperemos tener el mérito de encontrar nuestra voz singular y nuestra contribución al pueblo judío, sin permitir que esas diferencias creen divisiones. Esto puede lograrse cuando estamos enfocados en servir a Dios, y no a nosotros mismos ni a nuestro grupo. Entonces podemos mantenernos unidos en mente y corazón al aceptar la Torá.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram