Home » Parashá » Avanzado » Kol Yaakov

El amor de Dios

.

Itró (Éxodo 18-20 )

por Rav Baruj Leff

Ideas de la parashá inspiradas en las enseñanzas de Rav Yaakov Weinberg zt''l.

¿Alguna vez sentiste que te faltaba inspiración en tu judaísmo? ¿Te preguntaste alguna vez si hay algún arma especial que pueda usarse en contra de la desesperación y la falta de esperanza en el crecimiento espiritual? ¿Hay en la Torá alguna sección con “palabras de ánimo” que pueda ayudarnos a seguir adelante?

Aparentemente ese segmento existe y ocupa sólo dos versículos y medio de la parashá de esta semana.

La Revelación en el Sinaí está a punto de ocurrir. El evento más importante de la historia mundial: Dios va a comunicar Sus leyes y directivas a la humanidad. Antes de hablarles a los judíos en Sinaí, Dios le dice a Moshé que haga unos comentarios introductorios, en Su nombre.

Así dirás a la Casa de Iaakov y expondrás a los Hijos de Israel: "Ustedes vieron lo que Yo hice a Egipto y que Yo los llevé sobre alas de águilas y los traje hasta Mí. Y ahora, si escuchan diligentemente Mi voz y mantienen Mi pacto, serán para Mí un tesoro de entre todas las naciones, pues Mía es toda la tierra. Pero ustedes serán para Mí un reino de sacerdotes, un pueblo sagrado". Estas son las palabras que hablarás a los Hijos de Israel (Éxodo 19:3-7).

Rashi comenta la frase “Estas son las palabras”: Ni más, ni menos.

Este comentario genera la siguiente pregunta: ¿Por qué Dios sospecha que Moshé cambiará o distorsionará Sus palabras? Dios atestigua que Moshé fue la persona más fiel que existió (ver Bamidbar 12:7); quizás por eso lo eligió para ser Su mensajero y transmitir Su Torá. Por lo tanto, sabemos claramente que Moshe nunca agregó ni extrajo nada de la forma en que Dios le instruyó decir algo. ¿Qué significa, entonces, el comentario de Rashi, “ni más, ni menos”?

La explicación es la siguiente. De aquí aprendemos el método que usó Moshé para relatar las palabras de Dios. Primero, Moshé decía: "Estas son las palabras exactas de Dios". Luego, después de terminar de decir las palabras de Dios, sin agregar ni sustraer ninguna de ellas, Moshé comenzaba a explicar y a exhortar, a reprender y a urgir. Separaba ciertos conceptos de las palabras de Dios, individualmente, y usaba sus propias palabras para clarificar o motivar.

En ocasiones, Moshé sintió la necesidad de mencionar y discutir un concepto que no había sido mencionado directa o específicamente en las palabras de Dios. Por eso Dios le dijo a Moshé que, en este caso, en las palabras introductorias de motivación para que el pueblo judío aceptara la Torá, no debería haber “ni más, ni menos”. Las ideas que Dios menciona aquí son los únicos conceptos necesarios para que los judíos se comprometan con la Torá y el pacto de Dios. Dios no quiso que Moshé agregara ninguna otra razón ni motivación para aceptar la Torá. Las ideas en estos dos versículos y medio son todo lo que hace falta.

Por lo tanto, si queremos saber cómo podemos crecer en nuestra aceptación y compromiso personal con la Torá y conquistar la desilusión y el desaliento, debemos prestar atención a estos versículos y descubrir nuevas ideas para motivarnos. Dios le informó a Moshé que lo único que hace falta para ser inspirado a aceptar la Torá se encuentra en estos versículos; nada más, nada menos. No deberíamos pensar que hacen falta discursos largos y complejos, tampoco acciones. Si leemos y estudiamos estos versículos con seriedad, tendremos todo lo necesario para comenzar a crecer espiritualmente y a acercarnos a Dios.

¿Qué es lo que destacan estos versículos?

Si tuvieras cinco minutos para hablarle a una audiencia sobre Dios y religión, y esos cinco minutos fueran la única oportunidad que esa audiencia tendrá para oír sobre Dios en toda la vida, ¿cuál sería el tema más importante a tratar? Probablemente que Dios ama y cuida a cada uno. Al escuchar esas palabras, las personas comenzarían a descubrir el amor y el interés de Dios, y a desear relacionarse con Él. Si escucho que alguien me ama, generalmente trato de descubrir quién es y, en la mayoría de los casos, trato de responderle también con amor. En el caso de Dios, mi búsqueda para descubrir Su amor por mí me llevará a percibir el amor a través de Sus Instrucciones para la Vida, que es la Torá.

En esos versículos, Dios nos dice: "Vieron lo que le hice a Egipto. Saben por qué los castigué y los destruí. No fue por Mi ira ante sus malvados pecados e inmoralidad. Merecían esos castigos mucho antes de conocer a la nación judía. Yo estaba esperando, pensando que quizás se arrepentirían. Pero apenas empezaron a dificultarles la vida, comencé a golpearlos. La única razón es porque los amo. Estuve dispuesto a protegerlos incluso en la forma que un águila defiende a sus crías (basado en Rashi). Dios continúa diciendo: "Si respetan mi Torá, serán Mi tesoro. Sólo quiero lo mejor para ustedes, y quiero que sean Mi nación sagrada y un reino de importantes ministros".

Por supuesto que en este versículo hay muchos detalles y temas, pero, en general, son todos mensajes del amor de Dios por nosotros y de qué debemos hacer para mantenerlo. Ese es el elemento clave para inspirar a una nación a aceptar la Torá en el Monte Sinaí, y el primer impulso necesario para motivar a los individuos a comprometerse o volver a comprometerse al crecimiento espiritual mediante la Torá de Dios.

Entonces, si estás deprimido y cansado de tratar de crecer espiritualmente, recuerda: Dios te ama. Le importa todo lo que ocurre en tu vida y espera con ansias tu relación con Él. 





LO MÁS VISTO EN AISHLATINO.COM.

1 2 3 964
linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram