Home » Espiritualidad » Filosofía judía

El complejo y heroico acto de perdonar

.
07/11/2022 | por Rav Adam Jacobs

Una exploración de los procesos del perdón, a través del prisma de la música y la sabiduría judía.

El perdón es algo complicado. Algunas personas se destacan en esto, pero para la mayoría es una lucha. ¿Cuántas veces te ha ocurrido que simplemente no tienes el coraje de admitir un mal acto (a pesar de saber que estuviste equivocado)? ¿Cuán a menudo nos negamos a perdonar, incluso ante un sincero intento de reconciliación?

¿Cuál es el extraño mecanismo que funciona en nuestro corazón y nos incita a hacer lo que claramente es perjudicial para nuestro bienestar? ¿Y qué podemos hacer al respecto?

Dado que el arte imita la vida, el mundo de la música ha hecho mucho explorando este tema y tiene muchas lecciones importantes que puede brindarnos. Hay una antigua enseñanza judía que dice: "La envidia, la lujuria y el honor sacan a la persona del mundo" (Pirkei Avot 4:28). Esto significa que aquellos que se ven atrapados por estos estados emocionales especialmente potentes, pierden su conexión con la realidad normativa y llegan a ver el mundo a través de un prisma contaminado. Ahí es cuando se toman malas decisiones, se dicen palabras desagradables y se cometen daños potencialmente irreparables.

En general, las personas que tienen sentimientos positivos sobre sus vidas, no sienten el deseo de lastimar a otros. Sólo cuando surgen dudas respecto a si quienes nos rodean realmente se preocupan por nosotros, cuando aparecen las inseguridades respecto a quiénes somos y comienza a corroernos la duda respecto a qué tan "bien" lo estamos haciendo, entonces comenzamos a desviarnos del camino. ¿Cuál es el curso de acción correcto post facto? Admitir y disculparse, dos de las cosas más difíciles (pero admirables) que debemos hacer.

John Lennon reconoció valientemente el dolor que le causó a su esposa Yoko en el momento estresante en que los Beatles se estaban separando:

Me sentía inseguro

Quizás ya no me amabas

Temblaba por dentro

Temblaba por dentro.

No quise lastimarte

Lamento haberte hecho llorar

Oh no, no quise lastimarte

Sólo soy un hombre celoso.

Además de admitir nuestros errores y pedir disculpas por ellos, una parte fundamental del proceso de limpieza es asumir la responsabilidad por lo que se ha hecho y comprometerse a poner fin al comportamiento ofensivo. También debemos tratar de corregir cualquier daño que hayamos provocado, ya sea a otros o incluso a nosotros mismos.

A menudo, el dolor ácido que nos infligimos internamente es mucho peor que cualquier cosa que un enemigo externo pudiera siquiera llegar a concebir. Es un hecho oscuramente fascinante que ninguna otra criatura se ataca a sí misma. Pero, afortunadamente, podemos corregir el daño.

La canción "World Leader Pretend" fue escrita por el cantante Michael Stipe de REM en tributo a Leonard Cohen, y emplea términos militares para describir esta batalla interna y la crítica necesidad de lograr el control y triunfar sobre nuestra parte más oscura.

Me siento en mi mesa y lucho una guerra contra mí mismo

Parece que todo, todo es en vano

Conozco las barricadas y sé que el mortero en la pared se rompe

Reconozco las armas, las usé a todas.

Este es mi error, déjame hacerlo bien

Yo levanté la pared y seré yo quien la derribe.

¿Acaso hay una línea que una vez que se cruza hace que el perdón sea imposible? ¿Qué ocurre en un caso de abuso infantil? Muchos adultos que sobrevivieron a este horrible flagelo luchan con una increíble confusión: quieren seguir adelante, pero no encuentran en su interior el espacio para perdonar a la persona de quien más necesitaban recibir amor y protección.

Este es el tema de "Oh Father", que yo considero que es la mejor canción y la más conmovedora de Madonna. Fue escrita poco después de la muerte de su madre y cuando la presentó, fue acompañada por un desgarrador video que mostraba a una pequeña Madonna y a su padre muy enojado.

Es gracioso la manera

en que puedes acostumbrarte a las lágrimas y el dolor

Lo que un niño va a creer

Nunca me amaste

Ya no puedes lastimarme

Me escapé de ti

Nunca pensé que lo haría

No me puedes hacer llorar

Una vez tuviste el poder

Nunca me sentí tan bien conmigo misma

Ahí no hay mucho perdón. ¿Debería haberlo? Una vez agraviados, ¿cuántos realmente perdonamos con todo el corazón? Eso requiere enorme fuerza de carácter y valentía. Sí, puede haber una catarsis increíble cuando alguien que ha llevado un peso durante tanto tiempo finalmente lo baja. Pero para muchos, lo mejor que pueden hacer es tratar de sentir lástima por el que los lastimó en vez de enojarse, y sinceramente, en sí mismo eso es un gran logro. Madonna parece haber llegado a esto en el puente de la canción:

Quizás algún día

Cuando mire hacia atrás, seré capaz de decir

Que no tuviste la intención de ser cruel

Alguien también te lastimó a ti.

Como la cita previa de Khaled Hosseini, aquí no hay "fanfarria de epifanía". Hay una evaluación sobria y honesta de lo que es posible dada la historia de las personas involucradas y el alcance del dolor que se infligió. ¿Deberíamos sentirnos mal por no estar equipados en nuestro estado actual para perdonar a ciertas personas? No me parece. ¿Es algo a lo que debemos aspirar? Absolutamente. Mientras tanto, cualquier paso que pueda darse en esa dirección debe considerarse una victoria. A veces, en un primer momento esos pasos tienen que ser hacia atrás para luego poder avanzar.

Brandi Carlile reconoció este fenómeno en su canción "Harder to Forgive", cuando dijo:

Si, en mi vida he perdido un poco de tiempo

He  sufrido por la paz dentro de mi mente

Y algunas cosas es mejor dejarlas sin decir

Mientras que algunas cosas funcionan diferente cuando están en tu cabeza

Y ella concluye el coro diciendo:

A veces hago de cuenta que nunca nos conocimos

Porque es más difícil perdonar que olvidar

Sí. Pero aunque es difícil, también es bueno, incluso si por ahora es sólo una aspiración. Yo valoro la honestidad de Brandi pero pienso que ella alude a sus sentimientos más profundos sobre el perdón en el título de su álbum: "Por cierto, te perdono".


Crédito de la foto: Danie Franco, Unsplash.com



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram