Home » Judaismo » Preguntas clásicas » Judaísmo

¿El judaísmo se transmite a través del padre o la madre?

.
07/12/2022 | por Rabino de Aish

El hecho de que la identidad judía se transmita a través de la madre ha sido aceptado por los judíos durante más de 3.300 años.

Asisto a un programa de preparación para hacer Bar y Bat Mitzvá en nuestra sinagoga, donde la mayoría de los niños tiene al menos un padre judío. Hubo una pequeña discusión sobre quién es realmente “judío”, si el que tiene padre judío o el que tiene madre judía. Yo no sabía muy bien qué decir. ¿Cómo funciona esto? ¿El judaísmo se transmite a través del padre o la madre?

El Rabino de Aish responde:

El judaísmo se transmite a través de la madre. Si la madre es judía, el niño es 100% judío. Si sólo el padre es judío (pero no la madre), entonces el niño es 100% no judío.

El hecho de que la identidad judía se transmita a través de la madre ha sido aceptado por los judíos durante más de 3.300 años. El Talmud (Kidushin 68b) explica que esta ley queda en evidencia a partir de los versículos registrados en Deuteronomio 7:3-4.

Los intentos modernos para modificar esta ley han causado una peligrosa confusión dentro del pueblo judío.

No obstante, el padre es el que transmite el linaje en lo que respecta a la tribu a la que pertenece el hijo o hija. Esto determina si el niño o la niña es Cohén, Leví o Israel. (Ver Números 1:20-46, donde se categoriza al pueblo judío explícitamente en base a "la casa del padre").

En el caso de que la madre no sea judía, la tribu a la que pertenece el padre no tendrá mayor relevancia puesto que su descendencia no será halájicamente judía (de acuerdo a la ley judía).

Debemos señalar que el hecho de que el apellido de la persona sea "Cohén" no implica que tenga el estatus halájico de Cohén. Para ser considerado Cohén, es necesario tener una tradición ininterrumpida, así como otros factores que son demasiado detallados como para mencionarlos aquí. De todas maneras, muchas personas con el apellido Cohén sí tienen efectivamente el estatus de Cohén.

A partir del hecho de que la religión del niño o niña se transmita a través de la madre y la afiliación tribal a través del padre, vemos que ambos padres deben tener un rol activo con sus hijos.

A la madre se le confía la increíble tarea de imbuir en el niño la fe en Dios, la observancia de las mitzvot y el orgullo judío (metafóricamente, vemos que la madre le da al bebé el alimento y el amor que hacen florecer su potencial interior), y esto contrasta con las cualidades exteriores, representadas por la afiliación tribal, que son obligación en este caso del padre.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram