Home » Actualidad » Artes

El regreso triunfal de Brendan Fraser y el director judío que creyó en él

.
22/01/2023 | por Yaacov Abraham Lipszyc

Darren Aronofsky logró sacar a Fraser de la oscuridad y orquestar su regreso en un papel que está obteniendo excelentes críticas.

El salón del hotel Fairmont Century Plaza en Los Ángeles era un mar de lágrimas. Brendan Fraser había ganado como mejor actor por The Whale en los Critic's Choice Awards y el sentimiento general era: “¡Sí! ¡La vida puede darnos una segunda oportunidad!”. En ese momento, en el pináculo de una carrera que renacía de las cenizas como un ave fénix, Fraser dedicó su premio a su director, Darren Aronofsky, un niño judío de Brooklyn que fue el único que creyó en él.

Fraser dijo entre lágrimas: "Estaba perdido en el desierto y probablemente debería haber dejado un rastro de migas de pan. Pero tú me encontraste y, como todos los mejores directores, me mostraste a dónde tenía que ir para llegar a donde necesitaba estar".

Brendan Fraser fue una estrella de Hollywood en los años 90 y principios de los 2000, con éxitos como La Momia y George of the Jungle, pero luego desapareció del radar. Su carrera se fue en picada a mediados de la década de 2000. El actor sufrió varias lesiones físicas que complicaron su trabajo, además, atravesó un divorcio difícil y se sintió marginado tras acusar al entonces director de la Asociación de la Prensa Extranjera de Hollywood de agresión sexual.

Darren Aronofsky logró sacarlo de la oscuridad y orquestar su regreso en un papel que está obteniendo excelentes críticas.

La película está basada en una obra de teatro sobre un maestro con problemas de obesidad que busca reconectarse con su hija. Aronofsky esperó diez años para hacer la película. "La razón por la que tardé diez años en realizarla es porque no sabía cómo elegir el elenco", dijo Aronofsky en una entrevista, "y luego me topé con un tráiler de una película brasileña de bajo presupuesto en la cual Brendan tenía un pequeño papel y él es increíble... se encendió una bombilla en mi cabeza".

Se necesita un alma sensible para ver la grandeza oculta.

Darren Aronofsky y Brendan Fraser

Darren fue criado por sus padres Abraham y Charlotte en un hogar judío donde, según sus propias palabras, se identificaban con sus raíces “celebrando las fiestas, sabiendo de dónde veníamos, conociendo nuestra historia y teniendo respeto por lo que atravesó nuestro pueblo".

Y Brendan Fraser no es el único actor al que Aronofsky le dio una segunda oportunidad. En 2007 Aronofsky ya había dirigido tres películas que alcanzaron el estatus de "culto": Pi, Réquiem por un sueño y La fuente. Pero aún le faltaba un gran éxito para ingresar al equipo de directores top de Hollywood.

Aronofsky usó su sensibilidad para encontrar un diamante donde nadie más pudo verlo. Durante años, el director estuvo trabajando en una película sobre un luchador profesional que intentaba recuperar su antigua gloria. En un giro sorprendente, Aronofsky eligió a Mickey Rourke para interpretar el papel principal en su película El luchador. La estrella de Hollywood de los años 80 era similar al protagonista de la película, una figura descolorida cuya carrera estaba casi extinguida.

Mickey Rourke en El luchador

Aronofsky creía en el potencial de Rourke, luchó por él para que obtuviera el papel e incluso tuvo que presionarlo para que se levantara de la cama todos los días. Su apuesta valió la pena: la película fue un éxito de taquilla y de la crítica especializada, Rourke recibió una nominación al Oscar como Mejor Actor y se llevó a casa numerosos premios. Variety elogió la actuación de Rourke como "una de las grandes e icónicas actuaciones de la gran pantalla".

Nuestras fuentes judías proclaman: “Querido es el hombre, porque fue creado a imagen de Dios” (Ética de los padres, 3:13). Cada persona tiene un valor intrínseco y una grandeza única, pero a veces estas cualidades se ven oscurecidas por problemas externos y la falta de conciencia de sus fortalezas internas. Es muy fácil concentrarse en las superficialidades y no ver la grandeza latente de otro esperando brillar.

Mira más profundo; la grandeza está ahí. Y para descubrirla, a veces todo lo que una persona necesita es que alguien vea su potencial y crea en ella.

Darren Aronofsky sabía que estos dos actores tenían mucho más para dar.

Esta semana, se espera que Brendan Fraser reciba también una nominación al Premio de la Academia como Mejor Actor. Y sin importar que gane o pierda, su regreso triunfal es una victoria personal que ya ha inspirado a muchos.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram