Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

Emociones negativas sanas e insalubres

.

Bereshit (Génesis 1:1-6:8 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

Cómo asegurar que las emociones negativas nos lleven a mejorar y no a desalentarnos.

Muchos tratamos de evitar lo máximo posible las emociones negativas. No queremos sentirnos tristes, nerviosos ni frustrados, así que ignoramos estas emociones, nos escapamos o las reprimimos. Sin embargo, las emociones negativas muchas veces son funcionales. Ellas nos proveen información importante respecto a cómo podemos relacionarnos con nosotros mismos, con los demás y con nuestro medio. Si las entendemos y las utilizamos de la forma apropiada, las emociones negativas pueden ayudarnos a volvernos personas más exitosas y significativas. Sin embargo, cuando no son sanas, las emociones negativas pueden alejarnos de nuestros objetivos. La depresión, la ansiedad y el enojo pueden ser demasiado angustiantes e impedir nuestra creatividad y nuestro crecimiento. Navegar la línea divisoria entre las emociones sanas e insalubres es esencial; sin embargo, a menudo es muy difícil lograrlo.

Cuando Dios no prestó atención a la ofrenda de Caín, la Torá nos dice que él estaba "muy angustiado" y que "su rostro decayó". Queda claro que aquí se están describiendo dos factores psicológicos, pero no queda claro qué significa cada uno. El Sforno interpreta que "angustiado" se refiere a la envidia porque la ofrenda de su hermano había sido aceptada, y que "su rostro decayó" alude a sentir vergüenza por haber sido rechazado. Otros comentaristas sugieren que la primera expresión se refiere al enojo y la segunda a la depresión.

Rav Ierujam Levovitz (Daat Torá, págs. 26-27) deja de lado el tema de cuáles son las emociones que experimentó y en cambio se dedica a distinguir entre la funcionalidad de las dos emociones. Después de fracasar, es natural y sano sentir una emoción negativa, ya sea tristeza, frustración o remordimiento. Esta emoción negativa funcional, representada en el versículo por el hecho de que Caín estaba angustiado, puede motivarnos a mejorar nuestro comportamiento en el futuro. Sin embargo, la experiencia emocional de Caín no terminó en la angustia, sino que se transformó en una emoción no sana de "su rostro decayó". Rav Levovitz argumenta que este es el camino de la Inclinación al Mal. Ella no sólo desea hacernos caer, sino que quiere que nos quedemos abajo. En vez de que la emoción negativa lleve a mejorar, lleva al desaliento.

De hecho, cuando Dios le habló a Caín a continuación, Él le informó que si elegía mejorar sus caminos, entonces todo sería perdonado. Pero si no lo hacía, entonces el pecado acechaba en la puerta, listo para volver a atacar. El Rambán afirma que aquí se le presentó a Caín el concepto del arrepentimiento. El Sforno agrega que Dios le está diciendo a Caín que no tiene sentido quedarse todo el tiempo pensando en el pasado. El punto es corregir nuestro comportamiento para el futuro. Nuestra respuesta emocional al pecado debe ser funcional. Debe alejarnos del pecado en el futuro y llevarnos a un mejor comportamiento. Si respondemos de forma no sana al pecado, entonces eso nos llevará a pecar más.

Una estrategia para mantener sana nuestra respuesta emocional al pecado es no dejar que el pecado corroa nuestro "yo" esencial. Como dice el Midrash: "Loable es la persona que es más elevada que sus pecado y no que sus pecados son más elevados que ella" (Bereshit Raba 22:11). Debemos mantener nuestra identidad básica por encima de nuestros pecados, y no permitir que nuestros pecados definan quiénes somos. Como dice Rabí Shimon en Pirkei Avot (2:13): "No seas malvado ante tus propios ojos". Una vez que nos identificamos a nosotros mismos como malvados o pecadores, corremos el riesgo de degenerar a una emoción no sana en respuesta a un pecado.

Si queremos aprender de la historia de Caín, necesitamos responder al fracaso y al pecado de una forma funcional. Podemos hacer esto reconociendo el pecado, sintiendo una cantidad adecuada de emociones negativas sanas respecto al pasado y, lo más importante, enfocando nuestra energía en mejorar para el futuro.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram