Home » Israel y mundo judío » Mundo judío

En hebreo no hay una palabra para "raza"

.
08/02/2022 | por Rav Tzvi Gluckin

En el pensamiento judío, el color de la piel no tiene nada que ver con quién eres como persona.

¿El judaísmo es racista?

Para nada. Los grandes judíos vienen de todos los colores.

En hebreo clásico, que es el lenguaje de la Biblia y de muchos textos tradicionales, así como en el arameo talmúdico, no existen palabras para racismo o raza. El hebreo moderno cuenta con la palabra gueza, que significa raza, y guezanut es racismo, pero estos son términos nuevos, adaptados para el uso moderno. En hebreo bíblico, el concepto no existía.

Esto no significa que nunca se haya mencionado el color de la piel. Por ejemplo, al hablar sobre sarpullidos y otros problemas dermatológicos, el Talmud menciona que los judíos en ese entonces no eran blancos como los alemanes ni oscuros como los etíopes, sino algo intermedio, similar a muchas personas del Medio Oriente en la actualidad. En la Biblia leemos que Tzipora, la esposa de Moshé, tenía la piel oscura o era etíope. La reina Ester tenía una tez aceitunada, y muchas fuentes rabínicas señalan que Sará, del libro de Génesis, era particularmente blanca.

Pero el hilo compartido en todos estos casos es que el color de la piel, al igual que la altura o si alguien es velludo, son sólo atributos físicos. Se trata de algo descriptivo. No de una identidad.

Y ahí está el problema.

Basar tu identidad en un atributo físico aparentemente arbitrario, como el color de la piel, no es la forma judía de ver el mundo. En el pensamiento judío, cuando hablas sobre tu identidad o tu valor personal, el color de la piel no es un factor. Simplemente no es relevante. Eso no invalida cómo evolucionó ese concepto o cómo las personas se identifican hoy. Sólo señala que el judaísmo no ve a las personas desde esa perspectiva.

En el judaísmo, tu identidad se basa en un único criterio: ¿de qué manera estás desarrollando tu potencial?

Parafraseando al Reverendo Dr. Martin Luther King Jr: enfócate en el contenido de tu carácter, no en el color de tu piel. En el judaísmo, tu identidad se basa en un único criterio: ¿de qué manera estás desarrollando tu potencial? Eso es todo. La vida es una travesía. Cada persona tiene una misión espiritual. Algunos tienen éxito. Otros fracasan. La mayoría nos encontramos en algún punto intermedio.

Y ninguno está en una posición que le permita juzgar.

Pero la Torá sí categoriza a las personas por naciones. ¿Acaso eso da lugar al racismo?

No realmente. Si prestas atención, verás que esas categorías delinean relaciones familiares, lingüísticas y geográficas. Las naciones son llamadas "familias". Por ejemplo, los judíos son llamados "los Hijos de Israel", y muchas personas creen que los árabes actuales son los descendientes bíblicos de Ishmael. Sin embargo, en general, debido a la asimilación, las guerras de conquista y los constantes cambios de las fronteras nacionales, estas distinciones ya no son relevantes, y no lo han sido desde los tiempos bíblicos.

Sí, puedes encontrarte con algún judío que sea espantosamente racista. Cada grupo tiene algunas manzanas podridas (algunos grupos tienen más que unas pocas), y los judíos no son la excepción.

Pero eso no implica que el judaísmo sea racista, ni que la mayoría de los judíos sean racistas. Aunque tenemos una palabra para las personas que hacen estas clases de generalizaciones…😉




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram