Home » Parashá » Basico » El nuevo 'viejo camino'

Ensuciarse las manos

.

Beshalaj (Éxodo 13:17-17:16 )

por Rav Benji Levy

En medio de los eventos épicos del éxodo, las palabras de la Torá son triunfantes y celebratorias al describir la redención de la esclavitud egipcia. Pero en medio de estos versículos, hay un breve episodio que a menudo se pasa por alto: "Moshé tomó consigo los huesos de Iosef, ya que él había hecho jurar a los hijos de Israel diciendo: 'De cierto Dios los tomará en cuenta, y entonces harán subir mis huesos de aquí con ustedes'".1 Por su estilo y su temática, este versículo no pertenece aquí y se desvía de la celebración del éxodo, sin embargo contiene un sutil heroísmo que revela el verdadero liderazgo de Moshé.

En medio de la frenética partida de Egipto, los judíos ni siquiera tuvieron suficiente tiempo para terminar de hornear su pan. El Talmud señala que mientras Moshé estaba concentrado en llevar con ellos los restos de Iosef, la nación estaba adquiriendo las riquezas de Egipto.2 A primera vista, Moshé simplemente reconoció la eternidad de los valores invaluables en contraste con las búsquedas monetarias.3 Pero en un nivel más profundo, su elección tiene un aspecto moral. Al mencionar explícitamente el juramento que le hicieron a Iosef los Hijos de Israel, la Torá señala el elemento personal que Moshé sentía que le debía a su ancestro.4

El liderazgo de Moshé se refleja en el hecho de que no perdió la capacidad de cumplir obligaciones morales comunes y básicas, ni siquiera en medio de su grandeza y de su intenso rol en ese momento de la historia. Dado que él estaba liderando el mayor éxodo de toda la historia, justificadamente se hubiera podido excusar de cumplir la tediosa tarea de buscar los restos de su ancestro y simplemente enviar a otra persona a hacerse cargo. Además, dado que Moshé eligió ocuparse personalmente de la tarea, uno podría entender que los restos de Iosef estaban en un mausoleo al cual Moshé marchó con gran pompa y gloria. Pero el Midrash nos explica que los huesos de Iosef habían sido ocultos en las profundidades del Nilo y que para recuperar el ataúd Moshé caminó de forma poco glamorosa en medio de los apntanos.5

Cuando el resto de la nación llegó con sus atuendos elegantes y los bolsillos repletos de tesoros para el trascendental evento del éxodo de Egipto, Moshé llegó a la escena con las manos sucias por haber recuperado los restos de Iosef. El máximo acto de benevolencia y respeto de Moshé hacia su antepasado muestra que la verdadera nobleza no se encuentra en los adornos externos, sino en las convicciones internas. Aunque el versículo parece estar desarticulado en ese contexto, tal vez está ubicado allí específicamente para enseñarnos que Moshé no "perdió la cabeza" en medio de todo lo que sucedía. Aunque él creció en el palacio real y se convirtió en el líder del pueblo judío, Moshé siempre mantuvo su humildad, preservó su humanidad y entró al Nilo para honrar una promesa multigeneracional. Esta capacidad de recordar y actuar en tareas tan simples y al mismo tiempo desempeñar su papel clave dentro de los eventos históricos del momento, refleja el verdadero heroísmo de Moshé.

Tanto al cuidar al rebaño, al salvar doncellas al lado del pozo de agua o al levantarse con indignación moral al ver que le pegaban a una persona, la vida de Moshé está marcada por estos momentos de heroísmo humano. Un error universal es alejarse de las cualidades originales de carácter al volverse más influyente y sofisticado. Uno de los más poderosos y sutiles peligros para el carácter humano es la avaricia: el deseo de obtener y adquirir. No hay mayor deseo de codicia que cuando algo es gratis y legítimo. Pero cuando el pueblo judío se ocupó de adquirir objetos valiosos de Egipto, Moshé reconoció el peligro de ese frenesí y en cambio se ocupó de honrar una promesa. Para Moshé, se trataba de más que huesos físicos, eran los restos de un pionero que construyó los cimientos de la identidad y la continuidad judía. Para Moshé, recuperar esos huesos implicaba retener la humanidad y redimir los valores judíos que son mucho más valiosos que las riquezas egipcias.


NOTAS

  1. Éxodo 13:19, aludiendo a Génesis 50:25

  2. Talmud de Babilonia, Tratado Sotá 13 a

  3. Rabenu Bejaia sobre Éxodo 13:19

  4. Éxodo 13:19

  5. Mejilta deRabi Ishmael, Parashat Beshalaj




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram