Home » Parashá » Basico » Hablando Claro

Entropía espiritual

.

Nitzavim (Deuteronomio 29:9-30:20 )

por Rav Shaul Rosenblatt

Ideas claras y concisas sobre la parashá de la semana.

El segundo principio de la termodinámica dice que “La cantidad de entropía del universo tiende a incrementarse en el tiempo”, es decir, el universo se mueve constantemente hacia mayores estados de desorden. En base a este principio obviamente es imposible entender el Big Bang y la evolución sin una intervención Divina, pero ese no es mi tema en esta ocasión.

En términos simples, esta ley de la entropía establece que si dejamos un objeto de lado y no intervenimos, este objeto se desintegrará, se deshará y finalmente desaparecerá. La existencia sólo se mantiene si existe una fuerza que la soporte.

Lo mismo es cierto respecto a la vida. El estado normativo de los seres vivos es la muerte. Los seres humanos estamos vivos sólo porque constantemente nos hacemos estar vivos. El cuerpo está muriendo por falta de oxígeno, pero nosotros le proporcionamos constantemente oxígeno para que siga funcionando. El cuerpo se está desintegrando, pero nosotros reemplazamos las células muertas cada vez que comemos. El cuerpo es jalado hacia la tierra por la fuerza de gravedad, pero nosotros lo forzamos a pararse y a sentarse derecho. Constantemente estamos suministrando vida a una unión inanimada de átomos que llamamos “cuerpo”.

La vida no es un estado simple; es un estado que nosotros elegimos perpetuar. Y aquello que es cierto en un nivel físico también es cierto en un nivel espiritual.

Nos dice la Torá en la parashá de esta semana: “Elige la vida, para que puedas vivir” (Deuteronomio 30:19). Al igual que la vida física es una elección, la vida espiritual también lo es. Si la dejamos de lado, tenderemos a deteriorarnos: depresión, egoísmo, insensatez y flojera. Si no eliges activamente estar vivo, despierto, energizado y comprometido con la vida, entonces caminarás como un zombi por este mundo.

El problema es que por naturaleza, los seres humanos no estamos interesados en estar despiertos y vivos espiritualmente. Debemos esforzarnos para hacerlo. Si queremos estar vivos, entonces debemos elegir la vida. Rosh HaShaná es el momento para despertar a la vida. El shofar es una alarma que intenta despertarnos; que nos llama a elegir la vida para que podamos vivir realmente.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram