Home » Judaismo » Preguntas clásicas » Halajá

¿Está permitido rasurarse con una afeitadora eléctrica?

.
15/09/2022 | por Rabino de Aish

La prohibición de rasurarse con una hoja de afeitar viene de la Torá: “No redondearán las esquinas de sus cabezas y no destruirán las esquinas de sus barbas”

Me estoy volviendo más observante y ya estoy preparado para cumplir la mitzvá de no rasurarme la barba con una hoja de afeitar. ¿Me podría explicar en qué consiste la mitzvá y cuáles son las opciones?

El Rabino de Aish responde:

La prohibición de rasurarse con una hoja de afeitar viene de la Torá: “No redondearán las esquinas de sus cabezas y no destruirán las esquinas de sus barbas” (Levítico 19:27).

El Talmud (Makot 20a) dice que la barba tiene cinco "esquinas": la parte superior e inferior de cada mejilla y el mentón, donde se unen las dos mejillas (Rashi). Siendo que las opiniones difieren respecto a la ubicación exacta de estas esquinas, está prohibido rasurarse con una hoja de afeitar cualquier parte de la barba (Ramá, Ioré Deá 181:11).

Rasurarse incluso un solo pelo constituiría una violación de la ley de la Torá.

También está prohibido rasurarse el cuello con una hoja de afeitar. Sin embargo, está permitido rasurarse la nuca con una navaja. También está permitido rasurar con una navaja el bigote, ya que no es una "esquina". (Hay algunas autoridades que prohíben utilizar una hoja de afeitar en cualquier parte del cuerpo).

Esta mitzvá sólo aplica a los hombres. Las mujeres, incluso si tienen vello facial, tienen permitido rasurarse.

A partir de la palabra "destruir" del versículo, el Talmud entiende que la prohibición de rasurarse se limita a una navaja, que "destruye" los pelos al cortarlos a ras de la piel, pero excluye las tijeras, que no los cortan por completo. En base a otra inferencia, el Talmud permite también remover el bello facial, incluso por completo, utilizando métodos alternativos como la depilación.

¿Cómo se clasifica una afeitadora eléctrica? ¿Es una navaja, una tijera u otra cosa?

Muchas autoridades equiparan las afeitadoras eléctricas actuales a las rasuradoras, porque brindan un rasurado perfectamente parejo, por lo que prohíben su uso. Sin embargo, hay quienes permiten usarlas por dos razones. Una es que las cuchillas de una afeitadora eléctrica están cubiertas por una malla, y por definición no tocan la piel de forma directa. De esta forma, una afeitadora eléctrica no se parece tanto a una navaja, sino más a las tijeras, donde la cuchilla superior no corta a ras de la piel sino contra la cuchilla inferior.

Rav Moshé Heinemann, de Star-K, explica que el pelo crece tanto por encima como por debajo de la piel. Cuando uno rasura con una afeitadora, la piel se levanta exponiendo el pelo que crece debajo de la piel. La afeitadora trabaja sobre el cuero cabelludo en dirección opuesta a la piel levantada, cortando el pelo expuesto. Cuando la piel vuelve a su lugar, el pelo fue cortado hasta debajo de la piel. Esta es la definición de la "destrucción de la barba" prohibida por la Torá.

Rav Ivon Binstock, del Beit Din de Londres, sugirió una forma para medir la profundidad del corte de una afeitadora. Si uno pone talco sobre su mano, y el talco es raspado en el proceso de "rasurado", está prohibido rasurar con esa máquina la barba.

En base a este razonamiento, estaría prohibido usar una afeitadora que usa la tecnología de "levanta-y-corta". Esas afeitadoras declaran que levantan los pelos y cortan debajo de la piel, por lo que funcionan como una navaja y no como una tijera.

Un razonamiento diferente, que permite el uso de afeitadoras eléctricas, se cita en nombre de Rav Moshé Feinstein. Él entiende que cuando el Talmud prohibió las navajas y excluyó las tijeras lo hizo incluso si las tijeras pueden producir un resultado de la misma calidad. La diferencia entre ambas herramientas no se basa en la calidad del resultado, sino en la forma en que funcionan. Las tijeras son fundamentalmente diferentes a las navajas porque las primeras tienen dos hojas que cortan funcionando en conjunto y las últimas una sola hoja.

Sin embargo, esto depende de lo afiladas que estén las cuchillas de la afeitadora. Si están lo suficientemente afiladas como para cortar el pelo por sí mismas, sin necesitar la presión de la cubierta, funcionan como navajas y no como tijeras. Muchos rabinos prueban una afeitadora nueva para verificar el filo de sus cuchillas y asegurar que no sean capaces de cortar el pelo de forma directa y funcionar como una navaja.

También debemos señalar que los modelos "levanta-y-corta" serían problemáticos incluso de acuerdo con esta perspectiva, porque su mecanismo posee cuchillas con filo suficiente para cortar el pelo de forma directa, al levantar el pelo antes de que lleguen las otras cuchillas, por lo que funcionan como navajas.

En base a lo dicho, hay lugar para ser permisivo con las afeitadoras eléctricas que no incluyen la tecnología "levanta-y-corta" (o a las que se les desactivó el mecanismo), siempre que las cuchillas hayan sido primero examinadas por un rabino para verificar que no estén demasiado afiladas.

Un método alternativo, permitido por todas las autoridades, es el uso de un depilador (un químico que quema los pelos). En la actualidad este producto se consigue fácilmente en forma de crema y muchas personas en Israel lo usan de forma regular.

Es importante señalar que, basado en "No se redondearán las esquinas de sus cabezas" (el comienzo del versículo sobre el que hablamos, Levítico 19:27), las patillas no se pueden arrancar ni afeitar ni siquiera con una afeitadora eléctrica permitida. La zona que delimita las patillas se extiende desde debajo del pómulo, opuesto a la nariz, hasta alrededor del punto medio de la oreja.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram