Home » Parashá » Basico » La parashá de Shraga

Israel y el Kidush Hashem

.

Emor (Levítico 21-24 )

por Rav Shraga Simmons

Conceptos prácticos y relevantes de la parashá semanal por Rav Shraga Simmons.

En la parashá de esta semana, Dios le dice al pueblo judío:

"No profanarán Mi Santo Nombre (Jilul Hashem), y Yo seré santificado entre los Hijos de Israel (Kidush Hashem). Yo soy Dios quién los hace santos". (Levítico 22:32)

¿Cuál es la naturaleza de este mitzvá?

El privilegio y responsabilidad principal de cada judío es generar "relaciones públicas" positivas para Dios a través de nuestra adhesión leal a Su Torá. Ciertas mitzvot claramente logran este objetivo, como por ejemplo comer matzá en Pesaj. Cuando estoy una semana entera limpiando migas de pan en todos los rincones de mi casa, la única motivación posible para esto es ¡que Dios lo haya dicho! Al comer matzá, hacemos que aumente el respeto por Dios en el mundo, y esto es la esencia del Kidush Hashem.

Otro ejemplo evidente es la mitzvá de brit milá – la circuncisión. ¿¡Quién le haría esto a un inocente bebé, fuera de un hospital, y sobre tan delicada parte del cuerpo!? Por lo tanto, cuando un judío realiza el brit milá, hace un Kidush Hashem, haciéndonos tomar conciencia de la presencia de Dios en nuestras vidas.

* * *

El Cuchillo

El Holocausto desencadenó muchos actos heroicos de judíos que se mantuvieron fieles a Dios frente a condiciones imposibles.

Una bella historia ilustra esta idea (de "Historias del Holocausto", por Yaffa Eliach):

Uno de los trabajadores en uno de los campos de concentración relata que un día oyó aterradores gritos de dolor, así como nunca había escuchado antes. Luego, él se enteró, que en ese día habían seleccionado a los niños que enviarían a los hornos crematorios. Siguieron trabajando, con lágrimas en los ojos, cuando de pronto escuchó la voz de una mujer judía: "¡Denme un cuchillo!".

"Pensé que quería quitarse su propia vida", entonces le dije, "¿Por qué tienes tanto apuro de llegar al otro mundo, al mundo de la verdad...?". De repente un soldado alemán me gritó: "Perro judío, ¿qué le dijiste a esta mujer?"

"Ella pidió un cuchillo y yo le expliqué a ella que según el judaísmo está prohibido suicidarse", le contesté.

La mujer miró al soldado alemán con sus ojos inflamados, y vio que en el bolsillo de su abrigo el soldado llevaba un cuchillo de mano. "Démelo", pidió ella. Luego, ella se agachó y recogió un bulto de trapos viejos. Oculto entre ellos, sobre una almohada blanca como la nieve, se hallaba un hermoso bebé. La mujer tomó el cuchillo, pronunció la bendición, y circuncidó al niño. "Amo del Universo", gritó, "¡Tú me diste un niño sano, yo lo devuelvo a Ti como un judío digno!".

* * *

Observando Atentamente

Cada aspecto de nuestro comportamiento puede generar un Kidush Hashem. Le pregunté a una mujer que recientemente se hizo observante, qué fue lo que la llevó a aceptar este compromiso. Dijo que cuando su sobrina de 10 años se hizo observante, la niña pasó de ser una niña malcriada, a ser un modelo de bondad y compasión. La mujer dijo: "Si este es el efecto que la Torá tiene sobre una persona, ¡entonces yo quiero esto para mi también!".

Por el contrario, un judío actuando de una manera despreciable es una profanación del nombre de Dios, un Jilul Hashem. Esta es la razón por la cual nos molesta tanto que un judío actúe de manera ilegal en algún negocio. Ya que además de violar la prohibición de la Torá de robar, la tragedia adicional es que la gente eventualmente dirá: "Si este es el efecto que la Torá tiene sobre una persona, entonces yo no quiero ninguna parte de ella". Esto aleja a la gente de Dios.

¡Y más aún!, tal conducta desmoraliza a toda la sociedad, ya que si existe una sensación de que los judíos - los "guardianes de la moralidad" - son corruptos, entonces ¿qué esperanza hay para el resto de nosotros?

Quizás ésta es la razón por la cual, constantemente, el Estado de Israel es el centro de atención de todos los medios de comunicación del mundo, y la razón por la cual las Naciones Unidas condenan a Israel de manera sistemática por cada leve traspié (real o imaginario). Si algo ocurriera en otro país, podría ser perdonado fácilmente, como una simple consecuencia de la ley y el orden. El problema es que en el fondo todo el mundo espera que los judíos asuman su misión como "modelos a seguir" para el resto de la humanidad, la "Luz para las Naciones".

Es por esto que el Talmud (Yoma 86a) dice que Jilul Hashem es la más grave de todas las transgresiones, y también la más difícil de reparar.

* * *

Llamado de Atención

En realidad, el Estado de Israel ha sido una gran fuente de Kidush Hashem. El desierto florido, el retorno de los exiliados, los grandes centros de estudio de Torá, la sólida base económica, etc. - ¿qué otro país ha logrado tanto en sus primeros 50 años? Sobreponiéndose a un Holocausto devastador y a los destructivos golpes de los enemigos árabes.

Lamentablemente, también hay aspectos de Jilul Hashem en todos los sectores de la sociedad israelí. Los judíos ortodoxos a veces gritan y arrojan cosas, y el efecto puede ser devastador.

La Torá dice: "Ciertamente reprenderás a tu prójimo, y no portarás pecado a causa de él" (Levítico 19:17). Esto significa que está prohibido reprender a alguien si el resultado será empeorar las cosas. En otras palabras, no es una mitzvá protestar en contra de la profanación del Shabat de una forma que creará tensión y resentimiento. En realidad la mayor mitzvá, en este caso, sería guardar silencio, o encontrar una manera más amable de expresarlo. No permitas que un Kidush Hashem se convierta en un Jilul Hashem.

* * *

¿Nobles Ideales Judíos?

Por otro lado, las personas que visitan Israel a menudo se sorprenden mucho al ver judíos sentados en cafés comiendo pan durante la festividad de Pesaj, o incluso comiendo cerdo asado en Iom Kipur. Además de esto, algunas de las peores vulgaridades occidentales se han convertido en prácticas aceptadas dentro de la sociedad israelí. Se pueden ver en los medios de comunicación de todo el mundo, para que todos los demás pueblos puedan mirar y decir: "¡¿Éste es el Pueblo del Libro?!"

Israel es el lugar en donde los nobles ideales judíos pueden ser una realidad. Perseguir los elementos más bajos de la sociedad occidental es hundirse en la suciedad de la historia. ¿Es así cómo definimos que hay "algo judío existiendo en el mundo"? ¿Es acaso esto la expresión de ser una "luz para las naciones"? ¿Es esto la culminación de 2000 años de lucha y sufrimiento? ¿Para esto murieron los soldados del Tzahal? ¿Esto es ser "libres en nuestra tierra"?

No hace muchos años atrás la sociedad israelí aún se mantenía en un nivel superior. En la década de 1960, cuando la leyenda del rock británico Cliff Richard se presentó en Israel, los padres estaban indignados por el efecto negativo que produjo sobre los niños judíos. Poco después, el Estado de Israel prohibió la entrada de los Beatles, por ser una influencia subversiva. Hoy en día, en comparación, esto parece exagerado. Y no es el punto si uno esta de acuerdo o no con esta decisión. La cuestión es que Israel - el modelo de moralidad para la judería mundial, y el modelo para toda la humanidad - adoptaba una posición clara.

Hemos reconstruido nuestra tierra de hermosa manera y hemos logrado tanto. ¿Pero queremos realmente triunfar como las demás naciones, si el "éxito" está definido por 80 canales de televisión por cable y una cadena de McDonalds? La imagen de los kibbutzniks bailando alrededor de una fogata se ha desvanecido en los estadios retumbando con música heavy-metal.

Ajad HaAm llamó a Israel "el centro histórico de una idea espiritual itinerante". El mundo está observando. Y es el nombre de Dios el que está en juego... Todo depende de nosotros. >

Shabat Shalom,
Rav Shraga Simmons




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram