Home » Parashá » Basico » El nuevo 'viejo camino'

Itró, el mensajero anónimo

.

Devarim (Deuteronomio 1:1-3:22 )

por Rav Benji Levy

Durante las últimas cinco semanas de su vida, Moshé trató de recordarle a su amado pueblo las enseñanzas de la Torá y aconsejarlo e inspirarlo para que tuviera un futuro exitoso. En esencia, se trató de un repaso de la Torá (muchos infieren esta perspectiva sobre el libro de Deuteronomio a partir de su otro título: Mishné Torá, mencionado en Deuteronomio 17:18, lo que se traduce literalmente como la repetición de la Torá). Sin embargo, en su relato Moshé eligió omitir ciertos incidentes y resaltar otros. Leer entre líneas esta revisión a veces puede enseñarnos tanro y ser tan valioso como las líneas mismas.

Moshé comenzó recordando su incapacidad de soportar solo la carga del liderazgo y la propuesta de la innovativa idea de delegar responsabilidad en otros individuos meritorios (Deuteronomio 1:9-13). En verdad, este enfoque estratégico fue propuesto por primera vez por Itró, el suegro de Moshé, quien entendió la carga bajo la cual operaba Moshé (Éxodo 18:17-18). Sin embargo, en este repaso de los eventos, Moshé no menciona a su suegro.

En un nivel básico personal, Itró formaba parte de la familia de Moshé y en consecuencia uno asumiría que lo correcto hubiera sido mencionar que este plan originalmente fue su iniciativa. En un nivel más amplio, dado que una de las porciones de la Torá fue nombrada en honor de Itró, lo que otorga significado a su presencia en la crónica del pueblo judío, uno podría asumir que Moshé por lo menos mencionaría aquí su nombre y le daría el crédito por la idea. Además, el Talmud afirma: "Quien dice algo en nombre de otra persona trae redención al mundo (Tratado Julín 104b). Queda claro que el Talmud otorga gran importancia al hecho de dar crédito al originador de las ideas. En ese caso, ¿por qué Moshé no tuvo esto en cuenta?

Podríamos sugerir que Moshé simplemente olvidó mencionar su nombre, pero si entendemos profundamente quién era Moshé, esta idea no tiene sentido.

A través de su omisión, Moshé mostró implícitamente que la idea de la delegación no era en absoluto una idea revolucionaria. Al no dar mayor importancia a la sugerencia original de Itró, y al no enfatizar la naturaleza radical de esa estrategia, Moshé mostró que la idea de la delegación es más evolucionaria que revolucionaria. Moshé no debería haber precisado que Itró se lo sugiriera. Se trata de la clase de idea a la que él podría haber llegado por sí mismo.

Todos conocemos ideas, estrategias y planes que simplemente no precisábamos que otro nos indicara. Sin embargo, por alguna razón, somos incapaces de nutrirnos de nuestros recursos internos y pensarlas por nosotros mismos. Por supuesto, estar rodeados de personas que pueden ayudarnos a pensar es muy útil. A menudo nos ayuda tener a alguien que sostiene un espejo metafórico para que podamos mirarnos en él; y a veces simplemente es más fácil escuchar las sugerencias de otras personas que pensar por nosotros mismos. Sin embargo, esto no significa que las ideas que otros sugieren sean tan revolucionarias que no hubiéramos podido llegar a pensarlas nosotros mismos. Esto es más obvio cuando nuestros amigos, parientes o colegas acuden a pedirnos un consejo. Por lo general, el consejo es sorprendentemente similar al consejo que ellos pueden habernos dado en el pasado. Si genuinamente buscamos en lo más profundo de nuestro ser, probablemente encontraremos que todas las soluciones estaban allí esperando ser reveladas.

Itró representa a quien reconoce las palabras que no fueron dichas. Él escucha más allá del sonido y ve más allá de la vista. También nosotros debemos aprender a escuchar nuestras intuiciones, a sintonizarnos con nuestro enorme potencial y a seguir nuestros instintos. Moshé no mencionó el nombre de Itró al hablar sobre su sistema de delegación, porque la idea era algo a lo que él hubiera podido llegar por sí mismo. Si somos capaces de dejar de lado el ruido general de la vida y nos sintonizamos con nuestras propias potencialidades, pensamientos y sabiduría, entonces seremos capaces de analizar con más agudeza nuestras decisiones, de definir efectivamente nuestros actos y de resolver los problemas con éxito y de forma independiente.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram