Home » Familia » Ser padres

La adicción a la tecnología y los niños

.
09/06/2022 | por Adina Soclof

Consejos prácticos para controlar cómo tus hijos usan la tecnología.

Una de las mayores quejas que escucho de los padres es sobre el uso de la tecnología. Durante la pandemia, se volvió algo todavía más preocupante. Las actividades normales de los niños se vieron restringidas y se volvieron más dependientes de sus teléfonos y tabletas para el estudio, la recreación y las interacciones sociales. Se volvió casi imposible separar a nuestros hijos de sus aparatos.

Muchos padres (me incluyo) admiten que fue difícil ser consistente con las reglas en relación a estos aparatos. Nuestros horarios eran impredecibles, trabajando desde casa, atados a nuestros teléfonos inteligentes y computadoras.

Pero la salud mental de los niños sufrió un duro golpe. Los padres y otros profesionales de salud mental reportan un marcado incremento en casos de ansiedad, tristeza y aumento de peso. Muchos niños manifiestan signos de adicción:

  • Cambiar entre múltiples aparatos y programas (redes sociales, mensajes de texto, videojuegos, etc.).
  • Reacciones extremas cuando se los separa de su aparato.
  • Impaciencia, irritabilidad, inquietud e inhabilidad de enfocarse en la escuela cuando no tienen su teléfono.
  • Interrupciones de sueño.
  • Incremento de dificultades sociales.

Debemos intentar romper el ciclo y mantener un poco de orden.

Aquí hay algunas ideas que pueden ayudar:

1. Conversen

No queremos fastidiar y hostigar a nuestros hijos sobre la forma en que usan el teléfono. Es mejor si abrimos la conversación calmados, con un enfoque hacia las soluciones. Durante la cena, puedes decir: “Siento que estamos peleando demasiado sobre el uso del teléfono y la tableta. Siento que ya es demasiado. ¿Qué podemos hacer para usar para que los usemos de forma segura?”

Mantén conversaciones constantemente. Pregúntale a tu familia periódicamente:

“¿Cómo creen que estamos con el uso de tecnología? ¿Usamos mucho? ¿Muy poco?”

“¿Cómo podemos pasar más tiempo juntos al aire libre y menos tiempo en nuestros teléfonos?”

Finalmente, pregunta humildemente: “Como creen que papi y yo estamos con nuestro uso de la tecnología? ¿Somos buenos modelos a seguir?”

2. Sé real

De acuerdo con Eli Mermelstien, un especialista en adicción, los niños necesitan tener consciencia de los peligros del mundo digital. Tienes que dejar que los niños sepan que hay personas malas que pueden llegar a usar tu información o fotografías de formas inapropiadas. Una vez que una fotografía o información es enviada al ciberespacio, queda allí para siempre. Los adolescentes necesitan saber que las universidades y los futuros empleadores mirarán sus publicaciones en las redes sociales.

3. Déjalos que te escuchen

Como mencioné antes, tenemos que contarles a nuestros hijos los inconvenientes de las redes sociales y del mundo digital. Sin embargo, decirles directamente lo que piensas que está mal con la tecnología por lo general cae en oídos sordos. Los niños a menudo responden con miradas exasperadas, a la defensiva o con discusiones. Sin embargo, si conversas sobre las mismas ideas con otro adulto, a una distancia que permite que tus hijos los escuchen, es más probable que escuchen tu opinión e incluso que la tomen en serio.

Por lo tanto, la próxima vez que tu hijo esté a una distancia que pueda escucharte, puedes conversar con tu esposo o con un amigo y decirle:

“Acabo de leer un artículo sobre el aumento de la adicción a los celulares entre los niños pequeños. Me preocupa nuestra familia”.

“El uso de las redes sociales está afectando la salud mental de los niños. Hay más niños que sienten ansiedad e incluso depresión”.

“Uno de los niños en la escuela mandó una fotografía inapropiada. Esta llegó a manos de muchos niños. No fue una situación agradable”.

4. No todo es malo

No descartes todo el bien que ha traído la tecnología. Tenemos que reconocer que nuestros teléfonos inteligentes nos ayudan a aprender mucho sobre el mundo, a leer más libros y a mantener el contacto con la familia y los amigos. Me encanta hablar por Facetime con mi hijo y mi nieta que están en Israel.

Sólo entonces podemos hablar de las desventajas. Tenemos que enfocarnos en el hecho de que tal vez no estemos llevando a cabo pasatiempos que nos gustan, como jugar al fútbol, hacer puzles, karate o jardinería, o cómo la tecnología puede llegar a mantenernos alejados de alegrías simples, como reunirnos con amigos y familia en tiempo real.

5. Ser un modelo a seguir

Lo mejor que podemos hacer por nuestros hijos es ser un ejemplo vivo. Tenemos que ser conscientes de cuánto tiempo ellos nos ven usar nuestros aparatos.

También podemos hablar sobre nuestras luchas para mantener el equilibrio y nuestros propios intentos de controlar nuestra conducta:

“Realmente tengo problemas con mi teléfono inteligente. Creo que paso demasiado tiempo en él. Voy a empezar a guardarlo durante el desayuno, el almuerzo y la cena. No lo voy a llevar a mi habitación. Voy a empezar por esto para ver si ayuda”.

“Voy a desactivar mis notificaciones y bajar el volumen. Cuando escucho esos ruiditos, no puedo controlar mi curiosidad. Necesito ver quien está escribiendo y cuál es la última noticia. ¡Creo que esto ayudará!”

6. Control parental

Tu trabajo es mantener seguros a tus hijos y esto abarca también el internet. Deben instalar filtros en el teléfono de tu hijo para que pueda acceder sólo a sitios web apropiados.

Las plataformas Google/Android y iPhone vienen con herramientas para limitar el uso del teléfono (Google Digital Wellness y Screen Time for iPhone). Ellas les permiten a los padres monitorear remotamente el uso de teléfono y las aplicaciones, establecer límites de tiempo de pantalla y bloquear los aparatos por una cantidad de tiempo determinada.

Mermelstein insta a los padres a educarse sobre las aplicaciones que sus hijos bajando a sus teléfonos, probándolas ellos mismos.

7. Fijar límites

Es útil fijar tiempos o lugares en tu hogar que sean libres de aparatos. Las familias necesitan tiempo para que sus relaciones crezcan y florezcan. Tenemos que interactuar el uno con el otro sin distracciones. Una mamá que conozco no permite teléfonos en las habitaciones de sus hijos. Tienen que usar sus teléfonos en las áreas principales de la casa.

El Digital Citizenship Project (Proyecto de Ciudadanía Digital) recomienda que toda interacción digital debe ser pública, las puertas deben estar abiertas cuando alguien está en sus aparatos. Otra madre creó la regla de que no hay teléfonos en su cocina. A la hora de cenar sus hijos (y esposo) dejan sus teléfonos en un mesón lejano, con sus sonidos y notificaciones apagados.

A la hora de dormir, ten una estación de carga central en donde los niños depositen sus teléfonos. Se ha documentado que la luz artificial interfiere con los patrones sanos de sueño. Es mejor apagar sus teléfonos una hora antes de dormir.

8. Involucra a tus hijos

Mermelstein recomienda hacer una lluvia de ideas y decidir junto con tus hijos las reglas para el uso del teléfono. Cuando ellos dan su opinión, es más probable que sigan las reglas.

Si puedes, adviérteles: “Los teléfonos se van a apagar en 5 minutos. Tienes que ir acabando tu juego”.

Trata de evitar apagar el teléfono arbitrariamente o usar el control parental como castigo. Es mejor si el horario es consistente cada día (quizás con más indulgencia en los fines de semana o en las vacaciones).

9. Transparencia

Mermelstein también sugiere con fuerza que los niños compartan sus contraseñas con sus padres. De esta forma ellos saben que tu mirarás sus teléfonos periódicamente y lo pensarán dos veces antes de publicar algo inapropiado. Si los niños se oponen, puedes decirles:

“Yo confío en ti; pero no confío en el mundo digital que te rodea”.

“Si no estás escondiendo nada, entonces no tiene por qué ser nada del otro mundo compartir tu contraseña”.

“Como padres, nuestra responsabilidad es mantenerte seguro y eso significa también en internet”.

El mundo digital es difícil de navegar. Mantener la conversación constante, reconocer las ventajas, ser un ejemplo a seguir, establecer límites e involucrar a tus hijos, todo esto puede ayudar.


Fuentes





DESTACADO EN AISHLATINO.COM.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram