Home » Historia

La arqueología y el Éxodo

.
19/06/2022 | por David Lijtman

¿Qué rol tiene la arqueología en la verificación de los eventos bíblicos?

En el mundo judío hubo muchos debates cuando el rabino David Wolpe de Los Ángeles declaró que "la manera en que la Biblia describe el Éxodo no es la forma en que ocurrió, si es que realmente ocurrió".

Wolpe hizo esta declaración ante 2.000 fieles en el Templo Conservador Sinaí, y el discurso fue comentado en la primera página del periódico "Los Ángeles Times". El artículo llamado "Dudando sobre la historia del Éxodo", afirma que la arqueología desaprueba la validez del relato bíblico.

Aunque por lo general la gente no se emociona demasiado con la arqueología, el debate sobre arqueología y Biblia suele ser apasionado y virulento.

A menudo, la arqueología bíblica se divide en dos campos: los "minimalistas" tienden a minimizar la precisión histórica de la Biblia, y los "maximalistas", que son la mayoría y por lo general no religiosos, que tienden a sugerir que la evidencia arqueológica apoya la historicidad del texto de la Biblia.

Siendo una ciencia, debemos entender qué es la arqueología y qué no es.

Al analizar un mismo objeto, dos arqueólogos prestigiosos con frecuencia arribarán a conclusiones diferentes, particularmente cuando el ego y las creencias políticas y religiosas son parte de la ecuación.

La arqueología tiene dos componentes: la excavación de artefactos antiguos, y la interpretación de los mismos. Mientras que el componente de la excavación requiere una habilidad más mecánica, el componente de la interpretación es muy subjetivo. Al analizar un mismo objeto, dos arqueólogos prestigiosos con frecuencia arribarán a conclusiones diferentes, particularmente cuando el ego y las creencias políticas y religiosas son parte de la ecuación.

En el campo subjetivo de la arqueología bíblica, cualquiera que haga una afirmación absoluta como "la arqueología ha probado…", probablemente eligió una postura y no está presentando todas las opciones. Cuando la periodista Teresa Watanabe, de "Los Ángeles Times", escribió que "el rabino simplemente le dijo a su congregación lo que los eruditos han sabido durante más de una década" (el énfasis fue agregado), ella reveló su propia tendencia en contra de la Biblia.

LA HISTORIA, ANTES Y AHORA

Sin embargo, es cierto que hay escasa documentación egipcia sobre el período del Éxodo. ¿Por qué?

Tenemos que entender la actitud que tenía el mundo antiguo sobre el registro de la historia. La gran mayoría de las inscripciones encontradas en el mundo antiguo tienen una función específica: glorificar las acciones del rey y demostrar su poderío militar.

El primer "historiador" objetivo conocido, de acuerdo con nuestra definición moderna del término, es el escritor griego Heródoto. Por lo general, se lo considera como el "padre de los historiadores" por su intento de compilar un registro histórico desapasionado de la guerra entre los griegos y los persas. Abraham vivió en el siglo XVIII AEC, y la historia del Éxodo data del siglo XIII AEC, 800 años antes de Heródoto.

Esto no significa que las civilizaciones antiguas no hayan registrado los eventos, sino que el objetivo de esos registros era más para propaganda que para crear un registro histórico objetivo.

El Museo Británico de Londres expone inscripciones de los muros del palacio de Sanjeriv, el emperador asirio. Estas muestran escenas de las campañas militares de Sanjeriv en el siglo VIII AEC, incluyendo descripciones gráficas de enemigos derrotados (decapitados, empalados, etc.). Sanjeriv mismo es representado como alguien más grande que la vida.

Pero en esas inscripciones falta un elemento: ¡no hay asirios muertos! Eso es consistente con el estilo "histórico" de la antigüedad: los eventos negativos, los fracasos y los defectos no se describen. Cuando una nación sufre una derrota vergonzosa, por lo general encubre los errores y destruye la evidencia.

Esta idea tiene ramificaciones importantes para la arqueología y el Éxodo. Lo último que los antiguos egipcios hubieran querido registrar es la vergüenza de ser completamente destruidos por el Dios de una débil nación esclava. ¿Acaso los egipcios iban a querer preservar detalles de la destrucción de sus campos, sus rebaños y sus primogénitos, además de la muerte del faraón y de todo el ejército egipcio en el Mar de los Juncos?

En otras palabras, no podemos esperar encontrar una atención prominente a la humillación que Moshé le propinó al faraón, incluso si esto ocurrió.

La Torá es única entre toda la literatura antigua porque describe a su pueblo tanto en la victoria como en la derrota.

En un gran evento, la batalla de Kadesh en el Río Orantes entre los hititas y el faraón egipcio Ramsés II, ambos pueblos registraron haber tenido una importante victoria y la describen como tal.

Interesantemente, la Torá es única entre toda la literatura antigua porque describe a su pueblo tanto en la victoria como en la derrota. Los judíos, y a veces sus líderes, son presentados como rebeldes, quejosos, constructores de ídolos y, sí, descendientes de esclavos.

Esta descripción objetiva le brinda a la Torá gran credibilidad. Como dijo el escritor Israel Zangwill: "La Biblia es un libro antisemita. Israel es el villano, no el héroe de su propia historia. Única entre las epopeyas, la Torá busca la verdad, no relatos heroicos".

EL REGISTRO ARQUEOLÓGICO INCOMPLETO

El proceso arqueológico es tedioso y costoso. Hasta la fecha, sólo se excavó una pequeña fracción de los sitios relacionados con la Biblia.

Este escaso registro arqueológico implica que cualquier conclusión está basada en la especulación y la proyección. La arqueología sólo puede probar la existencia de los objetos desenterrados, no desaprobar lo que todavía no ha sido encontrado. La ausencia de evidencia no puede ser entendida como evidencia de ausencia.

Sin embargo, esto no ha evitado que algunos arqueólogos hagan afirmaciones audaces. En los años 50, la arqueóloga de renombre mundial Kathleen Kenyon excavó una pequeña sección de Jericó, buscando restos de población del tiempo de la conquista de la tierra a manos de Iehoshúa, en 1272 AEC. Ella no encontró ninguna evidencia y, en base a ello, concluyó que la Biblia era falsa.

El problema es que Kenyon sólo excavó una pequeña parte de Jericó y basó su conclusión en esa información limitada. En la actualidad, si bien la controversia continúa existiendo, muchos arqueólogos afirman que hay clara evidencia de que Jericó estuvo habitada en la época de Iehoshúa.

La arqueología es una ciencia nueva, y los registros están lejos de ser completos. Recién estamos comenzando a arañar la superficie.

ERRORES TEXTUALES

El "Times" comete otros errores, como leer el texto bíblico sin el acompañamiento de la explicación talmúdica. Por ejemplo, al tratar de demostrar inconsistencias en la Biblia, el "Times" dice: "Un pasaje de Éxodo dice que los cuerpos de los cocheros del faraón se encontraban en la costa, mientras que en el versículo siguiente dice que se hundieron en el fondo del mar".

Rashi, el preeminente comentarista bíblico, explica que después de que se ahogaran, el mar arrojó a los egipcios a la costa para que el pueblo judío tuviera consuelo al saber que sus enemigos no volverían a perseguirlos (Éxodo 14:30).

La credibilidad del artículo del Times es erosionada aún más cuando cita a otro rabino de Los Ángeles que afirma equivocadamente que no importa "si nosotros [los judíos] construimos o no las pirámides".

Pero como dice claramente en Éxodo 1:11 y en la Hagadá de Pésaj, los judíos "construyeron las ciudades depósito de Pitom y Ramsés". Los judíos nunca construyeron pirámides; ellas fueron construidas en el 2500 AEC, unos 1.200 años antes del Éxodo.

LAS BASES DE NUESTRO PUEBLO

"Los Ángeles Times" afirma que "la mayoría de los congregantes, así como los judíos seculares y muchos rabinos entrevistados, dicen que si el Éxodo fue o no cierto históricamente es casi irrelevante".

Nosotros no estamos de acuerdo. La verdad del texto es precisamente lo más importante. Al atacar la veracidad del Éxodo y reducirlo a una mera fábula, esos rabinos eliminan el principio judío más básico de los últimos 3.300 años.

Los Diez Mandamientos declaran desde el comienzo: "Yo Soy Hashem, tu Dios".

Pero eso es sólo la mitad de la historia. Una lectura completa del versículo muestra cómo la creencia en Dios se predica sobre la base de la experiencia del Éxodo: "Yo Soy Hashem, tu Dios, Quien te sacó de la tierra de Egipto, de la casa de servidumbre" (Éxodo 20:2).

El pueblo judío sobrevivió miles años, en contra de todas las probabilidades, porque supo claramente la verdad de la Torá. Cuando los judíos en las Cruzadas eligieron ser quemados en la estaca antes que convertirse, no se adhirieron a una fábula débil. Sugerir otra cosa es un insulto a los millones de judíos que murieron por nuestras creencias.


Este artículo forma parte de una serie. Argumentos a favor y en contra de la historicidad de la Biblia se pueden encontrar en "La arqueología y la Biblia".





DESTACADO EN AISHLATINO.COM.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram