Home » Historia » Modernidad

La definición extremadamente ofensiva de "judío" que Google ofrece en sus resultados

.
02/01/2023 | por Yvette Alt Miller

En el primer lugar de sus resultados, el buscador da una definición insultante del término "judío".

Google se ha retractado de la definición sumamente ofensiva que su buscador brindaba a aquellos que buscaban la palabra "judío". "Pedimos disculpas", publicó en Twitter Danny Sullivan, un empleado de Google. "Google otorga licencias de las definiciones a terceras partes, expertos en diccionarios. Sólo mostramos definiciones ofensivas por defecto si constituyen el significado principal de un término…". Ahora Google ha bloqueado esta definición.

Durante un breve período la semana pasada, el primer resultado ante la búsqueda de la palabra "judío" era: "alguien que negocia de una manera miserable o mezquina". La definición pertenece a un socio de Google llamado Oxford Languages, que se considera a sí mismo "el editor líder del mundo de los diccionarios", con más de 150 años de experiencia. "Los diccionarios en inglés de Oxford son considerados en el mundo como la fuente más autorizada en inglés de la actualidad", declara su sitio web. Oxford Languages reconoce que su definición es "ofensiva", pero la provee por ser el uso más habitual en el mundo de la palabra "judío". Incluso incluye diferentes formas verbales y otros "ejemplos" de comportamientos económicos no éticos.

La calumnia étnica moderna

Durante la Edad Media, muchas comunidades europeas restringieron de forma radical las oportunidades profesionales de los judíos, permitiéndoles actuar sólo como comerciantes y prestamistas de dinero, una actividad que la iglesia católica había prohibido a los cristianos a partir del año 1179. Los concilios y teólogos cristianos escribieron extensamente sobre el supuesto mal de dar crédito, creando la sensación de que los judíos que se dedicaban a prestar dinero a cambio de una ganancia eran terribles, a pesar de que ellos servían para el propósito vital de brindar liquidez en las comunidades europeas.

Durante la Edad Media, en Inglaterra, los judíos eran formalmente considerados "propiedad de la Corona" y se esperaba que prestaran dinero al monarca y a los nobles. En Polonia en el siglo XIII, el Rey Boleslaw el piadoso, describió a los judíos de su tierra como "esclavos del tesoro" y esperaba que sirvieran en un rol similar. El historiador Howard M. Sachar estimó que en el siglo XVIII "Aproximadamente tres cuartas partes de los judíos de Europa Central y Occidental estaban limitados a las precarias ocupaciones de la venta ambulante y la "banca callejera", es decir el préstamo de dinero".

En la literatura occidental, a menudo los judíos son presentados como prestadores de dinero sedientos de sangre, impulsados a trabajar en las finanzas por una especie de deseo innato de dañar a otras personas, especialmente a cristianos inocentes, y no obligados a hacerlo por un decreto político, como era la realidad. En la obra de Shakespeare, "El mercader de Venecia", un prestamista judío es aterrador y cruel, anhela matar a su inocente cliente Antonio, y declara: "Lo odio porque es cristiano". En la obra de Christopher Marlow, "El judío de Malta", el prestamista judío es todavía peor, miente y mata y en un momento, envenena a todo un convento.

De acuerdo con el diccionario Oxford en inglés, el primer uso registrado de "judear" a alguien surgió en 1825.

Con estos antecedentes, puede parecer que el término "judear" a alguien, en referencia a prácticas comerciales injustas o desleales, tiene un origen antiguo. En realidad, data de la era moderna. Según el diccionario inglés de Oxford, el primer uso registrado de "judear" a alguien tuvo lugar en 1825. El término se popularizó y se generalizó. En 1870, un representante de los Estados Unidos incluso lo usó en el Congreso de los Estados Unidos y se quejó durante un debate sobre la financiación militar diciendo que el Congreso estaba dispuesto a "judear la paga de los generales".

Un fuerte insulto en la actualidad

Demasiadas personas siguen usando el término "judío" como un insulto ofensivo relativo a prácticas económicas no correctas. Incluso una rápida revisión a través de los diccionarios más populares en línea sigue arrojando una cantidad de ejemplos de la palabra "judío" definida como "regatear o estafar" (Wiktionary), "acaparar dinero, e incluso si tienes mucho dinero regatear…" (Urban Dictionary), etc. En el 2019, la Agencia Jewish Telegraphic señaló que "Jew down" (judear) parecía estar retornando "y varios políticos habían usado el término ofensivo en diferentes contextos".

La Liga Antidifamación advierte que el uso persistente de "judío" como un sinónimo de barato o tacaño, nos daña a todos: "el uso común y generalizado de términos antisemitas, como "judear", tiene un papel peligroso en la normalización del antisemitismo y el refuerzo de las teorías de conspiración en la mente de los antisemitas".

Google todavía no ha explicado cómo y por qué el verbo ofensivo "judear" que ofrece Oxford Languages aparece como su primera definición, pero Oxford Languages mismo describe su proceso para asignar definiciones como reflejo de las mayores tendencias en las conversaciones. "La evidencia que usamos para crear nuestros diccionarios en inglés viene de ejemplos de la vida real del lenguaje hablado y escrito, recopilados a través de una serie de corpus que monitorean continuamente el desarrollo del lenguaje", explica el sitio.

Es posible que la definición ofensiva haya sido insertada por un individuo para insultar a los judíos. También es posible que un incremento general de habla ofensiva sobre los judíos llevara a los sistemas de inteligencia artificial de la compañía a reconocer el insulto de "judear" como algo de uso popular.

El verdadero significado de "judío"

El verdadero significado de la palabra judío no podría estar más alejado de las connotaciones negativas que proclaman los diccionarios modernos. El nombre 'judío', en hebreo iehudí, deriva del nombre Iehudá, uno de los hijos de nuestro patriarca Iaakov. Su nombre viene de la raíz hebrea que significa "agradecer" y "admitir o reconocer".

Iehudá fue el cuarto hijo de Leá. Ella sabía que Iaakov, su esposo, estaba destinado a tener 12 hijos con cuatro esposas. El nacimiento de Iehudá fue más allá de lo que ella consideraba que era la parte que le correspondía, por eso lo llamó Iehudá, que implica gratitud.

La esencia de ser judío es apreciar todas las bendiciones y agradecer constantemente por ellas.

En un momento en que el antisemitismo crece a pasos agigantados, es imperativo que insistamos en usar el término judío con orgullo. El pedido de disculpas de Google es un buen lugar para comenzar.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram