Home » Parashá » Avanzado » La Parashá de Rav Frand

Expandir nuestras fronteras

.

Ki Tavó (Deuteronomio 26:1-29:8 )

por Rav Isajar Frand

"Sólo estarás arriba y no abajo" (28:13)

Uno no puedes estar a la vez arriba y abajo. Si estás arriba, obviamente no estás abajo, y viceversa. ¿Por qué entonces la Torá nos dice "Sólo estarás arriba y no abajo"?

Rav Tzadok HaCohen de Lublin señala la plegaria del Iaavetz (Divrei HaIamim I 4:10): "Si me bendices y expandes mis fronteras". ¿Por qué se pide en la misma tanto una bendición como una expansión? Rav Tzadok explica que las personas pueden recibir muchísima abundancia, pero si no están debidamente preparadas para manejarla, eso puede destruir sus vidas. El Iaavetz le pide a Hashem una bendición, pero prudentemente también le pide que "extienda" sus fronteras. Le pide volverse una persona más grande, mejor y más sabia, un hombre de profundo entendimiento y amplios horizontes, alguien que puede ser el amo de sus bendiciones.

En la sociedad actual hay ejemplos clásicos de gente que recibió bendiciones pero que no estuvo preparada para manejarlas. Vemos actores que se convierten en una sensación de la noche a la mañana. En un instante se vuelven multimillonarios. Compran gigantescas mansiones y autos caros, adoptan el estilo de vida de los ricos y famosos. Pero no saben cómo hacerlo, porque después de todo son sólo personas comunes y corrientes. En consecuencia, tienen tasas más altas de divorcio, abuso de drogas, alcoholismo y colapsos mentales que en cualquier otro sector de la sociedad. Sus bendiciones resultan ser una maldición.

Lo mismo ocurre con los atletas. Alguien puede arrojar una bola a 95 millas por hora y controlar la curva que va a seguir. De repente gana 10 millones de dólares al año. La gente comienza a estar pendiente de cada palabra que pronuncia.

"¿Qué piensas de esto? ¿Qué piensas de aquello?".

"¿Pensar? ¿Qué es eso?".

Esa persona es millonaria, su fotografía aparece en todas las revistas y los niños le piden su autógrafo. Él piensa que es alguien importante, pero no lo es. Recibió una bendición, pero no está equipado para manejarla.

Las personas comunes y corrientes pueden ganar la lotería. Un día están trabajando en el correo y al día siguiente son multimillonarios. ¿Cómo los afecta esto? Sus vidas se desmoronan. A menudo se divorcian o se suicidan. La persona no ha cambiado. Sigue siendo el mismo trabajador del correo. No sabe cómo manejar un millón de dólares, y en consecuencia eso destruye su vida.

¿Cómo logramos convertirnos en una persona más grandiosa? El Talmud elabora sobre la plegaria del Iaavetz (Trumá 16a): "Si me bendices con Torá y expandes mis fronteras con discípulos". Nos volvemos más grandes, personas expandidas, al dar a los demás. Si me das Torá, rezó el Iaavetz, dame discípulos con quien compartirla.

Crecemos al ser padres. Crecemos al ser individuos comprometidos con la comunidad. Crecemos al ayudar al pobre. Cuando damos a los demás, cuando vamos más allá de los estrechos límites de nuestra propia existencia. Nos volvemos más amplios, más sensibles, personas con fronteras expandidas.

El Talmud (Taanit 9a) declara: "Aser bishvil shetitasher - Separa el diezmo para enriquecerte". A primera vista, esto pareciera ser alguna clase de segulá, una especie de "hechizo", pero no tiene nada que ver con esto. Rav Tzadok dice que se trata de un mecanismo lógico. Mientras más dinero das, mientras más personas dependen de ti, más grande te volverás. Mientras más crecen tus necesidades, más te dará Hashem, más se expandirán tus esferas de influencia, y más grande llegarás a ser".

Esta es la naturaleza de las cosas. Mientras más uno se vuelve indispensable para otros, más crece. Mientras más crecemos, más somos capaces de manejarlo.

Quizás a esto se refiere la Torá con la doble bendición de "estarás arriba" y "no estarás abajo". Hashem nos dará tantas bendiciones que estaremos "arriba". Y al mismo tiempo se asegurará de que no permanezcamos "abajo", personas pequeñas con bendiciones demasiado grandes para manejarlas. Él nos ayudará a crecer y expandirnos para recibir debidamente las bendiciones.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram