Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

La lucha para llegar al autocontrol

.

Nasó (Números 4:21-7:89 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

La lucha por el autocontrol es una de las más importantes y más difíciles de todos los tiempos. Lamentablemente, hay muchas víctimas y a menudo nuestra voluntad pierde frente a la tentación. La porción de la Torá de esta semana nos dice que para convertirse en un nazir uno debe hacer una promesa y comprometerse a abstenerse de consumir cualquier producto producido con uvas, de impurificarse con un cuerpo humano y de cortarse el cabello.

El versículo usa una palabra extraña para describir el acto de la promesa: iafli. El Ibn Ezra presenta dos posibilidades respecto a lo que puede significar esta palabra. La primera es que connota separarse a uno mismo (iafrish). La segunda es que significa maravilla (pele). La mayoría de las personas simplemente ceden ante sus tentaciones. El compromiso del nazir es con el autocontrol. El Ibn Ezra argumenta que el autocontrol es algo tan raro y poderoso que puede ser considerado maravilloso. Por un lado, el nazir nos inspira a tener más autocontrol; y por otro lado nos recuerda que la mayoría de las personas fracasan, o todavía peor: ni siquiera lo intentan.

El tema que precede al nazir es el de la sotá. Una mujer cuyo esposo le advierte frente a testigos que no debe quedarse a solas con otro hombre, y ella de todos modos lo hace, debe pasar por la ceremonia de sotá para determinar si cometió adulterio. Intrigado por la yuxtaposición de estos dos conceptos aparentemente diferentes, el Midrash propone una conexión. El nazir viene después de la sotá porque cualquiera que haya sido testigo de la caída de la sotá estará tan preocupado por evitar esa clase de muerte que se comprometerá a no beber vino, por temor a que el vino pueda llevarlo a caer en el adulterio.

La conexión que el Midrash establece entre el nazir y la sotá no es tangencial ni coincidencia. Esta conexión revela el mensaje central de ambos conceptos. Tanto la mitzvá de sotá como la del nazir nos enseñan que la forma ideal de enfrentar las tentaciones es evitar la batalla. Para evitar convertirte en una sotá, no te pongas en un ambiente que pueda conducir al pecado. Esto incluye no beber vino, así como evitar situaciones de reclusión que propician la tentación.

A continuación viene la sección sobre el nazir y la idea se intensifica. Por lo general, los Sabios son responsables de implementar restricciones adicionales como barreras protectoras a los mandamientos bíblicos, pero el caso del nazir es uno de los pocos ejemplos donde la Torá misma agrega restricciones que sirven para proteger la ley original. No evitar sólo el vino, sino todos los productos derivados de las uvas. ¡No sólo evitar los productos derivados de las uvas, sino incluso evitar acercarse a un viñedo!

En un artículo del 2016 llamado "Estrategias situacionales de autocontrol", la Dra. Angela Duckworth considera que las estrategias situacionales son las más efectivas para evitar fracasar en lo que respecta al autocontrol, pero a la vez son las más subestimadas y menos utilizadas. Por lo general enfrentamos la batalla contra la tentación de forma directa y eventualmente perdemos frente a una increíble porción de pastel de chocolate. Pensamos que seremos capaces de estudiar, pero somos impotentes ante el encanto de nuestros teléfonos celulares.

La estrategia más sabia y efectiva es en primer lugar no comprar el pastel de chocolate y apagar nuestro teléfono cuando queremos concentrarnos.

Sí, la lucha por el autocontrol es difícil, pero tal vez la enfrentamos de la forma equivocada. Luchar cara a cara la batalla entre la fuerza de voluntad y la tentación es sólo el último recurso. Muchos han caído en el calor de la pasión o la intensidad de una emoción. La mejor manera es aprender de los errores de la sotá y actuar como el nazir: antes que nada tratar de evitar la batalla. Evitar las tentaciones y las situaciones que pueden llevarnos a pecar. Al hacerlo, quizás podamos tener más suerte y lograr nuestros objetivos de autocontrol, para llegar a ser personas más felices, sanas y espiritualmente refinadas.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram