Home » Actualidad » Sociedad

La maldición del distanciamiento social

.
20/12/2021 | por Rav Benjamín Blech

Hace poco, el New York Times publicó un artículo sobre un nuevo sitio web que logró gran popularidad ante la resurgencia de la pandemia global: un popular manual para el suicidio.

Muchas víctimas deprimidas y emocionalmente afectadas por las nuevas variantes del Covid describieron su incapacidad para enfrentar su soledad, sus miedos y su desesperación, y suplicaron instrucciones respecto a la "manera más sencilla de acabar con todo". El sitio web "ayuda" con instrucciones explícitas sobre cómo pueden morir.

Alrededor de 374 millones de personas sufren trastornos de ansiedad como resultado del Covid. En los Estados Unidos, esto implica a uno de cada tres habitantes.

El Covid puede matar de muchas formas, y no estamos prestando atención si insistimos en considerar sólo los efectos físicos de la propagación del virus. Las víctimas vivas pagan un severo precio mental y emocional. Y parte del problema se debe a que fallamos en identificarlo, así como en publicitar el poder que tiene el Covid sobre la salud mental de la población mundial.

Para tener una idea del alcance de este aspecto de las consecuencias de la pandemia actual, el prestigioso Lancet Journal, basado en la información de 48 estudios que abarcan 204 países, estimó que la cantidad total de personas que sufren trastornos de ansiedad como resultado del Covid es de por lo menos 374 millones. En los Estados Unidos, esto implica que uno de cada tres habitantes sufre problemas de ansiedad.

La depresión tiene consecuencias en cada aspecto de nuestras vidas.

Así lo describen algunas víctimas:

  • "La depresión es como ser daltónico y que constantemente te digan cuán colorido es el mundo"
  • "Quiero escribir exactamente lo que siento, pero de alguna manera el papel queda vacío y no hubiera podido expresarlo mejor".
  • "Más que nada, me siento solo. Me siento aislado. No hay nadie a quien abrazar, nadie con quien compartir, siento que la carencia de contacto humano vuelve la vida insignificante e imposible de vivirla".

Es destacable que todos señalan al distanciamiento social como la clave para resolver la gravedad del Covid, sin dejar claro que fortalecer las relaciones sociales es por lo menos tan importante para asegurar que las vidas que preservamos nos brinden significado, alegría y propósito.

En Génesis, cuando Dios completa los diversos componentes de la creación, Él inspecciona Su obra cada dia y pronuncia el veredicto: ki tov, 'es bueno'. Pero el sexto día, al ver a Adam solo, sin una compañera ni amigo, Dios dijo lo tov, 'no es bueno'. No era bueno que Adam quedara solo. Era necesario crearle una compañera.

Una lectura superficial del texto sugiere que la soledad de Adam fue la que obtuvo el juicio Divino de lo tov, 'no es bueno'. Pero una lectura más profunda sugiere que esto significa que a pesar de que Dios proclamó que la obra de cada día era tov 'buena', sólo es buena cuando la creación se comparte, cuando el mundo de Dios es visto por cuatro ojos, no por dos; cuando Adam encuentra a Javá, y cuando nosotros, cada uno de nosotros a lo largo de la historia humana, podemos compartirlo con otro.

Todo lo que Dios creó durante seis días y elogió como tov 'bueno', no fue bueno hasta que Adam, la única creación humana, fue capaz de encontrar la capacidad de experimentar alegría con otra persona.

Es verdad, el distanciamiento social es un buen consejo para prevenir el contacto que promueve la transmisión de la enfermedad. Pero la frase ignora un antídoto sumamente poderoso al estrés emocional y mental que dio lugar a la popularidad de un sitio web que alienta el suicidio. Nos necesitamos mutuamente.

Sí. Tenemos que enfatizar el peligro físico del virus, pero también tenemos que subrayar el peligro emocional de la soledad.

Sí. Tenemos que enfatizar el peligro físico del virus, pero también tenemos que subrayar el peligro emocional de la soledad. Debemos prevenir la propagación de la enfermedad, pero igualmente importante es la necesidad de encontrar maneras de fomentar las amistades.

Por eso no me gusta la frase "distanciamiento social". Sería mejor enfatizar el "distanciamiento de la enfermedad" o la "defensa social".

Lo primero en vencer al Covid.

Lo segundo es sobreponernos al triste espectro de la desesperación y la depresión universal en un mundo que olvidó la importancia suprema de que fuimos creados como seres sociales. Ambas cosas son esenciales para que el mundo vuelva a ser bueno.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram