Home » Parashá » Basico » Sabiduría milenaria y psicología moderna

La resolución de conflictos

.

Lej Lejá (Génesis 12-17 )

por Rav Dr. Mordejai Schiffman

Sin una intervención efectiva, los conflictos crecen rápidamente. Ya sea en el trabajo, en el hogar o con amigos, si una pelea no se corta de raíz apenas comienza, las consecuencias pueden tener un impacto negativo de larga duración. Sin embargo, en vez de enfrentar directamente el conflicto, algunas personas lo evitan. Actúan como si no existiera, aunque este sigue latiendo debajo de la superficie, esperando el momento para erupcionar. Otras personas se encierran y se retraen por completo (lo que el Dr. John Gottman llama convertirse en un "muro de piedra"), lo que impide la resolución y empeora el problema. Otros caen en un ciclo de discusiones perpetuas durante un período prolongado de tiempo, lo que lleva a más tensión a medida que las discusiones se repiten hasta el infinito.

Después de haber vivido juntos durante muchos años, comenzó a surgir un conflicto ("riv") entre los pastores de Abram y los de Lot. Al reconocer el problema, Abram le dijo a Lot: "Por favor, que no haya riña ("merivá") entre mí y tú, ni entre mis pastores y los tuyos, pues somos hermanos". Rabí Moshé Alshij sugiere que hay una diferencia fundamental entre la palabra usada para conflicto en el primer versículo ("riv") y en el segundo ("merivá"). Un "riv" es un pequeño desacuerdo; una "merivá" es cuando un desacuerdo crece hasta convertirse en un problema mucho mayor. Al ver que había un "riv", Abram rápidamente se hizo cargo del tema para terminar con el problema de raíz, antes de que se transformara en una "merivá".

El Alshij hace referencia al versículo de Proverbios que compara el comienzo de la contienda con la liberación del agua (17:14). El Talmud (Sanedrín 7a), en nombre de Rav Huna, desarrolla la metáfora y sugiere que una pelea se compara con un pinchazo en una manguera, que provoca que el agua se derrame. Si el agujero no se repara rápidamente, se seguirá ensanchando hasta que ya no se lo pueda reparar. Lo mismo ocurre con una disputa: si no se la resuelve de inmediato, el daño puede ser irreversible.

Al comprender que no había manera de que se mantuvieran juntos de forma efectiva, Abram sugiera una solución que permite que ambas partes se expandan y crezcan en su propia dirección, poniendo fin a la fuente del conflicto mientras todavía están en buenos términos. Una lectura atenta de los versículos basada en el comentario de Rav Isaac Arama, y con la ayuda de las investigaciones contemporáneas relativas a la resolución de conflictos, nos lleva a algunas estrategias importantes para ayudar a resolver las disputas:

En primer lugar, Abram al estar en una posición de poder, podría haber exigido descaradamente que Lot se fuera. Sin embargo, Abram usó lo que el Dr. John Gottman llama un "comienzo suave". Él empezó de manera muy pacífica y cortés, con un lenguaje tranquilo y acogedor: "Por favor, que no haya conflictos… (al na tehi)".

En segundo lugar, Abram presenta el problema sin culpar por completo a Lot. Abram asume una responsabilidad parcial, incluso se menciona a sí mismo y a sus pastores con relación al conflicto antes de mencionar a Lot y a sus pastores. En tercer lugar, para evitar la mentalidad de "yo vs tú", Abram le recuerda su cercanía y su fuerte relación (anashim ajim anajnu). Finalmente, Abram le da a Lot la autonomía de elegir en qué dirección quiere ir. Abram está dispuesto a ceder y acomodarse con los deseos de Lot para evitar generar tensiones.

Abram sirve como modelo respecto a cómo abordar los conflictos y no dejar que crezcan, y también nos enseña las mejores maneras de trabajar para resolverlos. Al comenzar de forma suave, sin culpar, asumir responsabilidad, centrarse en la relación compartida y ceder, Abram y Lot pudieron avanzar en buenos términos, preparando el escenario para la siguiente fase de su historia compartida.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram