Home » Festividades judías » Januca » Conceptos básicos

Los latkes son un alimento esencial de Janucá, a pesar de que no tengan tantos años de historia

.
18/12/2022 | por Rav Tzvi Gluckin

Muchas tradiciones no son tan antiguas, pero ¿qué importa? Ellas desempeñan un papel importante en la celebración de la festividad.

No debería sorprenderme, pero las costumbres de Janucá con las que crecí ahora son motivo de controversia. Los críticos declaran a viva voz: los latkes de papa son una costumbre reciente, el sevivón fue apropiado de los vecinos no judíos y las monedas de chocolate sólo se volvieron de moda en la década de 1920.

Y estoy seguro de que algún cascarrabias está trabajando duro en este mismo momento buscando otra forma de arruinar la festividad. (Sí, ya sé, Maoz Tzur, la canción tradicional de Janucá, se entona con la melodía de un himno cristiano. ¿Ahora estás contento?)

El pueblo judío ha existido durante mucho tiempo, disperso por el globo, y con los años ha incorporado muchísimas costumbres (que incluyen diferentes comidas, canciones, juegos, y estilos de vestimenta) que agregan un nivel adicional de significado a las festividades como Janucá.

Algunas de estas costumbres se remontan a cientos de años atrás y entraron en el Código de Ley Judía. Muchas son costumbres locales, observadas sólo en comunidades específicas. Otras son nuevas, o adaptaciones de tradiciones más antiguas, o sólo fueron posibles cuando los judíos aceptaron nuevas tecnologías o llegaron a nuevos lugares. Pero cualquiera sea la razón, las costumbres se volvieron aceptadas y hoy en día son parte de la festividad.

También son divertidas.

Los latkes son divertidos. Un año, convencí a mi esposa para que hiciera latkes arcoíris, y ella hizo latkes con papas blancas, papas azules, batata y zuccini… No volvimos a hacerlo. El sevivón es divertido (bueno, lo es para algunas personas). Las monedas de chocolate son divertidas.

Pero las costumbres también son una excusa para reunirnos con la familia y con amigos, para alargar esos encuentros ("¿Cómo puedes irte ahora? ¡Todavía no jugamos al sevivón!"), y para enfocarnos en el significado del día.

Eso es cierto incluso si el significado de la costumbre fue inventado a posteriori. Por ejemplo, los latkes originalmente se preparaban con schmaltz (grasa de pollo), luego con aceite vegetal hidrogenado y finalmente con aceite de oliva, que fue cuando las maestras de la escuela hebrea y los rabinos hicieron la conexión con Janucá.

Pero… ¿qué importa? Las costumbres no son antiguas ni intrínsecas a la creencia judía. Fueron inventadas. Todo el mundo sabe que fueron inventadas. Varían de una comunidad a otra. Se inventarán nuevas. Alguna persona inteligente encontrará la forma de volverlas "significativas". Esa es nuestra historia. Ocurre una y otra vez.

Las costumbres dan realce a la festividad. No vienen a reinventar el día ni a cambiar su significado intrínseco. Janucá sigue siendo sobre la batalla por la identidad judía y el milagro de la supervivencia judía. Eso es lo que nos recuerdan los latkes aceitosos, los blinches de queso, las sufganiot con mermelada, los sevivonim, las monedas de chocolate y las canciones judías. Eso es lo que hacen. Sobre eso hablamos. Ese es el punto.

Puede que eso te moleste (a algunas personas les gusta quejarse, otros son aguafiestas), y eso es genial. Puedes ser esa persona que cada año en la reunión familiar habla sobre la verdadera historia de los latkes, el sevivón o lo que sea, pero logras el mismo objetivo. Obligas a los demás a pensar en la verdadera historia y en el significado de Janucá.

Lo cual, si lo piensas, es maravilloso. Si eso es lo que sientes, y si sientes la necesidad de sacar el tema cada año, que así sea. Esa puede ser tu costumbre.

Incluso podemos discutirlo mientras comemos algunos latkes.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram