Home » Israel y mundo judío » Mundo judío

Los Piechotka y las sinagogas de madera de Polonia

.
03/07/2022 | por Rav Hillel Goldberg

Un tributo al fiel, profesional y humilde trabajo de una pareja de archivistas no judíos.

La tendencia de los judíos polacos antes del Holocausto de construir sus sinagogas de madera les dio gran belleza y santidad, pero al mismo tiempo las convirtió en presa fácil del intenso odio de los nazis cuando se dispusieron a destruir cada vestigio del judaísmo. ¿Qué podía ser más fácil que incendiar sinagogas construidas de madera?

No podemos saber si aquellos que se dedicaron a registrar las imágenes de Polonia antes del Holocausto poseían algún nivel de profecía. Las fotografías más famosas son las de Roman Vishniac, quien tomó miles de fotografías, algunas de las cuales lamentablemente se convirtieron en íconos de judíos de todas las edades, ocupaciones y clases económicas. Menos conocida es María Piechotka, que falleció el 28 de noviembre de 2020 en Varsovia.

Si no fuera por ella y su esposo Kazimierz Piechotka, nuestro conocimiento de las hermosas sinagogas de madera de Polonia y Ucrania del sigo XVI en adelante, se limitaría a lo que pudiera proveernos nuestra imaginación. Gracias a su investigación por todas las ciudades y aldeas de Polonia en los años 1930, tenemos imágenes exactas de esas sinagogas. Cada una representa un paralelo: una foto de la sinagoga junto a una pintura imaginada de los malvados alemanes que la incendiaron y la redujeron a cenizas. Ver las fotos de estas sinagogas y pensar en su destino final es inevitable e infinitamente doloroso.

María y Kazimierz Piechotka

La JTA (Jewish Telegraphic Agency) nos informa que los Piechotka, que no eran judíos, continuaron la documentación de la arquitectura de sinagogas realizada antes por colegas judíos en el Instituto de Tecnología de Varsovia, incluyendo a Oskar Sosnowski y Szymon Zajczyk. Ambos fallecieron en el Holocausto. Durante el Holocausto, los Pichotka lucharon en la resistencia.

En 1957, los Piechotka publicaron Wooden Sinagogues (Sinagogas de madera) en polaco y en 1959 en inglés. Es un libro muy especial, no disponible en eBay, con muy pocas copias disponibles en Amazon. El periódico Intermountain Jewish News vio este libro a la venta en 1972 y lo compró de inmediato. Pareciera tener cierta santidad.

El libro incluye más que imágenes, aunque sólo eso ya lo justificaría. Allí encontramos una modestamente titulada “descripción de objetos”, 113 registros bibliográficos, un mapa de la ubicación de las sinagogas de madera en Polonia y una historia de los judíos polacos con referencia especial a la arquitectura de sus barrios judíos. La frase de apertura a la introducción de la versión en inglés de "Wooden Synagogues", escrita por el Dr. Stephen Kayser dice: “Este libro conmemora edificios martirizados… ellos merecen ser recordados como los seis millones de seres humanos que fallecieron con ellos… -- y quienes en gran medida fueron parte de ellos”.

Sinagoga previa a la guerra en Jedwabne, Polonia

La sinagoga de arriba, construida originalmente en 1770 y posteriormente agrandada, es descrita en fino detalle arquitectónico. Ofrecemos una muestra breve: “El edificio principal estaba cubierto de un techo de múltiples niveles (cada grada con un ángulo diferente), descansando sobre una gran cornisa cóncava. Un alto y decorativo fresco tanto como la curva en medio de la grada indica la existencia de una pared enana. Los anexos laterales para las mujeres tenían techos inclinados. La bahía del muro sur correspondiente al salón de los hombres, mostraba vestigios de tres pequeños techos de dos inclinaciones intersecando las paredes en el salón principal”.

Una cosa que las sorprendentes fotos en blanco y negro y los diagramas en "Wooden Synagogues" no lograron captar son los elaborados murales pintados adentro. El arte judío era arte de sinagoga, algo que floreció y ayudó, junto con la arquitectura, a crear la fascinación y calidez del espacio de rezo.

Las escasas fotografías que quedaron de una sinagoga de madera junto a los edificios que la rodeaban muestran el amor prodigado a las sinagogas, mientras los otros edificios parecen apenas habitables, evidencia de la extrema pobreza de la época. Esos judíos que vivían en extrema pobreza, encontraron una forma de hacer brillar sus sinagogas.

Recreación del techo de la sinagoga Gwozdziec

JTA informa que una recreación a escala real del techo de madera de la sinagoga Gwozdziec, su cúpula pintada y una bimá tallada a mano constituyen la pieza central de una exhibición en el Museo Polin de historia de los judíos polacos en Varsovia.

Todo esto es el legado del fiel, profesional y humilde trabajo de los Piechotka. En el 2016 María Piechotka recibió el premio Irena Sendler, que lleva el nombre de otra no-judía de Varsovia que arriesgó su vida una y otra vez para salvar vidas judías durante el Holocausto.

En el documental "Eleven el techo", María Piechotka dijo sobre su trabajo: “Sabíamos que si no capturábamos esto en ese mismo momento y, Dios no quiera, esos materiales se dañaban, entonces una enorme pieza de cultura, cultura europea, cultura mundial, sería completamente olvidada”.

Nuestra deuda con los Piechotka es incalculable, tal como la herencia judía religiosa, cultural e histórica que ellos preservaron.


Este articulo apareció originalmente en Intermountain Jewish News, con base en Denver, Colorado. 



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram