Home » Judaismo » Ley judía » Ley judía para principiantes

Los viajes de acuerdo a la ley judía

.
29/12/2020 | por Rav Dov Lev

Algunos viajes son tranquilos y otros accidentados. Lo mejor es viajar a la forma judía.

¿Sabías que los norteamericanos gastan 1.600 millones de dólares al día en viajes?1 A algunas personas les encanta viajar, otras lo detestan. Sin embargo, ya sea en auto o a pie, en barco o en avión, en bicicleta o en tren, todo el mundo tiene que ir a algún lugar. ¿Cómo influye sobre esto la ley judía?2

El judío errante

Los judíos no son ajenos a los viajes. Durante miles de años, los judíos han vagado de un país a otro buscando un lugar donde poder descansar sus pies exhaustos. Quedan pocos lugares en el mundo donde los judíos no hayan tratado de asentarse. El vagar de los judíos fortaleció nuestra determinación y nos imbuyó con un firme sentimiento de supervivencia. Los místicos dicen que los judíos fueron esparcidos por los cuatro rincones del mundo para "recoger las chispas de santidad" de cada lugar3, y para contribuir con un componente ético y moral en cada región.4

Sin dudas, cuando una persona viaja, sin importar cuál sea su destino, amplía su horizonte e incrementa su entendimiento del mundo de Dios. En un nivel místico, cada lugar al que la persona viaja ya estaba destinado que su alma debía llegar allí.5

De acuerdo con la tradición judía, quien cambia su lugar cambia su mazal (su destino).6

Es una buena idea ponerte en contacto con las comunidades judías de los lugares a los que irás. Ellos pueden brindarte información sobre sinagogas, comida kasher y hospitalidad en Shabat.7

Si un hombre casado viaja y va a pasar la noche sin su esposa, antes de partir está obligado a dedicarle tiempo a las necesidades emocionales de su mujer.8 Un hombre no debe viajar durante las 24 horas previas a que su esposa se sumerja en la mikve. Dentro del primer año de matrimonio, el hombre no tiene permitido viajar si eso implica pasar la noche en otro lugar (a menos que su viaje sea para una mitzvá), salvo que su esposa esté de acuerdo.9

Durante la primera semana después del entierro de un pariente cercano, el deudo tiene prohibido viajar, tanto por negocios como por placer.10 Tiene permitido viajar para hacer la shivá con el resto de la familia.11 También tiene permitido viajar para evitar una pérdida financiera importante.12 Los viajes recreativos y de vacaciones no son apropiados dentro del primer año tras la pérdida de un padre, o dentro del primer mes tras la pérdida de un esposo/a, hermano/a o un hijo/a.13

Antes de que alguien parta de viaje, es apropiado que lo acompañen cuando sale (Sobre este tema hablamos en Relaciones Interpersonales – Parte 2). Antes de partir es recomendable tener una conversación significativa de Torá.14

La plegaria del viajero

Al partir en un viaje interurbano, los viajeros recitan una plegaria especial para su seguridad y éxito.15 En la plegaria, también se pueden mencionar peligros posibles particulares de esa travesía personal.1 Esta plegaria se dice una vez por día17 y debe decirse al comienzo del viaje, una vez que sale de los límites de la ciudas.18

Iehí ratzón milefaneja Adonai Eloheinu veElohei avotenu shetolijenu leshalom, vetatzidenu leshalom, vetadrijenu leshalom, vetaguienu limjoz jefetzenu lejaim ulesimjá uleshalom (si se vuelve en el mismo día, agregar: vetajazirenu lebeiteinu leshalom), vetatzilenu mikaf col oiev veórev velistim vejaiot raot badérej umikol minei furaniot hamitragshot ubaot laolam. Vetishlaj brajá bejol maasé iadeinu, vetitenenu lején ulejésed ulerajamim beeineja ubeeinei jol roenu, vetishmá col tajanuneinu, ki Él shomea tefilá vetajanún Atá. Baruj Atá Adonai shomea tefilá.

Que sea Tu voluntad, Hashem, Dios nuestro y Dios de nuestros antepasados, que nos dirijas hacia la paz, que encamines nuestros pasos hacia la paz, que nos guíes hacia la paz y nos hagas llegar a nuestro destino deseado para vida, felicidad y paz. Rescátanos de la mano de todo enemigo, emboscada, bandidos y animales feroces por el camino, y de toda clase de castigos que se acumulan para venir a la tierra. Envía bendición a todas nuestras obras y concédenos gracia, benevolencia y misericordia ante Tus ojos y ante los ojos de quienes nos ven. Escucha la voz de nuestra súplica porque Tú eres Dios, que escucha la plegaria y la súplica. Bendito eres Tú, Hashem, que escucha la plegaria.

Rezar durante el viaje

Todo judío tiene la obligación de rezar todos los días, por lo menos las bendiciones matutinas, el Shemá y la Amidá. Durante el viaje puede ser muy difícil rezar de la forma acostumbrada. A veces no se encuentra un lugar cómodo en donde pararse, otras veces es difícil concentrarse en las plegarias.

Es importante tratar de encontrar el lugar (y el momento) ideal para enfocarse en las plegarias. Si es posible, escoge un lugar donde nadie te vaya a molestar19 y donde tú tampoco causes una molestia. Asegúrate que el área esté limpia20 y que nadie a tu alrededor esté vestido de manera inapropiada.21

Está prohibido salir de viaje si no podrás rezar como corresponde en el momento indicado.22 Sin embargo, si el viaje es por una buena razón, está permitido viajar a un lugar en el que no podrás rezar con minián.23

Rezar durante un viaje en avión es particularmente difícil. Si es posible, trata de comprar pasajes en horarios que te permitan rezar antes o después del vuelo. No es correcto organizar un minián en el avión si eso produce un inconveniente a otros pasajeros.24 Debes rezar sentado en tu asiento si esa es la única forma de rezar con la concentración apropiada25 y sin molestar a los demás.26 Si es posible, se debe tratar de estar de pie en los momentos de la plegaria en que nos prosternamos.27

¿Qué pasa si durante el viaje se atraviesan (muchas) franjas horarias? ¿Cómo se determina el horario de la plegaria? Esto depende de la hora que es sobre la tierra (o el océano) sobre el que vuelas.28 Como a menudo durante el vuelo es difícil saber esto, lo ideal es ser cauteloso. Por lo tanto, cuando desde el avión veas que el sol aparece en el horizonte, recuerda que tu altitud causa que lo veas antes de lo que lo verías si estuvieses sobre la tierra y espera que pasen unos minutos antes de rezar la Amidá. Asimismo, no esperes hasta el último momento del día para rezar Minjá, ya que sobre la tierra el sol se pone antes que lo que puedes observar desde el avión. Debes tener más cuidado cuando viajas hacia el este, ya que la tarde avanza con rapidez.

Cuando viajas en auto y se acerca la hora final del rezo, si es difícil parar al costado del camino y rezar bien, está permitido rezar sentado en el auto.29 Sin embargo, el conductor tiene prohibido rezar (o recitar Birkat HaMazón) mientras maneja, ya que no podrá enfocarse debidamente en su plegaria y puede ponerse en peligro a sí mismo y a los demás.30

Si el viajero se despierta en un lugar donde no hay agua disponible para hacer netilat iadáim, debe frotar sus manos contra algo y rezar.31

Estudiar en el camino

Durante milenios, la Torá demostró ser aplicable a todo tiempo y lugar. La Torá nos enseña que debemos aprovechar al máximo nuestro tiempo y también quien viaja debe estudiar. Si es difícil concentrarse en un libro durante el viaje, se puede escuchar clases de Torá en audio.32 De hecho, de esta forma se cumple el versículo que dice que se debe estudiar Torá "en el camino".33

Hay una idea kabalística que habla de "santificar" un lugar con el estudio de la Torá.34 No importa si estás en el Gran Cañón, en la Plaza Roja de Moscú, en los Alpes o en Auschwitz, es apropiado estudiar Torá en ese lugar.

Cuando vemos un fenómeno natural

Rav Shimshon Rafael Hirsch fue el líder espiritual de los judíos alemanes en el siglo XIX. Cuando ya era anciano, decidió viajar para ver los Alpes. Como era una persona mayor a quien le resultaba difícil viajar, sus congregantes le pidieron que explicara por qué quería hacerlo. Rav Hirsch explicó que dentro de poco tiempo tendría que enfrentar la Corte Celestial y que Dios le preguntaría: "Shimshon, ¿visitaste Mis hermosos Alpes?"

Dios creó un mundo hermoso porque quiere que lo disfrutemos y que valoremos más al Creador. Para facilitar esta valoración, hay muchas bendiciones que se recitan cuando nos encontramos con estas maravillas de la creación. Quien no se asombra ante estos fenómenos (por ejemplo porque ya se acostumbró a verlo), no dice estas bendiciones.35

La siguiente bendición se recita al ver un río, mar, montaña o desierto impresionante, o ante un evento natural asombroso como un relámpago, un cometa, una estrella fugaz, una lluvia de meteoritos, un huracán o un tornado:36

Baruj Atá Adonai, Eloheinu Mélej haolam, osé maasé bereshit.

Bendito eres Tú, Hashem, Dios nuestro, Rey del universo, quien realiza la obra de la creación.

La bendición se vuelve a decir sólo si pasaron 30 días desde la última vez que se visitó el sitio. Sin embargo, si se ve otro cuerpo de agua, se puede recitar una nueva bendición,37 a menos que sea durante el mismo trayecto del viaje.38

Esta bendición no se debe recitar al ver una montaña desde un avión, porque de esa manera no se puede apreciar realmente su altura. La bendición se puede decir desde un avión al ver un cuerpo de agua impresionante.40

Hay numerosas leyes con condiciones para poder decir estas bendiciones. En todos los casos que exista una duda respecto a si se puede decir la bendición, se debe recitar la bendición sin el nombre de Dios.41

Comer en el camino

Si un viajero quiere comer pan, primero debe procurar tener agua para lavarse las manos (ver las leyes de netilat iadáim). ¿Qué pasa si no hay agua disponible? Si piensas que conseguirás agua dentro de los 72 minutos siguientes de tu viaje, o si puedes conseguir agua si te desvías hasta 18 minutos de tu camino, debes hacerlo.42 De lo contrario, puedes comer el pan sin tocarlo, es decir, envolviendo el pan o tus manos (por ejemplo, con guantes).43 Esta idea también se puede aplicar si uno se encuentra en un área peligrosa44 o si para encontrar agua necesita separarse de sus compañeros de viaje.45

Birkat HaGomel

Al arribar sano y salvo de un viaje importante, se le debe agradecer a Dios por el éxito de la travesía. La bendición, conocida como Birkat HaGomel,46 se recita después de cualquier vuelo47 o viaje largo en barco48. Los sefaradim también recitan esta bendición después de realizar un viaje largo en auto o en tren, mientras que los ashkenazim sólo lo hacen si enfrentaron algún peligro particular durante el viaje.49

El texto de la bendición Hagomel es:

Baruj Atá Adonai, Eloheinu Mélej haolam, hagomel lejaiavim tovot sheguemalani col tov.

Bendito eres Tú, Hashem, Dios nuestro, Rey del universo, Quien da cosas buenas a los culpables y me dio todo lo bueno.

Esta bendición sólo puede recitarse si hay presente un minián,50 y normalmente se la recita en la sinagoga después de la lectura de la Torá.51 La bendición debe recitarse en la primera oportunidad que se presente, idealmente durante los tres días posteriores a la conclusión del viaje.52 Si muchas personas necesitan decir esta bendición al mismo tiempo, lo ideal es que una persona la diga en representación de todas.53

La bendición HaGomel también debe decirla cualquier persona que vivió una experiencia peligrosa:

  • Quien se recuperó de una enfermedad grave54

  • Una mujer que dio a luz

  • Quien corrió peligro de muerte, como en un accidente de auto o un ataque terrorista

Shabat y las festividades

Dios le dio al pueblo judío un tesoro llamado Shabat y Iom Tov. Estos son días de descanso, no para viajar. Al planear el itinerario de tu viaje, asegúrate de estar en un lugar cómodo para observar estos días sagrados de manera adecuada.

Con frecuencia, al viajar ocurren retrasos imprevistos, como un auto que se descompone, un vuelo retrasado, tráfico inusual o condiciones climáticas inesperadas. Por esta razón, es mejor no planear un viaje para un viernes, salvo que uno tenga la certeza de que tendrá tiempo suficiente para llegar a destino antes del atardecer. De ser posible, se debe evitar viajar los viernes o en la víspera de Iom Tov55 (en Israel, también se debe tener en cuenta que el chofer judío del autobús o del taxi tenga suficiente tiempo para volver a su casa antes de que baje el sol y comience el Shabat).

Durante la festividad de Sucot, quien viaja está exento de la obligación de comer en una sucá.56 Obviamente que si hay una sucá disponible se debe comer allí.57 Un viaje de placer no exime al viajero de la obligación de comer en una sucá, y quien asume que deberá comer fuera de una sucá tiene prohibido emprender un viaje de esa naturaleza.58 [En general, bebidas y alimentos que no contienen granos se pueden consumir fuera de la sucá].59

Quien viaja durante Janucá debe organizar que los miembros de su familia enciendan la menorá en el hogar.60 [Cuando una persona está en una zona horaria diferente, quien enciende la janukiá en la casa debe hacerlo en un horario que sirva para ambas zonas horarias]. Si no hay nadie en tu casa y pasarás la noche viajando, no tienes la mitzvá de encender las velas.61 Por lo tanto, es importante estar en el hogar durante todas las noches de Janucá.62

La línea internacional de cambio de fecha63

Uno de los temas más fascinantes de los viajes y la halajá es lo relativo a la línea internacional de cambio de fecha. En el año 1941, cientos de estudiantes de ieshivá y sus familias escaparon de la Europa nazi y encontraron asilo en Kobe, Japón. Los refugiados estaban felices de haber logrado escapar del infierno europeo, pero estaban muy confundidos respecto a cómo debían observar el Shabat en Japón. Ellos enviaron cartas a rabinos importantes pidiendo que los guiaran al respecto. Si bien no habían cruzado la línea internacional de cambio de fecha (que pasa justo al este de Nueva Zelanda), esa línea es una convención elegida por conveniencia. Quizás sí habían cruzado la línea de cambio de fecha reconocida por la ley judía y, en consecuencia, en Japón debían observar Shabat los domingos.

Hay muchas opiniones diferentes sobre este tema, y quien cruza el Pacífico (incluso para ir desde Estados Unidos a Hawái o a Alaska) deber consultar a un rabino.

Viajar a Israel

La Tierra de Israel es el hogar del pueblo judío. Durante miles de años, los judíos anhelaron visitar la Tierra Santa. Moshé rezó 515 plegarias, suplicándole a Dios que le permitiera entrar a la tierra.64

En la actualidad, todos tenemos la oportunidad de visitar esta tierra especial, y es una gran mitzvá hacerlo.65 Debido a que es algo tan importante, está permitido viajar a Israel incluso durante períodos poco propicios, como por ejemplo al comienzo del mes de av.66 (Para más detalles, ver nuestro ensayo sobre la Tierra de Israel).

El viaje de la vida

Algunos viajes son tranquilos y otros accidentados. Si enfrentas desafíos difíciles durante tus travesías, recuerda que Dios siempre nos pone en la situación correcta para que crezcamos espiritualmente. Las experiencias y las herramientas que adquirimos en el camino son exactamente lo que necesitamos para maximizar el viaje de nuestra vida.


Notas:

  1. Travel Industry Association of America, www.tia.org

  2. Más información sobre este tema se puede encontrar en Halachos for the Traveler, de Rav Donneal Epstein (Feldheim Publishers).

  3. Petaj eináim por Jidá, Ioma 38, citando al Arizal

  4. Talmud – Pesajim 87b; Maharshá (Avodá Zará 10b)

  5. Séfer HaMidot de Rav Najman de Breslov ("dérej" #9); Panim Iafot (Vaierá 18:4); Ohaleja Beamiteja 1:1

  6. Shu”t HaRashbá (1:19, 1:652)

  7. Un recurso excelente es la publicación anual The Jewish Travelers’ Resource Guide de Jeff Seidel [Feldheim Publishers].

  8. Ioré Deá 184:10

  9. Séfer HaJinuj 581-582

  10. Ioré Deá 393:2

  11. Ohaleja Beamiteja 1:40

  12. Ramó – Ioré Deá 393:2

  13. Guésher HaJaim (vol. I pág.181)

  14. Brajot 31a y Meiri

  15. Óraj Jaim 110:4

  16. Halijot Shlomó 1:21:1

  17. Ishei Israel 50:3

  18. Ishei Israel 50:6-7

  19. Kaf HaJaim 90:27

  20. Shaarei Teshuvá 3:44

  21. Para más detalles, ver Leyes de la Vida Cotidiana – La Plegaria, Parte 1

  22. Shu”t Divrei Malkiel 5:109

  23. Shu”t HaLevi 6:21:3

  24. Halijot Shlomó (vol. I, cap. VIII, nota al pie 12)

  25. Shu”t Igrot Moshé (Óraj jaim 4:20)

  26. Halijot Shlomó 1:8:4

  27. Shu”t Igrot Moshe (Óraj Jaim 4:20). Ver Leyes de la Vida Cotidiana – La Plegaria, Parte 2

  28. Rav Shlomó Zalman Auerbach, citado por Rav Avigdor Nébentzal.

  29. Halijot Shlomó 1:8:3

  30. Ibid.

  31. Mishná Brurá 1:2

  32. AishAudio.com tiene más de 5.000 grabaciones sobre todos los temas de judaísmo

  33. Deuteronomio 6:7

  34. Séfer HaGuilgulim (Arizal); Likutei Maharán 159

  35. Halijot Shlomó (vol. I, pág. 288)

  36. Óraj Jaim 225:1-3

  37. Halijot Shlomó (pág. 287)

  38. Vezot HaBrajá (pág.154) en nombre de Rav Moshe Stérnbuch

  39. Orjot Rabeinu 2:117, en nombre del Jazón Ish

  40. Ver Shu”t Betzel hajojmá 2:17

  41. Vezot HaBrajá (pág.155) en nombre de Rav Jaim Kanievsky

  42. Óraj Jaim 163:1 y Biur Halajá

  43. Ibid.

  44. Óraj Jaim 158:8

  45. Kaf HaJaim 163:2

  46. Óraj Jaim 219:1

  47. Halijot Shlomó 1:23:5

  48. Piskei Teshuvot 219:2

  49. Piskei Teshuvot 219:3

  50. Óraj Jaim 219:3

  51. Ibid.

  52. Óraj Jaim 219:6

  53. Halijot Shlomó (pg. 278)

  54. Óraj Jaim 219:1

  55. Ver Óraj Jaim 248

  56. Óraj Jaim 640:8

  57. Ohaleja BeAmiteja 38:3

  58. Shu”t Igrot Moshé (Óraj Jaim 3:83)

  59. Óraj Jaim 639:2 con Mishná Brurá

  60. Mishná Brurá 677:2

  61. Halijot Shlomó (2:13:1). Él sugiere encender una luz eléctrica o una linterna sin recitar la bendición.

  62. Halijot Shlomó (vol. II, pág. 257)

  63. Para más información sobre este tema, consultar el Journal of Halacha and Contemporary Society (Número XXI, primavera de 1991 pág. 60).

  64. Deuteronomio 3:23, Midrash Rabá Devarim 11:10

  65. Ohaleja Beamiteja 41:3

  66. Halijot Shlomó (vol. I, pág. 276)



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram