Home » Festividades judías » Rosh Hashaná » El mes de Elul

Mi batalla contra el sobrepeso: 4 conclusiones claves respecto al proceso de cambio

.
28/08/2022 | por Rav Nejemia Coopersmith

Cómo incrementar las posibilidades de éxito en el desarrollo espiritual.

Mi batalla contra el sobrepeso

La semana pasada compartí con ustedes mis pensamientos respecto a por qué comer sano y hacer ejercicio se consideran actos de crecimiento espiritual. También dije que reportaría sobre mi progreso.

Aquí hay otras cuatro conclusiones claves de mi batalla contra el sobrepeso este mes de elul, que ayudarán a cualquiera que intente mejorar en un área específica:

1. Dado que tenemos libre albedrío, el cambio es posible. 

“No puedo cambiar” es la creencia subyacente que sabotea el crecimiento. En vez de esforzarnos, simplemente nos damos por vencidos antes de intentarlo, aferrándonos a la falsa noción de que todos nuestros fracasos anteriores demuestran que somos incapaces de cambiar y hacerlo mejor.

Yo sé que puedo cambiar porque tengo libre albedrío, la habilidad de escoger algo diferente, sin importar mis errores anteriores. El problema es que, a menudo, no utilizamos nuestro poder de elección, sino que vivimos por hábito, en piloto automático.

Luchar contra mi deseo de comer alimentos que engordan y elegir caminar 35 minutos a mi oficina en vez de tomar el tren (¡a pesar del calor sofocante en Israel!) me da poder porque accedo a mi fuerza interior para tomar la decisión correcta. No es fácil; requiere una verdadera lucha con mi yo inferior. Pero es vigorizante. Esta es la lucha principal de ser un ser humano.

2. No operes de forma solitaria; cambia el campo de juego a tu favor.

No confíes sólo en tu fuerza de voluntad. Crea un ambiente que te ayude a tener éxito para hacer los cambios que deseas y alcanzar tus metas. Para mí, eso involucraba dos cosas críticas.

La semana pasada asumí un compromiso público al declarar que iba a hacer dieta y comenzar a hacer ejercicio. Eso realmente me motivó para empezar a hacer ejercicio. No podía permitir tener que avergonzarme informándoles que había fallado miserablemente. Haber compartido este camino con ustedes me forzó a ponerme las zapatillas en la noche del sábado y comenzar a moverme. Esta es una forma positiva de aprovechar la presión social para ayudarme a alcanzar mi meta.

En segundo lugar, sacamos de la casa todas las golosinas, porque si están ahí, las voy a buscar y las voy a comer. Reconozco que cuando se trata de una confrontación entre yo y un pastel, hay una buena probabilidad de que el pastel gane. ¿Por qué tengo que estar rodeado de tentaciones si no es necesario? Evitar la batalla no es debilidad sino un triunfo estratégico.

3. Apunta a mejorar, no a la perfección.

El verdadero crecimiento es una maratón, no una carrera y compites sólo contigo mismo, con nadie más. Como dice Jordan Paterson en su libro "12 reglas para vivir": “Compárate a ti mismo con quien eras ayer, no con quien otra persona es hoy”. Necesito ser realista con mis metas y estar satisfecho con mis resultados diarios. Mi punto de referencia para el éxito es: ¿Estoy mejor que ayer?

Al principio planeé comenzar a correr, como solía hacerlo. Me siento agradecido con todos los lectores de Aishlatino.com que me aconsejaron no hacerlo. Tengo que construirme lentamente y llegar a estar en un mejor estado físico, de lo contrario puedo dañar mis rodillas. Al principio no quise escuchar eso. Era decepcionante no ser la persona que quería ser. Pero cometía un error al compararme a mí mismo con quien yo era hace un año y con otras personas que hoy están en mucho mejor forma física que yo.

Tengo que ser honesto respecto a dónde estoy ahora, hoy. Salir cada día a hacer una caminata rápida, comer sano y nadar una vez a la semana, es un paso enorme en la dirección correcta. Esta es la primera etapa de mi maratón. Si hago esto durante un par de meses, ya estaré mucho mejor que antes, incluso si todavía no llegué a donde finalmente quiero estar.

Esto me lleva al siguiente punto. El verdadero crecimiento es lento y requiere consistencia. Enfócate en tomarlo de a un día a la vez. No te desesperes por ayer; hoy es un nuevo día. Y no te dejes intimidar por el futuro; todavía no está aquí. La única batalla que tienes que enfrentar es la elección que está frente a ti hoy mismo.

Rav Abraham Twerski zt”l, quien trabajó con adictos y alcohólicos, tenía un amigo que escribía cada día cuántos días llevaba sobrio. La noche antes de morir, a los 83 años, escribió el número 16.472. Él estuvo sobrio durante 46 años, porque lo enfrentó de a un día a la vez.

4. Felices consecuencias involuntarias.

El sábado en la noche me estaba poniendo mis zapatillas para correr y mi hijo de 10 años me pidió acompañarme. No recuerdo la última vez que este hijo pasó 40 minutos haciendo ejercicio. Y fue una excelente oportunidad de pasar tiempo juntos y conversar.

Cuando la noche antes de que comenzaran las clases llevamos con mi esposa a algunos de los niños a cenar a un centro comercial, este hijo decidió renunciar a la pizza y pedir una ensalada, igual que yo.

Sin decir ni una palabra, mi hijo se inspiró por mi ejemplo para comer más sano y hacer un ejercicio muy necesario.

Es algo que todos sabemos, pero fue muy gratificante ver cómo mis acciones hablaron más fuerte que las palabras.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram