Home » Blogs » Con ojos de mujer

Nuera

.
26/10/2010 | por Emuna Braverman

El secreto para hacer funcionar la relación.

"¿Qué haces si tu suegra te esquiva constantemente?".

"Recargas y disparas nuevamente".

Mi yerno (¡tú sabes que me refiero a ti!) me contó este chiste. Y a pesar de que tengo mis momentos de inseguridad en estas relaciones relativamente nuevas, ¡no pienso que estaba dirigido a mí personalmente!

Sin embargo, me hizo pensar. Hay una razón para todos los chistes de suegras, una razón que en realidad no es muy graciosa. Los problemas con los suegros, si es que no se resuelven rápidamente, pueden ser destructivos para un matrimonio joven. Algunos investigadores afirman que 60% de todos los matrimonios se ven afectados por peleas con los suegros.

Y la relación más complicada de todas, la que tiene mayor potencial de división, parece ser la relación entre "suegra y nuera".

Hasta ahora sólo se han casado mis hijas mujeres, y por lo tanto, no tengo nada de experiencia en esta área, así que recurrí a dos amigas que se llevan muy bien con sus nueras.

"¿Cuál es el secreto?", pregunté.

"Tengo nueras maravillosas", respondió una. "Son excelentes esposas para mis hijos".

Podría ser que mi amiga tuvo suerte. Podría ser que ella tiene nueras excepcionales que nunca le dan motivos para sentir inseguridad, frustración o cualquier otra emoción negativa que frecuentemente envenena la relación. Podría ser.

O – y esto es mucho más probable – podría ser que mi amiga hizo una elección. "Estas son las mujeres que mis hijos escogieron y yo voy a quererlas. Voy a fijarme en sus virtudes y voy a enfocarme solamente en eso. Voy a estar feliz porque ellas hacen felices a mis hijos".

Yo pienso que esta es la decisión que las suegras sabias hacen, ya sea consciente o inconscientemente.

Y fue básicamente lo que respondió también la segunda mujer con la que hablé.

"Mis hijos las eligieron, y por lo tanto, voy a quererlas ciegamente. No voy a buscar defectos o debilidades. Solamente voy a fijarme en sus fortalezas. Voy a ignorar lo insignificante y lo trivial y voy a enfocarme en lo que realmente importa. Voy a quererlas y a darles constantemente, y al hacer eso, llegaré a amarlas".

Algunos padres son más llevaderos que otros. Algunos padres no están tan aferrados a sus hijos. Para ellos puede que no haya lucha.

Pero para ti que sí lo estás, recuerda que la elección está en tus manos. Recuerda que para mantener la lealtad de tu hijo y para que él desee pasar tiempo contigo permanentemente, tú debes amar a su esposa, tu nuera, completa e incondicionalmente. Sólo enfócate en lo maravillosa que es ella realmente.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram