Home » Actualidad » Querida Emuna

Querida Emuna: Reexaminando el Matrimonio Mixto de Zuckerberg

.
15/07/2012 | por Emuna Braverman

¿Cómo puede ser que ignoraste el hecho de que Mark Zuckerberg se casó con una mujer no-judía?

Querida Emuna,

Me di cuenta que en tu artículo sobre el contrato matrimonial de Zuckerberg no le diste mucha importancia al hecho de que este era un matrimonio mixto. Me sorprendí y me decepcioné que no comentaras más sobre este aspecto de la situación. Has dañado tu credibilidad conmigo, y estoy segura, con muchos otros lectores. Por favor explica tu respuesta – o con mayor exactitud, tú falta de respuesta.

- Lectora Frustrada

Querida Frustrada,

Realmente me entristece leer tu reacción y, francamente, estoy un poco confundida. Aish HaTorá ha estado a la vanguardia de la lucha contra el matrimonio mixto y la asimilación durante casi 40 años. Muchos de nosotros (yo incluida) hemos estado trabajando en acercar judíos durante más de 30 años. ¿Aún necesito seguir probando mis credenciales?

Pero más que eso, creo haber aprendido algunas lecciones importantes en el camino. Una de las primeras es que decirle a alguien que no debería haberse casado con una persona no-judía no tiene ningún impacto. La reprimenda y recriminación no harán ninguna diferencia para los miles de judíos menos ricos y menos famosos que se casan con no-judíos cada año.

Lo que sí hace una diferencia es ahavat Israel, verdadero amor por nuestros hermanos judíos – y actuar en base a este amor. Enviar un correo electrónico a AishLatino.com para quejarse es fácil -- ¿pero cuándo fue la última vez que cenaste con una de tus hermanas o hermanos judíos que no comparten tus visiones filosóficas o religiosas? ¿Cuándo fue la última vez que te acercaste a ellos de una forma significativa?

Cuando nuestros hijos no se llevan bien, cuando pelean o son malos el uno con el otro, es extremadamente doloroso para nosotros como padres. Dios se siente igual. Y cuando nuestros hijos trabajan o juegan de buena forma juntos, cuando disfrutan de la compañía del otro, cuando se ayudan mutuamente – bueno, nada nos da mayor placer. Dios se siente de la misma forma.

El siguiente paso es tratar de asegurar que cada niño – y adulto – judío tenga una educación judía, permitiéndoles tomar una decisión informada sobre su pueblo, su Dios y Su Torá. Sin educación e información, ¿cómo podemos esperar que alguien escoja una vida involucrada con el judaísmo? Mark Zuckerberg no es culpable por su decisión de casarse con una mujer no-judía; nosotros lo somos. Y a pesar de que él haya tenido, si se puede decir, la mejor educación secular que el dinero puede comprar (algunas personas de Yale podrían protestar), su educación judía se quedó muy corta. Nosotros, como comunidad, somos responsables de eso también.

El matrimonio mixto es una tragedia para el pueblo judío. La tasa actual es espantosa – e insostenible. Pero este es el síntoma de una enfermedad mucho más profunda, un problema mucho más serio y extendido. Y aquellos de nosotros a quienes nos importa profundamente, quienes encontramos que esta situación es insostenible, estamos tratando de hacer algo cada día para combatir la situación. Si, como sugiere tu carta, lo encuentras igualmente doloroso, aléjate de tu computadora y únete a nosotros.

- Emuna

Querida Emuna,

A mi hija le gustan mucho los deportes y dado que es muy inquieta tiene muchos problemas de concentración. Durante todo el año la seduje con la recompensa de un campamento de verano lleno de actividades físicas en donde ella podría recargar sus baterías para el año entrante. Justo antes de que comenzara el campamento, mi normalmente coordinada hija se tropezó en la entrada de la casa y se quebró la pierna. Ahora que ella no puede ir al campamento, está deprimida y quejumbrosa, y espera que yo la entretenga todo el día. Yo tengo mi propio trabajo que hacer, y tengo que confesar, estaba esperando con ansias un poco de tranquilidad este verano. Sé que no es su culpa, pero me siento muy resentida y no estoy segura de cómo ambas vamos a sobrevivir el verano con nuestra cordura intacta. Te agradecería cualquier herramienta o consejo sobre cómo manejar la situación que pudieses compartir.

- Ya Desgastada

Querida Desgastada,

Puedo realmente tener empatía con ambas. Entiendo la necesidad de espacio, así como el dolor y la frustración de tu hija – y el consiguiente mal humor.

Quédate tranquila – las reacciones de todos son normales; aún eres una buena madre. Es posible amar mucho a tu hija, y no querer ni poder entretenerla las 24 horas al día durante todo el verano. Así que el primer paso es dejar de lado la culpa.

El paso dos es estar clara sobre las expectativas y establecer límites. "En este momento es cuando estoy disponible; en este momento no". "Este es el tipo de actividades que estoy dispuesta a hacer; estas son las que no". "El resto del tiempo depende de ti". Encuentro que, como principio general de educación de los niños, mientras más esperan nuestros hijos que los entretengamos, siempre que ofrezcamos incluso la más remota posibilidad de que esto ocurra, menos harán ellos mismos y más nos acosaran a nosotros (como las ratas que son recompensadas intermitentemente cuando presionan una palanca, ¡presionarán esa palanca hasta el infinito!). Y, a la inversa, una vez que dejamos claro que no estamos disponibles, serán más creativos e innovadores por sí mismos.

El paso 3 podría ser ayudar a tu hija a descubrir que tiene otros recursos disponibles – clases, actividades sociales, libros nuevos – y ayudarla a crear algo de estructura en su día. Puede que al principio tu hija sea resista a la idea, pero el aburrimiento eventualmente le va a llegar y aceptará tus amables sugerencias. No puedes forzarla, solamente puedes dirigirla y luego dar un paso al costado.

Puede ser un período desafiante pero, con límites firmes, ambas debieran ser capaces de disfrutar tanto su tiempo juntas como su tiempo separadas.

- Emuna

Querida Emuna,

Mi hijo de 14 años es básicamente un solitario. Él no es antisocial pero necesita mucho tiempo de tranquilidad. Al final de un día de escuela caótico y ruidoso, él desesperadamente necesita tiempo solo en su habitación para descomprimirse. Durante el año, este horario funciona bien para todos, pero al llegar el verano, tenemos un problema. Todos sus compañeros de clase, y me refiero a todos, van a campamento. Él no quiere ir y es demasiado grande para que yo lo arrastre hasta allí. Sin embargo tengo miedo de que él va a estar aburrido y sin hacer nada – y terminará acosándome a mí todo el verano. ¿Qué debería hacer?

- Madre Preocupada

Querida Preocupada,

Esta parece ser mi semana de las preguntas y dilemas de verano. El verano pareciera tener un lugar especial en nuestra vida de fantasía – todos parecemos recordar largas y perezosas tardes de piscina o de playa, con helados en la mano, sin ninguna preocupación. No estoy segura de si estos días realmente existieron alguna vez o no, pero nosotros estamos constantemente intentando recrearlos (o crearlos de cero), y sintiéndonos frustrados cuando nuestros planes de verano no están a la altura.

Creo que todos debemos dejar ir la nostalgia y fantasía. El verano es definitivamente una oportunidad diferente que el año escolar, pero no está libre de preocupaciones – ni debiera estarlo necesariamente. Debemos tener metas y planes para el verano igual como lo hacemos para el resto del año.

Tú debes conocer a tu hijo. Muchos niños están nerviosos por el campamento – estar lejos de casa, tener que hacer nuevos amigos, vivir en un ambiente extraño, ser forzados a seguir un horario desconocido. Solamente tú sabes si es un asunto de presionar a tu hijo un poquito fuera de su zona de comodidad para que tenga una experiencia que probablemente terminará disfrutando, o si el campamento será doloroso y desagradable.

De cualquier forma, si tu hijo adolescente se rehúsa, como tú dijiste, no puedes tomarlo y ponerlo allí. Y es verdad que tienes que trabajar con sus fortalezas, y respetar su individualidad y sus necesidades. Pero no puedes dejarlo pasar el verano en su habitación. Así como la madre de la pregunta anterior, debes establecer límites.

También tienes que dejarle en claro que es porque tú lo quieres y ves su increíble potencial que no le permitirás malgastar su verano. Hagan estrategias juntos. ¿De que formas quiere él aprender y crecer? ¿Hay clases que podría tomar, personas con las que podría estudiar, grupos a los que se podría unir? ¿Cómo va a hacer ejercicio y mantenerse saludable? Tú tienes derecho de insistir en un horario. Por el bien de ambos.

Posiblemente en este momento, con la escuela que acaba de terminar, el prospecto de tiempo solamente para "descansar" parece atractivo. Ese sueño morirá pronto y sin un plan estarán uno encima del otro.

Por suerte vivimos en un mundo de múltiples recursos – clases en línea, centros comunitarios y establecimientos deportivos, servicios de tutoría, etc. – aprovéchalos (¡quizás tú y la madre de antes debieran juntarse y unir recursos!). Él puede necesitar tu ayuda para alcanzar el balance adecuado entre actividades externas productivas y su igualmente productivo tiempo solo. Y con respecto al tiempo que pase acosándote a ti… tu trabajo es ayudarlo a alcanzar el balance – trabajando con él en ideas y en un horario ¡y siendo tú misma un modelo a seguir!

- Emuna




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram