Home » Blogs » Con ojos de mujer

Rarezas

.
21/03/2014 | por Emuna Braverman

Las relaciones exitosas requieren aceptar las idiosincrasias de tu ser querido, sin importar cuán locas te parezcan.

Uno de los secretos para una relación exitosa (amigos, matrimonio, familia y demás) es aceptar las rarezas de la otra persona, sin importar cuán locas, absurdas o inconvenientes te parezcan.

Todos tenemos nuestros enfoques únicos, nuestras estrategias para sobrellevar situaciones y a veces simplemente nuestra forma de ser. En una relación sana, podemos pasar por alto o sonreír ante estos puntos débiles; en una relación no sana, nos sobresaltan.

Richard y Sandy tienen un excelente matrimonio, uno que ha durado cerca de 40 años. Tienen lindos hijos y algunos encantadores nietos. Ellos son cálidos y devotos y atentos con las necesidades del otro. Es una fotografía de armonía. Excepto cuando viajan. Entonces algo en algún lugar dentro de Richard, se da vuelta.

Nadie puede entender por qué pero su ansiedad aumenta y su conducta se sale fuera de control. Él insiste en salir hacia el aeropuerto con mucha anticipación; empuja a todos para llegar al frente de la fila de seguridad; tiene que ser el primero en abordar y el primero en desembarcar. A él no le importan las miradas hostiles y los comentarios de otros pasajeros.

No así su esposa quien quiere hundirse en el suelo. Una vez que llegan a su destino, el viaje es grandioso y la pasan maravilloso. Pero en el viaje a casa, todo comienza otra vez. Dado que esta conducta es inconsistente con el resto de su carácter, Sandy ha aprendido a dejarlo pasar. Su matrimonio es más importante que las miradas feas de los extraños.

Melisa y Susy tienen un desafío diferente. Mejores amigas desde 5to grado, ellas han aprendido a tolerar las rarezas de la otra, calculando que preservar su amistad de 30 años es más importante que los inconvenientes menores. Así que Melisa tolera el problema de puntualidad de Susy y Susy comprende la reticencia de Melisa de levantar el teléfono e iniciar contacto.

Igualmente con Dave y John. John se calla cuando Dave le explica su última dieta relámpago y Dave solamente a veces se burla de la tendencia de John a la hipocondría. Compañeros de cuarto de la universidad, estas indulgencias han mantenido su amistad fuerte por 25 años y contando.

Mark y Elizabeth también han estado casados cerca de 40 años. Elizabeth es una esposa y madre devota y la casa está organizada y funciona con precisión. Hasta el punto que hay solamente una forma en la que las camisetas pueden ser dobladas y acomodadas en el closet. Y si bien cuando lo presionan (y cuando su esposa no está escuchando), Mark reconocerá que todo el asunto es un poco loco, de todas maneras él dobla sus camisetas impecablemente. Su prioridad es preservar la paz, y la sanidad mental de su esposa.

¿Y acaso cada familia no tiene una abuela o una tía abuela que a viva voz proclama su opinión sobre tu corte de pelo, tu ropa, tu peso, para que todos escuchen? ¿Y no decide todo el mundo que a pesar de esta conducta, las fiestas con la familia simplemente no serían lo mismo sin ella, que la conducta puede ser ignorada pero la relación no?

En Pirkei Avot, se nos aconseja "compra un amigo". La explicación tradicional es que tenemos que pagar por nuestros amigos; pagar con tiempo y compromiso. Pero uno de los comentaristas sugiere que el precio que pagamos es ignorar sus pequeños defectos o idiosincrasias. Como mencioné antes, esto también aplica con familiares y es una excelente herramienta para el matrimonio. Cada quien tiene “algo”. Haz las paces con ese “algo” de los demás y ellos harán las paces con el tuyo.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram