Home » Parashá » Basico » Hablando Claro

Ser, Ser, Ser

.

Itró (Éxodo 18-20 )

por Rav Shaul Rosenblatt

Ideas claras y concisas sobre la parashá de la semana.

Generalmente las personas se sorprenden cuando se enteran que Shabat es uno de los Diez Mandamientos. La gente entiende que asesinato, robo, adulterio e idolatría son cosas execrables para el judaísmo. Pero ¿Shabat? ¿Por qué es tan importante como para ameritar un lugar entre los diez mandamientos?

He escuchado decir que, a lo largo de los años, más de lo que los judíos han cuidado Shabat, Shabat los ha cuidado a ellos. Y creo que es una afirmación muy certera. En Shabat se prohíbe siquiera pensar acerca de negocios, menos todavía hablar de ellos o hacerlos. No se puede utilizar un auto. No se puede utilizar el teléfono. No se puede utilizar la computadora. No se puede cocinar. No se puede ir de compras. Es un día totalmente libre de distracciones. Un día en el que uno da un paso hacia afuera de la rutina de la sociedad moderna. En lugar de hacer, hacer, hacer, la persona comienza a ser, ser, ser.

Entonces, ¿cómo puede la persona llenar su día sin Blackberries, autos, computadoras, tiendas o negocios?

Bueno, para empezar, puedes pasar mucho tiempo con tu familia. Y lo puedes hacer sin distracción alguna. Dado que no puedes ver televisión o salir de compras, te vas a ver forzado a ocupar el tiempo con lo que uno suele evitar hacer a toda costa: hablar y relacionarse con otros. ¿O qué tal pasar el tiempo disfrutando del maravilloso mundo del que somos tan afortunados de ser parte? Sal a caminar, a respirar aire fresco, a contemplar los árboles y las flores. Siéntete en armonía con el medio ambiente.

Pero lo mejor de todo es que Shabat nos impulsa a detenernos y a pensar, reflexionar y auto-examinarnos. ¿Para qué estoy viviendo? ¿Para qué hago todo lo que hago? ¿Estoy concentrado en una meta o tan sólo viajo en piloto automático en un vehículo que se ha desviado hace ya tiempo de su curso inicial? ¿Estoy corriendo hacia algún lugar o simplemente estoy distraído por la experiencia de correr?

Shabat es un momento para pensar. Es un momento en el que podemos recordar para qué estamos viviendo. Sin un día que te obligue a detenerte y pensar, nunca lo harías. Te mantendrías tan ocupado con la vida que te olvidarías por completo de qué se trata la vida. La gente a menudo considera Shabat restrictivo. Obviamente nunca lo han experimentado adecuadamente. No conozco nada más liberador. Sí, restringimos algunas acciones, pero para poder liberar la mente, el corazón y el alma.

Y de manera curiosa, esto también aplica a nivel nacional. Shabat es uno de los Diez Mandamientos porque sin él, el pueblo judío se hubiera olvidado hace tiempo de quiénes somos realmente.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram