Home » Judaismo » Preguntas clásicas » Halajá

Superar la tentación de robar

.
12/01/2023 | por Rabino de Aish

Hace poco, me sentí muy tentado de robar algo de mercadería. ¿Qué puedo hacer al respecto?

Trabajo en una pequeña tienda de ropa. Hace poco, me sentí muy tentado de robar algo de mercadería (objetos pequeños, los que no tienen ningún sistema de protección contra robos). Sé que lo hubiera podido hacer porque no hay ninguna cámara de seguridad y a menudo trabajo solo. Hasta el momento no seguí mis impulsos, pero no logro sacar esta idea de mi mente. ¿Qué debo hacer?

El Rabino de Aish responde:

Lamento que tengas este difícil desafío. En general, estamos obligados a mantenernos alejados de situaciones que puedan tentarnos a hacer algo incorrecto. Si realmente te preocupa no ser capaz de controlarte, entonces creo que incluso debes llegar al punto de dejar ese trabajo.

Sin embargo, estoy seguro de que no llegarás a eso. Aquí hay algunos pensamientos que puedes mantener en mente y que espero que te ayuden a incrementar tu fuerza de voluntad.

En primer lugar, creemos con fe perfecta que Dios nos observa en todo momento. No existe un acto que podamos hacer como si nadie estuviera observándonos. Dios está con nosotros constantemente. En general, esta es una sensación maravillosa y muy cálida, saber que Dios nos cuida, nos protege y nunca nos olvida, sin importar cuán difícil a veces nos resulte verlo en nuestra vida. Al mismo tiempo, esto también nos enseña que Dios sabe de forma absoluta cuando no nos comportamos como debemos.

Si mantienes este pensamiento presente, es probable que ni siquiera llegues a sentir la tentación de robar, tal como no la sentirías si supieras que tu jefe te observa en ese mismo momento. En verdad tu "Jefe" te está observando en el momento en que deseas robar. (De hecho, Él está alentandote en ese momento para que superes tu desafío).

El segundo aspecto es que el Talmud declara que cada año, en Rosh Hashaná, Dios decreta exactamente cuánto tendrá cada persona en el nuevo año (Beitzá 16a).

No hay manera de cambiar ese total, excepto, quizás, rezando, pero por cierto que no robando. Si tomas algo que no debes, te garantizo que otra cosa irá mal y te costará un dinero extra. Puede que tu auto, el tejado o el refrigerador necesiten ser reparados. (Esas cosas también provocan un dolor de cabeza por tener que estar sin auto o sin refrigerador, aparte del gasto monetario). Como todos sabemos, a Dios no le faltan maneras para sacarnos el dinero que no nos merecemos. Por lo tanto, no hay lugar para tentarse y robar. Terminaremos con el mismo presupuesto sin importar lo que hagamos (siempre y cuando nos esforcemos honestamente). Sólo se trata de cuán honestamente obtendremos lo que nos corresponde.

Espero que estas ideas te ayuden a fortalecerte y que esto deje de ser un desafío.

Que Dios te de la fuerza necesaria para superar todos los desafíos en la vida.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram