Home » Espiritualidad » Filosofía judía

¿Tiene razón Elon Musk?

.
04/01/2023 | por Rav Adam Jacobs

¿Vivimos en una simulación?

La 'teoría de la simulación', a primera vista, parece un bonito complot de alguna entretenida pero predecible película de ciencia ficción. Sin embargo, muchas personas, incluyendo algunos pensadores que tienen cierta credibilidad como Elon Musk, se toman muy seriamente la idea de que vivimos en una realidad simulada.

Para esta idea se propusieron muchas clases de evidencia, incluyendo un video en el canal de YouTube "The Why Files" que afirma que la evidencia "nos rodea". Yo creo que esta evidencia puede resumirse en dos categorías: pobre e interesante. De todos modos, interesante sólo puede ser por razones que, en un principio, no resultan obvias. A final de cuentas, creo que la teoría de la simulación es sólo el último eslabón de una serie de avances intelectuales viciados por conclusiones erróneas.

La evidencia pobre

El Efecto Mandela

Este fenómeno recibe su nombre de la ampliamente creída, pero errónea, información de que el activista antiapartheid sudafricano Nelson Mandela murió en prisión. Muchas personas afirman recordar imágenes específicas de la televisación del funeral, a pesar de que nunca ocurrieron. Ejemplos de este tipo abundan, con situaciones que la gente cree que ocurrieron cuando no fue así.

La hipótesis es que las personas no tuvieron esos recuerdos alternados porque hayan recordado mal —aunque es posible que muchas personas recuerden mal un evento—, sino porque cambió algo en la simulación. Sin embargo, es difícil entender que esto, junto a algunas explicaciones del fenómeno de deja vu basadas en la película Matrix, pueda ser considerado evidencia seria.

Algunas personas realmente creativas e inteligentes creen en ella

Philip K. Dick fue un brillante y entretenido escritor de ciencia ficción responsable de algunas de nuestras películas favoritas de ciencia ficción, como Blade Runner, Desafío total y Sentencia previa. Él estaba convencido de que vivimos en una simulación. Dijo: "vivimos en una realidad programada por una computadora, y el único indicio que tenemos de esto es cuando se cambia alguna variable".

El genio tecnológico Elon Musk también lo cree, y estima que la probabilidad de que estemos viviendo en una "realidad base" (no simulada) es de un millón a uno. El astrofísico Neil deGrasse Tyson dice que la probabilidad es más moderada, de un 50%. ¿Es el hecho de que personas muy exitosas crean en algo, suficiente para que sea considerado una evidencia? No parece, ya que personas altamente inteligentes, estuvieron, están y estarán equivocadas sobre muchas cosas. De todos modos, hay evidencia más convincente que persuadió a esos pensadores y deberían ser tomadas más en serio.

Evidencia interesante

La Paradoja de Fermi

La Paradoja de Fermi es el conflicto entre la falta de evidencia clara y obvia de la vida extraterrestre y la alta estimación teorética de la misma. Un artículo de 2015 expresó: "Si la vida fuese tan fácil de crear, alguien de algún otro lado ya debería haber llamado a nuestra puerta". Para muchos científicos que asumen que en la inconcebible magnitud de nuestro universo deben existir muchos planetas habitables, es muy confuso que no haya evidencia de vida inteligente. La teoría de la simulación parece ofrecer una salida a este problema, afirmando que, por supuesto no hay vida inteligente detectable en el más allá, ya que nosotros somos los únicos en la simulación.

La Secuencia Fibonacci

Este hermoso patrón matemático, conocido también como la Proporción Áurea, fue amado por da Vinci y apareció en muchas de sus obras famosas. También es la fórmula que produce todo tipo de cosas, desde las galaxias espiraladas hasta el caparazón de nautilo de la cola de los camaleones. Cuando un patrón matemático muy específico se observa a menudo, y en ejemplos naturales tan variados, uno comienza a sospechar que debe haber alguna clase de inteligencia que "programó" este patrón en el mundo natural. De acuerdo al cálculo de los teóricos de la simulación, la Proporción Áurea se explica fácilmente como una evidencia del "programa" oculto. De hecho, esa es una explicación posible. Pero, de todos modos, más vale que haya alguna mejor.

Las constantes de la naturaleza

¿Por qué tiene la fuerza de gravedad el parámetro exacto que tiene? ¿Por qué las fuerzas nucleares fuertes y débiles tienen valores precisos de forma que, si fueran levemente diferente, la vida no hubiera podido emerger? Por ejemplo, las estrellas producen energía fusionando dos átomos de hidrógeno en un único átomo de helio. Durante esa reacción, el 0,007% de la masa de los átomos de hidrógeno se convierte en energía. Si el porcentaje fuera 0,006, el universo sólo tendría hidrógeno. Si fuese 0,008, el universo no tendría hidrógeno y, por lo tanto, tampoco agua o estrellas como el sol.

El físico teórico Richard Feynman exteriorizó sus sentimientos hacia este dilema y dijo:

"Querrías saber inmediatamente de dónde sale este número: ¿está relacionado con Pi? ¿Quizás con la base de los logaritmos naturales? Nadie lo sabe. Es uno de los grandes misterios de la física: un número mágico que nos llega sin que lo entendamos en absoluto. Podrías decir que "la mano de Dios" escribió ese número, y que "no sabemos cómo movió su lápiz".

Entonces, ¿es la mano de un programador de una simulación o la mano de Dios? ¿Cuál es, y cómo podemos saberlo?

Conclusión

Sí, vivimos realmente en una simulación, sólo que no la que imaginan los teoristas. Una afirmación básica del monoteísmo clásico es que, para brindar el escenario de entrenamiento correcto para el desarrollo ético, debe crearse una "máscara", un "velo" que oculte la realidad verdadera y suprema, que es infinita y completamente espiritual. Este mecanismo permite la existencia del libre albedrío y le brinda a la humanidad la oportunidad de tomar decisiones morales. Entonces, los teoristas de la simulación identifican correctamente algunas de las pruebas del diseño, sólo que aún no sacan las conclusiones correctas a partir de ellas.

Sólo otra forma de eludir a Dios

Estos teoristas, esencialmente, sustituyen un poder masivo (extraterrestre/programadores) por otro (Dios). Parece extraño que esos "programadores", capaces de crear un programa infinitamente complejo, no hayan podido realizar el funeral de Mandela bien la primera vez y, por ello, hayan tenido que alterar la historia.

A final de cuentas, la teoría de "los simuladores" sólo logra postergar un poquito más la pregunta principal. Un axioma de la filosofía expresa que no puede haber una regresión infinita de las causas y, de acuerdo a filósofos como Maimónides, Aquino, Al Ghazali y otros, tiene que existir algo que le da origen a todo y que siempre existió, que es el origen de todo lo que ocurre. Dado que los extraterrestres/programadores son finitos (son contingentes al igual que nosotros), también son entidades creadas. La única pregunta importante es dónde comienza la cadena de creación, y es claro que esta cadena intencionada no la pudieron comenzar los extraterrestres.

Todos somos vulnerables a la parcialidad. Todos queremos que el universo sea de una forma u otra, y es bueno admitir nuestros intereses personales y esforzarnos para aceptar la verdad objetiva lo mejor que podamos. A menudo, la verdad nos mira a los ojos; vemos la evidencia, sólo que no la queremos aceptar.

Como escribió el biólogo evolucionista Richard Lewontin:

"Nuestra adherencia previa a las causas materiales nos fuerza a crear un sistema de investigación y un grupo de ideas que producen explicaciones materiales, por más contrarias que sean a la intuición y por más desconcertantes que les resulten a los novatos. Más aún, el materialismo es absoluto, porque no podemos permitir un Pie Divino en la puerta".



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram