Home » Actualidad » Sociedad

Una carta abierta a Howard Stern

.
11/01/2023 | por Avi Ciment

Para muchos judíos, el judaísmo es insignificante y no tiene ningún sentido. Pero no tiene que seguir siendo así.

Querido Howard:

Hace poco alguien me envió un breve clip en el cual tú y Adam Sandler recitan sus respectivas bendiciones de Bar Mitzvá. Fue hecho de forma respetuosa (y a la perfección, debo agregar), sin embargo al final, tú dices: "¿No es completamente ridículo que mis padres me enviaran tantas horas durante semanas a aprender estas palabras y que todavía no tenga idea de lo que significan? A pesar de todos los años transcurridos, para mí siguen sin tener ningún sentido".

No puedo decirte cuántos judíos sienten exactamente lo mismo, y se han despedido de una religión cuyo lenguaje y tradiciones les resultan tan extrañas como el sintoísmo. De hecho, durante un breve período, yo dicté clases por la tarde en un templo reformista para niños muy poco interesados que eran obligados a aprender de memoria plegarias y discursos que tenían poco significado, fuera de la "tradición" y la necesaria foto de bar mitzvá. Por lo que puedo entenderlo.

Agrega a esto el hecho de que yo mismo no entraba en ese modelo y me sentí muy confundido respecto a muchas prácticas que en ese momento para mí tenían poco sentido. Cuando era más joven, Rosh Hashaná se trataba más de usar un traje nuevo y mantenerme despierto a lo largo de un discurso que no podía entender, antes que apreciar la oportunidad de pedirle a Dios que me diera un buen año.

Agrega a la ecuación el hecho de tener que soportar los chillidos de un cantor israelí, cuya voz rugiente nunca debería haber tocado ningún tímpano. Ni siquiera voy a mencionar Iom Kipur. ¡Y en verdad alguien pagaba para eso!

¿Recuerdas la película clásica, "El Karate Kid", cuando Daniel-san llega para entrenarse con su Sensei, el Sr. Miyagi? Durante muchos días, Myagi pone a Daniel-san a lijar una gran cerca de madera, lo hace pintar vallas enormes y encerar una flota de autos. Finalmente, cuando ya está exhausto, Daniel-san explota: "¡Yo vine para aprender a pelear y en cambio me haces hacer todas estas cosas al azar, que no tienen absolutamente ningún sentido! ¡Me marcho!"

Entonces, Myagi procede a mostrarle cómo cada "ejercicio al azar" que él había pensado que no tenía significado, en verdad era otra herramienta necesaria para convertirlo en un campeón. El clímax de la escena ocurre cuando Daniel-san logra defenderse exitosamente de los ataques de su Sensei, reforzando la idea de que en verdad había un método en toda esa locura. Pero cuando pensó que no tenía sentido, estaba furioso… y con buenas razones.

Los comentaristas nos dicen que los egipcios, al igual que los nazis, obligaron a los israelitas a hacer tareas sin ningún propósito, para quebrar su espíritu al obligarlos, en esencia, a desperdiciar sus días y noches en tareas que carecían de sentido. Dios no quiere que nadie Le sirva amargado, haciendo cosas al azar y sin ningún propósito, especialmente disfrazadas como religión.

A medida que crecí, comencé a aprender más y descubrí que tenía muchos errores conceptuales sobre el judaísmo, probablemente debido a una mezcla de TDAH y rabinos que no sabían cómo lidiar, y mucho menos educar, a alguien como yo. Afortunadamente, mis padres nos educaron en un hogar observante donde discutíamos el significado de muchas cosas y siempre sentí la presencia de Dios. Al madurar, en vez de temer ese día cada año en el cual no podía comer, comencé a esperar y a amar Iom Kipur, porque ahora lo veía desde otra perspectiva.

Mi entendimiento de las cosas cambió cuando aprendí las razones de lo que estaba haciendo.

¿Qué fue lo que cambió? Como Daniel-san, mi entendimiento de las cosas cambió cuando aprendí las razones de lo que estaba haciendo. Comprendí que todo tenía un significado, pero por lo general nuestra percepción limitada evita que podamos ver la imagen completa (aunque muchas veces no sea nuestra culpa).

De niño, el Shabat era un día de descanso, con mucha comida, y cuando había que evitar usar aparatos electrónicos por el día. Pero no era algo que necesariamente esperaba que llegara. Hoy, es mi día favorito de la semana, un día en el cual puedo recargar mi batería, un día para dejar de producir y comenzar a valorar todos mis logros. Es un día para colocar ante mí algo más grande que yo mismo y eso me da perspectiva, humildad y absoluta gratitud.

En vez de verlo como un día en el cual no puedo enviar mensajes de texto, lo veo como un día en el cual puedo dejar de lado mi teléfono celular y enfocarme en mi familia, mis amigos y Dios. El hecho de que muchos psicólogos y sociólogos reconozcan ahora el valor del Shabat incluso entre los no judíos, fortalece todavía más el mensaje.

¿Eso significa que todo es sencillo? ¡Absolutamente no! Tengo algunas dificultades con la religión y con algunas personas que la representan. Pero también sé que Dios nos rescató de la esclavitud hace unos 3.500 años, y nos entregó la Torá en una revelación masiva. El evento tiene una naturaleza tan trascendental, que hasta el día de hoy sigue siendo aceptado por musulmanes, cristianos y judíos.

Cuando llegas a ser bar mitzvá, la primera bendición que dices (la que recitaste con Adam Sandler) agradece a Dios por elegirte a ti y por Su regalo, la Torá. La segunda bendición que se dice después de la lectura de tu porción de Bar Mitzñá, también agradece a Dios por darnos Su Torá, pero agrega: "e implantó en nosotros vida eterna". Los buenos actos que harás te acompañarán por la eternidad. Howard, yo te he visto enfrentar injusticias contra los judíos (en este momento me vienen a mente Kanye y Roger Waters), constantemente defiendes el derecho de Israel a defenderse a sí mismo, sin mencionar el amor y el respeto que brindas a tus padres, particularmente cuando no siempre fue muy fácil hacerlo.

También has trabajado sobre tus cualidades en terapia, y claramente tratas de volverte una persona mejor, más sensible, incluso extendiendo tu bondad a los animales. A esto lo llamamos la "pintele id", la singular "chispa sagrada" que se encuentra dentro de cada judío.

Mi esperanza es que tú y Beth sigan nutriendo esta dinámica de sus personalidades y lleguen a ver el judaísmo como una alegría, un privilegio y una oportunidad de acercarse más a Dios, en oposición de considerarlo un grupo de tradiciones arcaicas sin ningún sentido.

¡Que tengan mucho éxito!

Avi Ciment



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram