Una carta abierta a Taylor Swift

15/02/2024

3 min de lectura

Confío en que tu silencio respecto a los rehenes se debe a que desconoces los hechos.

Querida Taylor:

Creo que el mundo no debe juzgarte tan duramente. Últimamente, me he encontrado con muchos de tus admiradores que están profundamente conflictuados. Ellos han seguido tu trayectoria desde el primer día y te admiran por tu música, tus valores y la positividad que traes al mundo.

Sin embargo, como judíos, no están seguros de poder seguir considerándote un modelo a seguir y al mismo tiempo seguir apoyando a su pueblo en este momento de máxima dificultad.

El judaísmo nos enseña a otorgar a los demás el beneficio de la duda, asumir que tenían una intención positiva, y ofrecer la interpretación más generosa de cualquier situación.

Y no te debemos menos que eso.

Cuando te preguntaron sobre la alfombra roja si mencionarías el slogan "Bring them home" (Tráiganlos a casa), en referencia a los 134 rehenes que siguen prisioneros de Hamás en Gaza, optaste por quedarte callada. Te estaban pidiendo que dieras una voz a aquellos que no pueden hablar, una voz en beneficio de inocentes, mujeres, hombres, niños e incluso bebés que fueron secuestrados de sus hogares en Israel y del festival de música Nova.

En la comunidad judía muchos se sintieron indignados por tu silencio.

Yo no estoy de acuerdo. De hecho, admiro tu silencio.

Entiendo que también estás recibiendo una presión enorme de los activistas de "Palestina libre" para hablar contra Israel. Valoro tu elección de evitar responder cuando careces de todos los datos. Es encomiable retener las palabras cuando uno no está seguro de qué es correcto decir. Espero que otros aprendan y sigan tu ejemplo.

Hemos estado abogando para que aquellos que no entienden este problema se queden callados. En los Estados Unidos, hay miles de estudiantes universitarios que, lamentablemente, han sido adoctrinados para apoyar el terrorismo sin comprender qué es lo que están apoyando. Ellos no tienen la menor idea a qué río y a qué mar se refieren cuando abogan por la desaparición del pueblo judío que vive allí. Sin haber puesto nunca un pie en la región, no logran comprender sus complejidades. No obstante, marchan por las calles, protestando por una causa sobre la que no saben nada.

Pero no todos son ignorantes. Demasiadas personas entienden qué es correcto y qué es incorrecto, pero no se atreven a expresar sus opiniones debido a las voces ensordecedoras y repugnantes del mal, junto con los idiotas útiles que los refuerzan. Temen las repercusiones y ser sometidos a la cultura de la cancelación.

Para un judío, esto es profundamente alarmante. Nuestra memoria colectiva se ve acechada por los vecinos de nuestros bisabuelos, quienes se quedaron mirando sin decir nada mientras millones de personas eran asesinadas.

Tenemos aguda conciencia de que el silencio es violencia.

Hitler no hubiera podido exterminar seis millones de judíos si otros hubieran salido en su defensa oponiéndose a la maldad.

Taylor, darte el beneficio de la duda implica que confío en que tu silencio sobre este tema no se debe a que no estés dispuesta a usar tu plataforma para salvar vidas hablando en contra del odio y del terrorismo. Confío en que simplemente desconoces los hechos y, como la mujer inteligente que eres, elegiste quedarte callada hasta saber de qué se trata.

Lamentablemente, a diferencia de los universitarios, no tienes el lujo de mantenerte ignorante en este tema crítico. Con tu significante plataforma e influencia, no puedes darte el lujo de no estar informada.

Sinceramente te extiendo una invitación, sin la menor gota de sarcasmo, para sentarte conmigo o con otro rabino, o incluso con tu guardaespaldas que en este momento está en el frente de batalla en Israel, y tratar de entender profundamente la verdad. Sería una oportunidad de lograr claridad y entendimiento sobre este tema complejo.

Dedica el esfuerzo necesario para entender los hechos y luego utiliza tu magnífica voz y tu profunda plataforma para denunciar el terrorismo. Para pedir la liberación inmediata de todos los civiles inocentes que son mantenidos como rehenes en Gaza. Como una autoproclamada feminista, denuncia las violaciones y los ataques sexuales que sufrieron cientos de mujeres israelíes el 7 de octubre y declara inequívocamente que la violación no es resistencia.

Humildemente sugiero que te debes esto a ti misma, se lo debes a tus admiradores, y se lo debes al mundo.

Me encantará conversar contigo cuando lo desees.

Rav Menajem Lehrfield

Haz clic aquí para comentar sobre este artículo
guest
0 Comments
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
EXPLORA
ESTUDIA
MÁS
Explora
Estudia
Más
Contacto
Lenguajes
Menu
Donar
Únete a nuestro newsletter
Redes sociales
.