Home » Actualidad » Sociedad

Una navidad negra: El 25 de diciembre en la historia judía

.
26/12/2022 | por Yvette Alt Miller

Durante generaciones, este fue un día en el que los judíos se encontraron en peligro.

Durante siglos, la navidad y la pascua cristiana fueron un momento de terror y peligro para muchos judíos europeos. Los cristianos a veces se volvían contra los judíos que vivían entre ellos, acusándolos de haber matado a Jesús, y a menudo atacaban y mataban a los judíos con impunidad. A lo largo de la historia judía, el 25 de diciembre fue un momento sombrío.

Muchos aspectos de la observancia de la navidad surgieron a partir de la antigua celebración romana de la Saturnalia, en la cual se suspendían las reglas morales ordinarias. En la época del Imperio romano, los judíos solían ser acosados durante ese período. Un pasatiempo popular del 25 de diciembre era obligar a los judíos a correr desnudos por las calles de Roma para la diversión de los observadores. Estas prácticas continuaron hasta los tiempos modernos: en 1836 la comunidad judía de Roma envió una carta al Papa Gregorio XVI suplicándole que detuviera el abuso a la comunidad judía en la navidad, cuando los rabinos eran obligados a vestir trajes de payasos y correr por las calles mientras los espectadores les arrojaban cosas. El Papa Gregorio se negó a intervenir.

El 25 de diciembre del 1100, Baudouin de Boulogne, hijo de un conde francés, fue coronado como rey de Jerusalem después de que una ola de sangrientos cruzados asolara a toda Europa. Los cruzados atacaron y masacraron a las comunidades judías que encontraban a su paso. Cuando llegaron a la tierra de Israel, aplastaron a la disidencia y mataron a miles de residentes judíos y musulmanes de la zona.

En el año 1312 estallaron disturbios antijudíos en algunas tierras germánicas. En 1369, el Rey Federico III de Sicilia aprobó en navidad un decreto declarando que todos los judíos de su reino debían llevar en todo momento una insignia roja identificatoria. En 1881, los judíos fueron acusados por una estampida en una concurrida iglesia de Varsovia en la víspera de la navidad, donde murieron decenas de personas. En la violencia que tuvo lugar a continuación, las turbas arrasaron las calles, atacando y matando judíos durante tres días en un masivo pogromo de navidad. Dos judíos fueron asesinados, 24 terminaron hospitalizados, muchas mujeres judías fueron violadas y más de mil judíos perdieron sus hogares y sus negocios.

Incluso en los tiempos modernos, la época de la navidad estuvo conectada con algunos sentimientos antijudíos. El KKK fue establecido el 24 de diciembre de 1865. A lo largo del tiempo, mataron y aterrorizaron a innumerables judíos y afroamericanos. Tras el linchamiento del comerciante judío Leo Frank en Georgia en 1915 (que se piensa fue obra del KKK), más de la mitad de los 3.000 habitantes judíos de Georgia abandonaron el estado.

La sinagoga Roonstrasse

El 24 de diciembre de 1959, la sinagoga Roonstrasse en Cologne, Alemania Oriental, fue pintada con una esvástica y las palabras "Juden raus" (Judíos afuera). El ataque despertó una ola de odio en Alemania Oriental. Las sinagogas judías fueron profanadas y un anciano judío recibió una amenaza de muerte.

En vistas del odio y el peligro, algunas comunidades judías respondieron instituyendo leyes que minimizaban su exposición durante la estación de la navidad.

Era habitual que las escuelas judías cerraran el 24 y el 25 de diciembre, por la seguridad de los alumnos. Muchas comunidades judías europeas les prohibieron a sus miembros salir a la calle en navidad, para evitar que fueran atacados. Los judíos a menudo permanecían adentro de sus casas, con las ventanas y las persianas cerradas.

Algunas otras costumbres judías quedaron indeleblemente asociadas con el 24 y el 25 de diciembre. Muchos judíos permanecían despiertos toda la noche del 24 de diciembre, por si sus hogares eran atacados o quemados. En algunas comunidades, la gente adoptó la costumbre de no estudiar Torá esa noche, para que quienes pasaran y vieran una luz no decidieran atacar ese hogar. Algunos judíos acostumbran a recitar en voz alta la plegaria Aleinu el 25 de diciembre, para protegerse del peligro. Un proverbio ídish resume el peligro que vivían los judíos durante la época de navidad:  Niti iz a beyzer layd, es decir: 'La navidad es una gran carga'.

Estas restricciones y tradiciones prácticamente han desaparecido en la actualidad, cuando los judíos disfrutan de una seguridad sin precedentes, incluso durante la navidad. Es más probable que pensemos en comer comida china como una actividad judía del 25 de diciembre, antes que cerrar las puertas y cerrar las persianas de nuestros hogares.

Sin embargo, en recuerdo de los innumerables judíos que vivieron antes que nosotros y temieron este día, no olvidemos sus costumbres y tradiciones por completo. Este año, recordemos a todos los judíos que perdieron la vida en este día.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram