Home » Actualidad » Artes

Yosef Daniel y la Experiencia Mariachi Kumzitz

.
31/10/2022 | por Equipo de AishLatino

Una entrevista exclusiva de AishLatino con el cantante mexicano israeli Yosef Daniel, que se ha embarcado recientemente en una gira internacional con el 'Mariachi Kumzitz Experience'

La siguiente es una entrevista exclusiva de AishLatino con el cantante mexicano israelí Yosef Daniel, que se ha embarcado recientemente en una gira internacional por Israel, Estados Unidos y México con el 'Mariachi Kumzitz Experience' (Experiencia Mariachi Kumzitz).

1. Hola y gracias por conversar con AishLatino, ¿te parece que comencemos con una pequeña reseña biográfica?

Por supuesto. Gracias por darme esta oportunidad para compartir mi trayectoria musical con ustedes. Nací en Reynosa, Tamaulipas México el 10 de Julio 1981.  Desde muy temprana edad crecí en Estados Unidos en la ciudad de Corpus Christi en el estado de Tejas.

2. Cuéntanos un poco sobre tus inicios en el mundo de la música y cómo nació tu pasión por el canto.

A los catorce años, me integré a un grupo musical con unos amigos de mi vecindad y tocaba varias veces a la semana como cantante principal y director del grupo. A los diecisiete años salí de mi ciudad en Tejas y me fui de gira hasta los veinticuatro años. En México fui de gira por Mexicali, Ciudad de México, Acapulco, Sinaloa, Ciudad Juárez, Tijuana y Cuernavaca. En Estados Unidos viajé por Tejas, Nevada, California, Michigan, Missouri, Nebraska, Illinois, Kansas y Oklahoma, tocando guitarra y cantando con varios grupos musicales y artistas internacionales.

Mis padres me llevaban a México en cada vacación escolar, visitaba a mi abuelo materno en la ciudad de Reynosa y me empezó a enseñar a tocar canciones rancheras en la guitarra desde los siete años. Aprendí a tocar requintos en la guitarra clásica y acompañaba a mis tíos que les encantaba cantar rancheras. Un tío en particular cantaba muy parecido al cantante Vicente Fernandez y siempre me fascinaba escucharlo cantar con tanta emoción. Mi abuelo y mis tíos me introdujeron a todos los cantantes mexicanos y yo soñaba algún día ser cantante como Vicente Fernandez. Fue en México donde nació mi pasión por el canto, la música y la guitarra.

3. Tu música hoy en día contiene elementos religiosos, pero tú no siempre fuiste religioso ¿Cómo te acercaste al judaísmo?

Fui religioso pero no en el judaísmo. Mi acercamiento al judaísmo es una larga historia de un reencuentro con mis raíces judías.  Yo crecí en un hogar cristiano judeo céntrico. Mis padres asistían a un grupo de fe en el cual los enfoques principales eran conceptos basados en la Torá. Por ejemplo, Dios, el creador del universo, siempre fue el Dios de Israel. El Tanaj siempre fue la base de nuestra doctrina. Otras enseñanzas principales eran guardar el Shabat como el día santo de reposo y el no comer carnes que eran prohibidas en la Torá. Estudiabamos más el Tanaj que el nuevo testamento, estaba prohibido dibujar o tener medallas de cruces, cantábamos cantos en hebreo y cantos que hablaban del pueblo de Israel. Aunque a lo largo de los años cambiaron muchas creencias en este grupo de fe, fue una fundación que siempre ha sellado mi fe en el Dios de Israel.

En mis estudios sobre los judios sefarditas encontré información sobre familias en este grupo de fe que tenían raíces judías incluyendo mi propia familia materna y paterna. Durante mis encuentros me di cuenta que una amiga de este grupo de fe y sus padres estaban en la misma búsqueda de encontrar la verdad de el Dios de Israel y su nación. En poco tiempo nos casamos y empezamos a vivir en la comunidad judía de Austin, Texas.

Después de dos años de estudio de Torá y práctica de mitzvot y jagim bajo la supervisión del Beit Din de Houston, Texas, mi nueva esposa y yo fuimos aceptados en la comunidad como judíos ortodoxos kasher. Aunque nuestros rabinos creían fuertemente que nosotros éramos descendientes de anusim, pasamos estos años por un proceso de conversión aceptada por el Beit Din y la Rabanut de Israel.

4. Mucha gente piensa que el judaísmo tradicional u ortodoxo y el mundo de la música no son mundos compatibles, ¿qué piensas al respecto?

Al contrario, toda cultura, pueblo, nación o credo tiene sus artesanos. Un artista judío ortodoxo tiene su audiencia, tal como un mariachi en México, o un rapero americano en Los Ángeles. La música existió en los tiempos de la Torá con los Levitas, con David HaMélej, Moshé Rabeinu y los Neviim, y sigue existiendo hoy en día.

En la actualidad hay miles de músicos ortodoxos que tocan o cantan en grupos musicales de semajot (fiestas o eventos). El mundo de la música contiene una gran cantidad de productores musicales ortodoxos. Un artista ortodoxo tiene las mismas oportunidades de expresar su arte en muchas nuevas plataformas por internet y redes sociales. Allí no hay distinción de religión, si eres talentoso/a la gente te va a seguir.

Por ejemplo, hay un fenómeno que recientemente ha influenciado a miles de personas por TikTok y otras redes sociales, la música del Miami Boys Choir ha alcanzado a judíos y otras comunidades con videos del grupo cantando. Otro ejemplo de lo reciente en la música de cantantes ortodoxos es Mordejai Shapiro quien se ha ganado los corazones de muchos jóvenes y adultos por igual.

Mordejai junto con otros músicos ortodoxos, hacen presentaciones en Estados Unidos y en Israel, y algunas de estas presentaciones han llegado a ser conciertos para más de veinte mil personas.

En resumen, ser judío ortodoxo no significa que no se puede ser famoso o tener éxito en el mundo de la música.

5. ¿Cómo tu proceso de acercamiento al judaísmo afectó a tu obra artística?

Drásticamente en el contenido de mis canciones. Antes escribía canciones que describían a una persona en una búsqueda espiritual. Hoy en día la letra de mis canciones tiene un aspecto parecido a los Tehilim (Salmos). Mi enfoque es el acercamiento a Hashem y a fomentar el amor, ahavat jinam, entre Am Israel.

Y a nivel artístico, el profesionalismo ha aumentado a un nivel más alto, ya que el propósito es hacer siempre un Kidush Hashem.

6. ¿Crees que la música y la espiritualidad van de la mano?

Claro que sí, la música tiene un aspecto de espiritualidad en sí. David HaMélej utilizaba el arpa, su instrumento, para expresar su deseo de estar cerca del Creador. Los instrumentos son una extensión de los sentimientos que uno lleva en el corazón y en la neshamá (alma).

7. ¿Se puede ser músico y judío observante al mismo tiempo?

Hasta nuestra época ser músico y judío observante era muy difícil, pero ahora es fácil cantar o tocar un instrumento en un grupo con otras personas observantes. Por ejemplo, cuando yo participo como cantante en el Mariachi Yerushalayim, los otros miembros son judíos observantes y cuando viajamos y estamos en gira siempre se busca comida kósher a la hora de comer, o si llega la hora de rezar minjá, rezamos juntos.

 

8. ¿Qué esperas para el futuro y cuáles son tus planes?

En mi futuro espero ver varios álbumes de música interpretados por mí. Mis planes son hacer todo lo posible para grabar música y videos musicales y trabajar en giras en comunidades judías y también llevar la luz de mi comunidad al resto del mundo.

9. Hoy estás involucrado en el Mariachi Kumzitz Experience. ¿Cuál fue tu inspiración para esta increíble propuesta artística?

Desde el día que escuche el Kumzitz álbum de Mordechai Ben David he tenido el deseo de grabar un álbum de Kumzitz bajo mi nombre artístico, pero hasta ahora había llegado el tiempo adecuado. Realmente fue una mezcla de ideas que culminaron con esta propuesta artística. Cuando yo conocí al Mariachi Yerushalayim, el director del grupo, Yojanan Peretz me invitó a cantar y me mostró una versión de Boí Kalah, muy bonita, grabada por él. Me quedé asombrado e inmediatamente pensé en varias otras canciones que se pueden grabar con el Mariachi. Desde entonces he cantado con el Mariachi en varias ocasiones donde incluimos canciones en hebreo. Por ejemplo, en el tiempo de Janucá el Mariachi toca un popurri de canciones tradicionales y a la audiencia les encanta.

Varios rabinos y amistades de mi sinagoga me han preguntado si hemos pensado grabar más canciones en hebreo, mi respuesta siempre es, beezrat Hashem (con la ayuda de Dios). Ahora he tenido el privilegio de compartir esta propuesta con el director del Mariachi Yerushalayim y él está dispuesto a apoyar el proyecto con el Mariachi siempre y cuando sea para hacer un Kidush Hashem.

10. ¿Alguna reflexión final?

Vivir una vida observante no significa que uno tiene que dejar de ser artista o buscar el éxito. Solo que las prioridades cambian y el propósito es elevar lo que tenemos cómo regalos de nuestro Creador.

Ser judío ortodoxo es básicamente ser una luz en este mundo a través de nuestros talentos y nuestras capacidades. Que todos podemos encontrar nuestro tafkid, nuestro 'propósito'.

¡Los esperamos en Yerushalayim!


Para más información sobre el Mariachi Kumzitz Experience escribe un email a: booking@mariachikumzitz.com o si estás en Israel llama al +972-053-570-9829



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram