Home » Actualidad » Sociedad

El error de Steve Harvey en Miss Universo

.
23/12/2015 | por Judy Gruen

Lecciones que podemos aprender del embarazoso error que dio la vuelta al mundo.

“¡Incómodo!”, declaraba el titular sensacionalista de un tabloide en Nueva York el pasado lunes, la mañana después de un sorpresivo final en el concurso de Miss Universo. En lo que ya se ha convertido en un ejemplo legendario de “metedura de pata” televisiva, el anfitrión Steve Harvey leyó mal la tarjeta y anunció que la representante de Colombia, Ariadna Gutiérrez, era la nueva Miss Universo.

Pero después de tan sólo unos cuantos minutos de reinado, mientras la señorita Gutiérrez sostenía su ramo de flores y lanzaba besos a la audiencia vistiendo una corona con un diamante azul y topacios valuada en $30.000 dólares, se produjo un giro repentino.

Harvey, avergonzado, regresó al centro del escenario para retractar su pronunciamiento. “Bueno gente… tengo que pedir disculpas”, dijo a una multitud confusa en Las Vegas. “La primera finalista es Miss Colombia. Miss Universo 2015 es… ¡Miss Filipinas!”.

Se escucharon gritos de sorpresa en la audiencia y la representante de Colombia parecía tranquila (algunos dicen que estaba petrificada), mientras la corona era removida de su cabeza y coronaban en vez a Pia Alonzo Wurtzbach, Miss Filipinas, que parecía estar en un estado de absoluta incredulidad.

Con el público todavía alborotado, Harvey dijo: “Así está escrito en la tarjeta. Tengo que asumir responsabilidad por este error. Fue mi error. El veredicto final está en la tarjeta”.

Millones de televidentes y miles de asistentes en la audiencia en vivo en el Planet Hollywood Hotel-Casino en Las Vegas estaban desconcertados por el cambio de Miss Universo. Después de todo, incluso en Las Vegas, ¿cuáles eran las probabilidades de que la simple lectura del veredicto final en el concurso de Miss Universo se transformara en un enredo de tal magnitud, con la “nueva reina” siendo destronada por causas ajenas a su persona?

Los comentarios en los medios sociales se desataron al instante, ridiculizando a Harvey y burlándose de su error. El Sr. Harvey se apresuró a pedir disculpas en su cuenta de Twitter, pero el hecho de que escribió mal tanto Colombia como Filipinas en su tweet inicial, no ayudó mucho. ¡Auch! Ese tweet fue rápidamente removido y fue reemplazado con una nueva disculpa, esta vez bien escrita: “Quiero pedir disculpas de forma enfática a Miss Filipinas y Miss Colombia. Este fue un terrible y honesto error humano. Lo siento tanto”. Steve Harvey (@IamSteveHarvey)

Las bromas a expensas del señor Harvey se multiplicaron, incluyendo tweets como: “¡Hola mamá!” (Steve Harvey diciéndole esto a su papá). Además de otros comentarios sarcásticos, alguien publicó un video que se repetía sin fin mostrando cómo la Miss Universo del año pasado (que fue Miss Colombia) removía la corona de la cabeza de la Srta. Gutiérrez.

Algunos cínicos especularon que todo era una broma planeada para subir el raiting de un evento que muchas personas encuentran sexista y avejentado. Pero los hashtags #SteveHarvey estaban en boca de todos, y las burlas llovieron de manera torrencial, mostrando cómo la gente está ansiosa de aprovechar cualquier oportunidad de comentar sobre un frenesí en los medios de comunicación.

“Pero, ¿qué tiene que ver todo esto con judaísmo?”, ustedes se deben estar preguntando. Por una parte, en la Torá vemos con frecuencia cómo la fortuna de una persona puede subir o bajar repentinamente. Yosef era un simple prisionero en un calabozo, y de repente, se transformó en virrey de Egipto. La Reina Ester era una huérfana judía desconocida y de repente, se convirtió en la reina del imperio persa. Los cambios repentinos y dramáticos de estatus son desafíos que ponen a prueba el carácter de una persona. Puede que no lo hayamos planeado o deseado, pero ahí están, y Dios espera ver nuestra reacción.

La Srta. Gutiérrez fue Miss Universo —la cima del éxito en sus 22 años de vida—, pero luego lo perdió todo en un minuto. Los medios de comunicación han reportado que no sólo ella, sino que también los líderes políticos de su país, se han tomado este episodio con un gran pesar, y creen que ella es realmente la verdadera Miss Universo, y consideran que lo ocurrido fue un golpe contra todas las mujeres colombianas.

Por su parte, Miss Filipinas se refirió a su repentina coronación de la siguiente manera: “Fue una coronación muy poco convencional”. ¿Acaso la Srta. Gutiérrez permanecerá enojada y amargada? ¿O será lo suficientemente inteligente como para aceptar la obvia oferta que le harán las editoriales para escribir un libro sobre este episodio y seguir adelante con su vida?

Además del punto anterior, es verdad que hoy en día cada uno de nuestros movimientos puede ser captado por una cámara sin que lo sepamos, pero el judaísmo cree que de todas maneras Dios siempre está observando nuestras acciones. Algún día, todos nosotros nos sentaremos a ver la película de nuestras vidas, incluyendo todos los momentos embarazosos que nos gustaría borrar. El error de Steve Harvey no será uno de esos, porque en una época en donde a la gente le encanta culpar a los demás, él se apresuró a aceptar su responsabilidad en el asunto. Sus fans notaron esto. Uno de ellos publicó en su página de Facebook: “¡Gracias por ser una persona real! Asumiste responsabilidad por tu error. ¡Le podría haber pasado a cualquiera!”.

Yo me puse muy feliz cuando descubrí lo que Steve Harvey escribió en su biografía de Twitter. Dice así: “Orgulloso marido, padre, comediante, conductor de un programa de televisión, filántropo y autor. ¡Dios me ha bendecido con más de lo que puedo pedir!”. Una persona que incluye las bendiciones de Dios en su biografía de Twitter es una persona que no necesitará mucho tiempo para recuperarse de una tormenta mediática a costa de sus acciones.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram