Home » Israel y mundo judío » Mundo judío

Millones de personas culpan a los judíos por el coronavirus

.
03/06/2020 | por Yvette Alt Miller

En Inglaterra, una de cada cinco personas cree que los judíos son responsables de la pandemia.

A medida que la pandemia de coronavirus continúa asolando se incrementa la cantidad de personas que falsa y aterradoramente, creen que encontraron una explicación muy simple: los judíos son quienes orquestaron toda esta crisis.

Las falsas teorías conspiratorias sobre la pandemia “se construyen en gran medida sobre prejuicios previos y teorías conspiratorias (del pasado), incluyendo las antiguas calumnias respecto a que los judíos buscan dominar el mundo y la falsedad de que los judíos quieren envenenar y dañar a los demás”. Esta es la conclusión del Dr. Daniel Freeman, profesor de psicología clínica en la Universidad de Oxford y el principal investigador de un estudio reciente que reveló que uno de cada cinco ingleses cree que los judíos provocaron la pandemia.

Los investigadores de Oxford interrogaron a miles de ciudadanos ingleses sobre el coronavirus en mayo del 2020. El estudio reveló que uno de cada cinco está de acuerdo con la falsa idea de que los judíos de alguna manera son responsables de la pandemia y dijeron que están de acuerdo en diversos grados con la afirmación: “Los judíos crearon el virus para colapsar la economía y tener ganancias financieras”. Sólo el 80,8% de los encuestados dijeron que no están de acuerdo en absoluto con esta afirmación. “A raíz de la epidemia, parece que la desconfianza se ha generalizado”, explico el profesor Freeman.

Los judíos no fueron el único grupo a quienes los encuestados culparon por el nuevo virus. Algunos también culparon a los musulmanes, a los chinos e incluso a sus propios políticos británicos. Sin embargo, desde el comienzo de esta pandemia, los judíos ocuparon un lugar excesivo en las febriles imaginaciones de algunos teóricos de la conspiración, y emergieron como un blanco para el odio y la hostilidad. “Culpan a los judíos (por el coronavirus), nos acusan de tratar de destruir la economía para ganar dinero. También acusan a Israel de provocar el virus”, afirmó Natan Sharansky hace dos meses, cuando el mundo todavía intentaba aprender cómo enfrentar la pandemia.

Las acusaciones infundadas respecto a que los judíos inventaron el coronavirus surgieron por todo el mundo, desde fuentes tradicionales de odio antijudío, tales como Irán, Turquía y la Autoridad Palestina, hasta países occidentales supuestamente más tolerantes e ilustrados, incluyendo a Gran Bretaña y a los Estados Unidos.

La televisión iraní acusó abiertamente a los “elementos sionistas” de “desarrollar una cepa más mortal del coronavirus contra Irán” y afirmaron que el virus era la “prueba” de que Israel estaba “librando una guerra biológica a escala masiva” al inventar y dispersar el virus. Esta declaración falsa y extraña fue rutinariamente difundida en la televisión iraní y repetida en la prensa y en los medios sociales, creando la falsa impresión a través de la mera repetición de que de alguna manera Israel y los judíos son los culpables del Covid-19.

Los políticos y los periódicos turcos también acusaron a los judíos de haber inventado el virus. Los observadores notan que en gran parte del país es común decir que los judíos son los responsables de la pandemia. El 6 de marzo del 2020, Fatih Erbakan, líder del partido político Refah e hijo del ex primer ministro turco, Necmettin Erkaban, dio un discurso en el que dijo que la pandemia era parte de “los objetivos sionistas para disminuir la población mundial”. En una declaración que ilustra que el uso rutinario de la palabra “sionista” significa “judío”, Erkaban dijo que el sionismo es “una bacteria de cinco mil años que causó el sufrimiento del mundo”.

Esta descripción de los judíos y del judaísmo como algo especialmente malvado tiene viejas raíces en Europa Occidental, remontándose a los líbelos de sangre de la época medieval, cuando acusaban a los judíos de asesinar niños cristianos para comerlos o para beber su sangre. No es difícil ver el reflejo de los líbelos de sangre en la calumnia respecto a que los judíos son responsables por la pandemia actual.

En marzo del 2020, cuando el coronavirus comenzó a provocar el cierre general, la Liga Antidifamación (ADL) documentó docenas de casos en todo el mundo en los que culpaban a los judíos. En Francia, un político de ultra derecha culpó a los judíos de causar el coronavirus. En España, un partido político vasco de extrema izquierda hizo lo mismo. La Liga Antidifamación documentó a un comentarista suizo que culpó a los judíos así como dos escritores de extrema izquierda en Venezuela. En los Estados Unidos, ya hace varios meses que los neonazis vienen afirmando falsamente que el coronavirus es un complot judío, y alentaron a sus adherentes a tratar de infectar deliberadamente a los judíos con el virus para que se enfermen. Calumniar a los judíos no tiene límites políticos y es algo que crece bajo la sombra de la ignorancia y el odio, sin importar las opiniones políticas.

“Cuando la gente se siente indefensa, ansiosa o amenazada, las teorías conspiratorias brindan cierto alivio”, explicó el Dr. Daniel Jollar, un psicólogo social de la Universidad Northumbria, en Gran Bretaña, quien escribió sobre las teorías conspiratorias durante esta pandemia. Él señala que las teorías conspiratorias más atractivas son aquellas que reflejan los prejuicios preexistentes. “Las teorías conspiratorias que más atraen a las personas son aquellas que reflejan sus tendencias previas”. Aparentemente, la pandemia actual sólo reveló un profundo reservorio de antisemitismo en el mundo, y rápidamente profundizó la falta de confianza y el disgusto hacia los judíos.

El coronavirus expuso profundas fuentes de odio antijudío. Este es el mundo que a menudo enfrentaron nuestros abuelos y bisabuelos, cuando la comunidad judía fue culpada y temida. De nosotros depende hoy responder con la misma valentía y compromiso que manifestaron nuestros antepasados cuando ellos fueron culpados por las plagas y las enfermedades. Al enfrentar el odio y el antisemitismo, ellos redoblaron su compromiso a vivir vidas judías plenas. Eso mismo es lo que debemos hacer hoy.




linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram