Home » Festividades judías » Pesaj » Recetas

Cocinar con anticipación para Pésaj

.
07/04/2022 | por Elizabeth Kurtz

Deliciosos platillos que puedes cocinar y congelar.

Para llegar a Pésaj con una sensación de calma, es necesario prepararse y sentir que todo está más o menos bajo control. Personalmente, mientras más me organizo con aquello que puedo preparar y limpiar con anticipación, menos estresada me siento. Por lo general, carnes y pollos con salsas, sopas, pasteles, aderezos y ciertos kugels se pueden preparar con anticipación y congelar. Para mantener el sabor y evitar que la comida "se queme" en el frízer, debes asegurarte que cada cosa esté completamente cocida y bien envuelta con papel aluminio grueso (para que no entre humedad).

Cuando llegue el momento de consumirlo, saca el alimento del frízer y llévalo al refrigerador con 24 horas de anticipación (eso es lo que se tarda en descongelarse en el refrigerador). Luego llévalo a temperatura ambiente y vuelve a calentarlo. Yo prefiero usar en el frízer recipientes de vidrio antes que de plástico. Lo mejor de estas recetas es que pueden usarse en cualquier momento de Pésaj o después.

Está de más decir que estos platillos deben prepararse en una cocina kasher para Pésaj.

CREMA DE CHAMPIÑONES SALVAJES

Foto de "Delish.com"

Rinde 5 porciones

Esta sopa puede prepararse láctea o parve. Es rica, cremosa y deliciosa, pero al mismo tiempo simple y ligera. Yo la preparo durante todo el año.

  • 140 gramos de champiñones shiitake frescos
  • 140 gramos de champiñones portobello frescos
  • 140 gramos de champiñones cremini frescos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 100 gramos y una cucharada de margarina o mantequilla sin sal, divididas
  • 1 taza de cebolla picada
  • 1 zanahoria picada
  • 1 ramillete de tomillo fresco más 1 cucharadita de hojas de tomillo picado, divididos
  • Sal gruesa
  • Pimienta negra fresca molida
  • 2 tazas de puerro picado (2 puerros), las partes blancas y verdes
  • ¼ taza de fécula de papa
  • 1 taza de vino blanco seco
  • 2 tazas de leche (si la haces parve, usa el equivalente en una leche parve, como leche de almendras o una crema no láctea)
  • ½ taza de perejil fresco picado

Limpiar los champiñones y secarlos muy bien. Separar los tallos y picarlos grueso. Rebanar las cabezas de los champiñones en rodajas de 2,5 centímetros de grosor y cortarlas en trozos pequeños. Dejar aparte.

Para preparar el caldo, calentar el aceite de oliva y 1 cucharada de margarina en una olla grande. agregar los tallos de champiñón picados, la cebolla, zanahoria, el ramillete de tomillo, 1 cucharadita de sal, ½ cucharadita de pimienta y cocinar a fuego medio-bajo de 10 a 15 minutos, hasta que las verduras estén tiernas. Agregar 6 tazas de agua, llevar a hervor, bajar el fuego y hervir destapado durante 30 minutos. Colar, reservando el líquido. Debe rendir alrededor de 4 ½ tazas de caldo. Si no, agregar más agua.

Mientras tanto, en otra olla grande, calentar la margarina restante y los puerros. Cocinar a fuego bajo de 15 a 20 minutos, hasta que los puerros comiencen a dorarse. Agregar las cabezas de champiñón rebanadas y cocinar 10 minutos o hasta que estén doradas y blandas. Agregar la fécula de papa, batir vigorosamente y cocinar 1 minuto. Agregar el vino blanco y revolver durante otro minuto, raspando el fondo de la olla y mezclando hasta incorporar. Agregar el caldo de champiñón, las hojas de tomillo picadas, 1 ½ cucharadita de sal, 1 cucharadita de pimienta y llevar a hervor. Bajar el fuego y hervir durante 15 minutos. Agregar la leche parve y el perejil, sazonar con sal y pimienta a gusto y calentar sin que llegue a hervir. Servir caliente.

FALDA CON VINO, ROMERO Y TOMILLO

Rinde 8-10 porciones

Esta receta me la dio mi prima Ester, por la que la llamamos “la carne de la prima Ester”.

  • Un trozo (3 kilos) de falda
  • Sal gruesa y pimienta negra fresca molida
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 4 cebollas, cortadas en trozos grandes
  • 4 zanahorias grandes, peladas y rebanadas en trozos de 5 centímetros
  • 3 chirivías (parsnips), peladas y rebanadas en trozos de 5 centímetros
  • 2 ½ tazas de caldo de res
  • 1 taza de vino tinto, Cabernet o Merlot
  • 2 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 cucharada de salsa de soya de Pésaj, opcional
  • 5 dientes de ajo, picados
  • 1 lata (120 ml) de pasta de tomates
  • 4 ramitos de romero fresco
  • 4 ramitos de tomillo fresco
  • ½ cucharadita de pimienta negra molida
  • ½ cucharadita de sal gruesa
  • ½ cucharadita de perejil fresco picado

Precalentar el horno a 150°C.

Sazonar la carne por ambos lados con sal y pimienta. En una olla de hierro fundido a fuego medio-alto, dorar la carne en el aceite de oliva por ambos lados, de 6 a 8 minutos por lado. Dejar aparte.

Agregar las cebollas, zanahorias y chirivías a la misma olla y saltear hasta que estén ligeramente doradas. Agregar el caldo, vino, azúcar rubia, salsa de soya de Pésaj, ajo, pasta de tomates y revolver. Agregar la carne y poner los ramitos de romero y tomillo alrededor de la carne. Sazonar con sal y pimienta. Tapar la olla, transferirla al horno y cocinar hasta que la carne esté blanda al pincharla con un tenedor, alrededor de 4 horas.

Retirar la carne de la olla, cubrirla con papel aluminio y dejar descansar 10 minutos. Quitar las hierbas de la salsa y colar cualquier grasa que pueda flotar por encima. Rebanar la carne y volver a ponerla en la olla para calentar. Antes de servir, esparcir por arriba perejil.

POLLO BÁLSAMICO CON PIMIENTOS DULCES Y CEBOLLAS

Rinde 10 porciones

¡A mis hijos les encanta este pollo! Durante el año lo sirvo con arroz fresco, pero en Pésaj preparo puré de papas. El pollo se congela maravillosamente ya que tiene una buena cantidad de salsa y no es asado. Descongelarlo en el refrigerador, como expliqué al principio de este artículo.

  • ½ taza de fécula de papa
  • 4 claras de huevo
  • ½ taza de harina de matzá
  • ¼ taza de aceite de oliva
  • 2 cucharadas de margarina
  • 12 pechugas de pollo, sin hueso y sin piel
  • 3 pimientos rojos, cortados en tiras
  • 2 pimientos amarillos, cortados en tiras
  • 2 cebollas moradas, rebanadas en tiras
  • 1 taza de vinagre balsámico
  • 4 cucharadas de azúcar rubia
  • 1 cucharadita de sal gruesa
  • ¼ cucharadita de pimienta negra

Poner la fécula de papa en una fuente profunda. Poner las claras de huevo en un plato y la harina de matzá en un tercer plato. Pasar el pollo por la fécula de papa, sacudir cualquier exceso, luego sumergirlo en las claras de huevo y finalmente en la harina de matzá, cubriéndolo por completo.

En una sartén grande, calentar el aceite de oliva y la margarina a fuego alto. Trabajando por tandas, dorar el pollo, unos 2 minutos de cada lado. Retirar de la sartén (se terminarán de cocinar en la salsa).

En la misma sartén (agregar un poco más de aceite de oliva si es necesario), agregar los pimientos rojos, pimientos amarillos y cebolla morada y cocinar durante 8 minutos hasta que estén tiernos. Agregar el vinagre balsámico, azúcar rubia, sal y pimienta. Cocinar, revolviendo, hasta que las verduras estén blandas y el vinagre se haya reducido un poco. Volver a colocar el pollo en la olla, bajar el fuego y dejar hasta que el pollo esté completamente cocido, unos 7 minutos más.

Servir el pollo con la salsa de cebolla y pimientos encima.

MUFFINS DE BATATA Y MANTEQUILLA DE ALMENDRA

Salen unos 16 muffins

Estos son un clásico para desayunar en Pésaj. Son perfectos para llevar a largos paseos, dulces, sustanciosos y no saben a Pésaj 😊

  • 1 huevo
  • ¾ taza de puré de batata (camote, boniato) o comida de bebé de batata
  • ⅓ taza de azúcar rubia
  • 2 cucharadas de aceite de semillas de algodón
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla
  • 1 taza de leche de almendra no endulzada o leche
  • 1 taza de harina de matzá
  • ½ taza de fécula de papa
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • ½ cucharadita de bicarbonato de sodio
  • ¼ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de canela
  • ¼ taza de mantequilla de almendra tostada y salada

Precalentar el horno a 190°C y forrar un molde para muffins con capacillos (pirotines) de papel kasher para Pésaj.

En un bol grande, mezclar el huevo, puré de batata, azúcar rubia, aceite, extracto de vainilla y mezclar. Agregar la leche de almendra y revolver.

En un bol pequeño, juntar la harina de matzá para pastel, fécula de papa, polvos de hornear, bicarbonato de sodio, sal y canela hasta apenas combinar. Agregar a la mezcla de batata y mezclar suavemente hasta que todos los ingredientes estén húmedos y combinados. No mezclar en exceso.

Poner la mezcla a cucharadas en el molde para muffins, hasta llenar ⅔ de cada hueco. Colocar 1 cucharadita de mantequilla de almendra en el centro de cada muffin y hacerlo girar suavemente con un palillo o un cuchillo.

Hornear 20-22 minutos (o más) hasta que estén dorados y que al insertar un palillo en el centro salga limpio. Retirar del horno y dejar descansar en el molde durante 5 minutos. Luego transferir a una rejilla para enfriar por completo.

BLONDIES DE GALLETAS DE CHISPAS DE CHOCOLATES

Rinde 24 barritas de blondies

Estas barritas tienen el mismo sabor que las barritas de jametz. No tienen demasiada fécula de papa ni harina de matzá, así que son crujientes y dulces. Saben un poco como a biscotti de nuez.

  • 2 tazas de azúcar
  • 2 huevos grandes
  • 1 taza de aceite neutro (como aceite de pepita de uva), y un poco más para aceitar el molde
  • 2 cucharaditas de azúcar de vainilla
  • 3 ¼ tazas de almendras molidas
  • ¼ taza de fécula de papa
  • 1 taza de mini chispas de chocolate u otras adiciones como nueces, coco o chispas blancas

Precalentar el horno a 190°C. Aceitar el fondo y los lados de un molde para horno de 20x30 centímetros. Cubrir el molde con papel encerado que sea suficientemente grande como para cubrir el fondo y los lados del molde. Aceitar el papel encerado. Dejar aparte.

Poner el azúcar, huevos, aceite, y vainilla en un bol grande y mezclar con batidora eléctrica a velocidad media hasta combinar. Agregar las almendras molidas y la fécula de papa y mezclar bien. Agregar las chispas de chocolate y mezclar para distribuir.

Verter la mezcla a cucharadas en el molde y usar una espátula para esparcirla homogéneamente.

Hornear 35 minutos, hasta que los bordes estén dorados o hasta que al insertar un palillo en el centro salga sólo con algunas migas. Dejar enfriar. Levantar el papel encerado y luego cortar en cuadrados o barras. Guardar a temperatura ambiente hasta cinco días o congelar hasta tres meses.





LO MÁS VISTO EN AISHLATINO.COM.

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram