Home » Festividades judías » Shavuot » Familia - Shavuot

La relevancia de los diez mandamientos - Una guía de Shavuot para toda la familia

.
02/06/2022 | por Proyecto Aseret

Este Shavuot, explora con tus hijos la relevancia de los Diez Mandamientos.

En Shavuot tenemos una oportunidad de reconectarnos con los Diez Mandamientos y descubrir la relevancia de su mensaje para nosotros y para nuestras familias. A continuación, hay algunas preguntas para abrir la discusión e ideas de actividades familiares centradas en los Diez Mandamientos.

10. No codiciar

Sé feliz con lo que tienes, no te compares ni envidies a otros; la felicidad se encuentro adentro.

“La envidia, la lujuria y la búsqueda de honor, sacan a la persona del mundo” (Pirkei Avot).

En vez de envidiar, tenemos que aprender a estar felices cuando otros tienen éxito.

Pregunta para la discusión: ¿Qué hace que el mandamiento “No codiciarás” sea tan difícil? ¿Cómo pueden las redes sociales como Facebook e Instagram influir sobre la envidia?

Actividad familiar: “¿Quién es rico? El que está feliz con su porción” (Pirkei Avot). Comparte cinco cosas de tu vida con las que estás contento.

9. No dar falso testimonio contra tu semejante

Está prohibido dar falso testimonio, al igual que cualquier forma de mentira, burla, insulto y chisme. Debemos usar sólo palabras que traen bondad, sanación y positivismo para los demás.

Pregunta para la discusión: ¿Por qué es tan tentador hablar mal sobre otros?

Actividad familiar: Jugar a “verdadero o falso”. Cada persona dice una frase sobre sí mismo que es verdad y una que es falsa. Los demás tienen que adivinar cuál es verdadera y cuál es falsa. ¡Mientras más complicada es la frase y más entretenida es la historia, mejor!

8. No robar

Incluso hacer trampa en un examen, evitar pagar impuestos y adelantarse en una fila son formas de robar.

Historia: 

Había una vez una persona que tenía un hijo talentoso, pero también muy perezoso. Cuando el hijo quiso casarse, su padre accedió, pero con la condición de que trabajara por un tiempo y comenzara a ganarse la vida por sí mismo. El hijo perezoso se decepcionó y se quejó diciendo que no tenía energía para trabajar. Su madre sintió lástima por él y le dio una moneda de oro (el sueldo promedio de un día de trabajo). El hijo le presentó a su padre la moneda como si se la hubiera ganado.

El padre arrojó la moneda al fuego. Cuando él hijo le preguntó por qué lo había hecho, el padre le respondió: “No es dinero que tú te has ganado”.

Esto se repitió durante varios días. Después de un tiempo, la madre decidió poner a prueba el tema. “Ve a trabajar en el mercado y veamos qué dice tu padre entonces”, le dijo.

Por curiosidad, el hijo fue, trabajó duro en el mercado y al final del día regresó a casa con el dinero que había ganado. Como cada día, su padre iba a tirar la moneda al fuego. Pero mientras la estaba tirando, el hijo le agarró la mano y gritó: “¡No papá! ¡No tires mi moneda!”

La cara del padre se iluminó. Le devolvió la moneda y le dijo: “Ahora sé que te has ganado esta moneda”.

“¿Cómo lo supiste?”, preguntó la madre.

“Vi cómo gritó por el dinero que se había ganado. Como trabajó duro para conseguirlo, le era muy preciado. ¡Ahora podrá valorar su dinero!” (Adaptado de una fábula folclórica de Georgia).

Actividad familiar: Cada persona, por turno, comparte un logro en su vida por el cual trabajó particularmente duro.

7. No cometer adulterio.

Ser leal en todas las relaciones: con mi pareja, con mis amigos, con mi país y conmigo mismo.

Actividad familiar: ¿Quién es una persona realmente confiable? Alguien en quien puedes confiar que te agarrará si caes de espalda y con los ojos cerrados.

Caídas de confianza: un voluntario se deja caer de espalda con los ojos cerrados y otro voluntario se para detrás de él y lo agarra. ¡Buena suerte!

6. No matar

La difamación, la violencia, la intimidación, avergonzar… Todas estas son clases de asesinatos, tal como enseña el Talmud: “Quien humilla a otro en público se considera como si estuviera derramando sangre… porque después de que la persona se sonroja, se pone pálida (la sangre se va de su rostro)" (Bava Metzía).

Pregunta para la discusión: incluso los mandamientos negativos tienen valores centrales que pueden ser expresados de forma positiva. ¿Cómo podemos cumplir con el valor central de "No matarás" de forma positiva?

5. Honra a tu padre y a tu madre, para que se alarguen tus días.

Honrar a nuestros padres es tanto una responsabilidad como un privilegio. Estar agradecidos con nuestros padres por todo lo que nos cuidan, por atender a nuestras necesidades y por darnos el regalo de la vida.

Actividad familiar: cada niño, por turno, agradece a sus padres por una cosa específica que ellos le han dado, como una característica de personalidad, un talento o un conocimiento. Luego, los padres comparten con la familia las cosas principales que ellos recibieron de sus padres y por las cuales están llenos de gratitud.

4. Recordar el Shabat para santificarlo.

El Shabat es como una estación de servicio que da combustible al cuerpo y al alma. Es una oportunidad única para hacer una pausa en nuestras vidas ocupadas y conectarnos con las cosas importantes: nosotros, nuestras familias y nuestra tradición judía.

Actividad familiar: El Shabat es un día que nos permite cambiar la forma en que nos relacionamos con nosotros mismos y con nuestro mundo. Durante seis días de la semana estamos inmersos en el mundo de los logros, de hacer y de avanzar. En Shabat, elegimos dejar de “hacer” y descansar para llegar a un estado consciente de “ser”. Esta es la esencia de Ishuv HaDaat (reconectarnos con nuestro estado de consciencia) o lo que hoy en día se llama mindfulness. El Shabat es un día dedicado a mindfulness, un día para recordar quiénes somos.

Invita a un participante a liderar la siguiente meditación guiada, leyendo lentamente lo siguiente:

Ahora nos tomemos un minuto, cierren sus ojos y relajemos nuestros cuerpos, emociones y mentes. Observa el flujo de tu respiración y desde ese lugar silencioso y tranquilo de conciencia, recordemos quiénes somos. Identifícate con tu alma. No somos nuestros pensamientos, nuestras emociones, nuestros cuerpos ni siquiera lo que hacemos. Somos nuestras almas eternas. Recordar el Shabat significa recordar que Dios creó este universo y a nosotros en él con un propósito mayor. Reflexionemos juntos en pacífica conciencia sobre la calidad expansiva y eterna de nuestras almas. Esto es llegar a sentir el sabor del Regalo llamado Shabat.

3. No pronunciar el Nombre de Dios en vano

No uses el nombre de Dios en vano y no te comportes de formas que traigan humillación al pueblo judío.

Actividad familiar: ¿Quién soy y cuál es mi nombre? Este mandamiento nos enseña la importancia de los nombres y cómo nos relacionamos con ellos.

Comparte cómo te relacionas con el nombre que te dieron tus padres y si este influye en tu vida, cuenta de qué manera lo hace.

Ahora pregúntales a tus padres sobre tu apellido. ¿Qué significa? ¿Cuál es su origen?, etc.

2. No tendrás otros dioses aparte de Mí.

No te esclavices a tus ídolos, en todas sus formas: incluyendo dinero, personas, éxito, estatus, ego, honor o “el qué dirán”.

Actividad familiar: discutan cómo cada una de las siguientes cosas pueden convertirse en formas de idolatría: dinero, carrera, tener éxito, comida, belleza, honor, deportes, amor, redes sociales, juegos de computadora, obsesión con las noticias…

Den ejemplos de cómo cada una de estas áreas de la vida puede convertirse en idolatría. ¿Cuál es el común denominador de los ejemplos que han dado? Considerando esto, intenten crear una definición de idolatría. Discutan sobre cómo evitar estar esclavizados a estas cosas.

1. Yo soy Hashem, tu Dios, Quien te sacó de la tierra de Egipto.

Esta es la tarjeta de presentación de Dios… Y también la nuestra.

En el primer mandamiento, Dios Se presenta no como el creador del mundo, sino como Quien ayuda al débil (sacándonos de Egipto). Esta es la tarjeta de presentación que Él escogió presentar. A partir de esto debemos inspirarnos y aprender este principio básico: ¡ayudar a otros! Esta debe ser también nuestra tarjeta de presentación durante toda nuestra vida. De esta forma seremos Sus socios para perfeccionar el mundo.

Pregunta para la discusión: comparte un momento en el cual sentiste que Dios te ayudó.


Adaptado de "The Haggada of Shavuot", por Project Aseret – The Ten Commandment Project, que fue distribuido por la Organización Sionista Mundial en sinagogas y escuelas en los Estados Unidos, Canadá, Rusia, Israel, Inglaterra y Sudáfrica.



linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram